Compartir
Publicidad

'Algo pasa en Hollywood': las divertidas anécdotas de un productor desquiciado

'Algo pasa en Hollywood': las divertidas anécdotas de un productor desquiciado
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Mañana, 11 de diciembre, se estrena 'What just happened' (lo que acaba de ocurrir), que aquí se ha traducido por 'Algo pasa en Hollywood', por aquello de que suene a título de película y por incluir el nombre de la meca del cine para que todo el mundo se haga a la idea de que la película tiene que ver con la industria audiovisual. Esto podría convertir al film en un disfrute exclusivo de cinéfilos, pero no es así, pues el glamour de los ambientes en los que se mueve el protagonista y las peripecias y dificultades por las que pasa, además del buen hacer del director, Barry Levinson, pueden atraer a cualquiera.

El reparto de la película es estelar ya que cuenta con Robert De Niro, Catherine Keener, John Turturro, Robin Wright Penn, Stanley Tucci, Kristen Stewart y Michael Wincott. Haciendo de sí mismos encontramos a Sean Penn y a Bruce Willis, aunque este último ha preferido ponerse en créditos como "actor" y no como "himself".

Los acontecimientos mostrados en el largometraje están extraídos del libro 'What Just Happened? Bitter Hollywood Tales from the Front Line' (¿Qué acaba de ocurrir?: amargas historias de Hollywood desde primera fila), de Art Linson, quien le ha dado forma de guión a sus anécdotas para esta adaptación. Linson es el productor en la vida real de 'Los intocables' o 'El club de la lucha', entre muchas otras, y en el volumen narra las dificultades que ha encontrado en sus producciones y las negociaciones que se ha visto obligado a llevar a cabo.

Bruce Willis

'Algo pasa en Hollywood' se divide en los días de una semana y se subdivide en horas o segmentos de tiempo. Si nos olvidamos de esto, cuando hemos visto un montón de sucesos que habitualmente asociaríamos con semanas, nos sorprende ver el cartel del día siguiente, pues parece mentira que todo estuviese concentrado en una jornada. Esto transmite una idea muy clara de lo ajetreada que es la vida de un productor de Hollywood. Gracias al estrés constante que sufre el protagonista, el film te mantiene en perpetua tensión y tiene un ritmo trepidante que hace que se convierta en un deleite. Las capacidades de Levinson convierten unas meras anécdotas inconexas y de un humor casi infantil en importantes observaciones.

Los actores están magníficos, incluido ese De Niro, que últimamente tendía demasiado a la gesticulación y la sobreactuación. Pero no se queda en estar correcto, sino que le aporta a la película y a su personaje un gran carisma, contribuye con ese ritmo del que hablábamos y humaniza mucho a una figura que normalmente se nos presentaría como un crápula egoísta y despiadado. Secundarios como Catherine Keener o John Turturro también están perfectos e incluso Robin Wright Penn, que me suele parecer demasiado dada a los mohínes, está sobria. Se podría considerar exagerada la interpretación de Michael Wincott, pero probablemente se debe a que su papel está diseñado así. Bruce Willis, ¿cómo no?, da el toque de calidad.

El enganche con la película era total mientras pasaban los días de esa semana, pero cuando se produce una elipsis mayor y los personajes se trasladan a Cannes, en mi opinión, 'Algo pasa en Hollywood' pierde fuerza. Ocurre aquí un problema de credibilidad: me cuesta trabajo tragarme que SPOILERS les permitiesen al director y a la montadora llevarse a Cannes una cinta que saliese directamente de la sala de montaje sin revisarla antes. Entiendo que, si me hubiesen puesto planos del cambiazo o algún otro truco, se perdería la sorpresa, pero se podría explicar de otra forma. Me resulta igual de difícil de ver que, conociendo a ese director, confiasen en su palabra, incluso con el cuento de la droga. Por otro lado, lo del perro en Cannes no disgustaría tanto como en EE. UU… o quizá sí. Da lo mismo que se me diga que los hechos fueron verdad, lo importante es que haya credibilidad según avanza la película y para ello en ocasiones es necesario justificar hasta los hechos reales.

Sean Penn

Aunque me lo creyese, me parecería un final más flojo que el resto del film. Por otro lado, el elemento del perro es gracioso, pero se explota tanto que llega a perder la capacidad de seguir haciendo reír. La escena final, en la sesión de fotos de Vanity Fair me parece similarmente ininteresante. FIN DEL SPOILER.

En conclusión diría que 'Algo pasa en Hollywood' vale mucho la pena y que, si bien en sus últimos minutos se me desinfló, todo el resto del tiempo me pareció una gozada en la que no paraba de reírme y disfrutaba de la gran realización de Levinson y de la interpretación de los actores. Y ya que en los últimos meses no he visto mucho cine que me haya convencido por completo, la pongo entre las mejores de la segunda mitad del año.

Mi puntuación:

3,5
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio