Compartir
Publicidad

'Aliento' ('Breath'), almas solitarias en busca de vida

'Aliento' ('Breath'), almas solitarias en busca de vida
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Recuerdo una anécdota que me contaron sobre Fernando León; al parecer, con motivo del estreno de su 'Princesas', un periodista le preguntó si le había influido el cine de Kim Ki-duk, a lo que el director español respondió con indiferencia "no sé quién es ése". Hoy quizá no hubiese contestado lo mismo, y es que el nombre del director coreano se ha vuelto popular dentro de los aficionados al cine en España, muchos de los cuales parten de 'Primavera, Verano, Otoño, Invierno... y Primavera' para hablar de la obra del cineasta, dejándose en el tintero, involuntaria o voluntariamente, otros títulos tan poderosos como 'Bad Guy' y tan flojos como 'La Isla'.

Kim Ki-duk es sin duda uno de los mayores representantes del cine asiático que tan bien parece venderse en este país; en este caso tenemos suerte, la de directores y películas interesantes que no llegan a España podrían llenar varios videoclubs. Terror, artes marciales y "cine de autor", a eso parece reducido todo. Y como el realizador coreano encaja en esa tercera etiqueta a la perfección, pues ahí le tenemos, en nuestras carteleras, ya digo, un pequeño lujo (ya lo de versión original es pedir demasiado, ¿no?).

'Aliento' ('Breath') nos presenta a dos personajes, un condenado a muerte y una mujer de triste existencia. El primero intenta suicidarse y al aparecer en las noticias, despierta la curiosidad de la segunda; ésta, quien descubre la infidelidad de su marido, decide hacerse pasar por una antigua novia del condenado, una vez que éste es curado de sus heridas y devuelto a prisión. El alcaide de la prisión permite que ambos se encuentren mientras los espía con gran curiosidad...

Estrenada en nuestro país el pasado 4 de julio, 'Aliento' ha sido recibida de formas muy diversas, algo normal en este realizador, que no suele dejar a nadie indiferente. Lo que me sorprende es que con este título se le pretenda bajar del espumoso pedestal al que se le había subido, de forma rápida y prematura. Quiero decir, ¿es 'Aliento' una señal del declive de Kim Ki-duk? A mi modo de ver, rotundamente, no. Sólo otra obra de un cineasta que sigue interesado en las mismas cuestiones. ¿Es la peor? Tampoco. Hay en 'Aliento' poderosos momentos, mientras que ya me diréis que hay en 'Wild Animals' o 'The Coast Guard', por mencionar no todas las que considero inferiores a la que nos ocupa, sino las dos que peor me parecen de toda su filmografía.

Soledad, amor, desesperación, incomunicación, sexo, violencia... Todos los ingredientes de las historias anteriores de Kim Ki-duk vuelven a tener presencia en la última. 'Aliento' habla de dos almas solitarias que parecen destinadas a acabar sus tristes y muertas vidas así, solas. Ella es una mujer encerrada en su casa, con un marido dominante que la engaña y la desprecia; él es un preso que no soporta la idea de estar en el corredor de la muerte, y desea acabar cuanto antes con su asfixiante situación. Ambos personajes encontrarán alivio el uno en el otro, a partir de unos encuentros donde se juega con el paso de las estaciones. Una fingida relación previa da paso a una breve pero intensa relación real entre ellos.

Dice Kim Ki-duk que le gusta trabajar rápido, con pocos decorados, y con actores que no conoce. Quizá se fía mucho de su instinto a la hora de contar sus historias, o quizá quiere descubrir a esos intérpretes como lo debería hacer el espectador con los personajes que de la historia que se le cuenta. Los protagonistas de 'Aliento' son el taiwanés Cheng Chang ('2046') y los coreanos Ha Jung-woo y Park Ji-a. Destaca especialmente la expresividad de Chang a la hora de mostrarnos sus emociones, a pesar de que no habla en toda la película, y la gran interpretación de Ji-a, que si fuera norteamericana y famosa ya sonaría para el Oscar.

'Aliento' es cine sencillo, de emociones, con personajes casi sin vida, envueltos en una simple pero retorcida trama, que da lugar a momentos realmente memorables. Pocos serán los que tras ver esta película olviden cierta parte de su desenlace, tan impactante como el beso del "fantasma" que protagoniza 'Hierro 3', o la escenita del anzuelo en 'La Isla', o la "venganza" del padre de la protagonista en 'Samaritan Girl'. No es lo mejor que ha hecho Kim Ki-duk, pero sí conserva la fuerza visual, tiene escenas emocionantes y el desarrollo de la acción se sigue con interés.

  • Otras críticas en Blogdecine:

'Aliento', silenciosa indiferencia

'Aliento', Kim Ki-duk desciende a la mediocridad

Aliento es lo que necesita Kim Ki-duk

'Aliento', que tus acciones hablen por ti

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos