'El callejón de las almas perdidas': Guillermo del Toro vuelve a aspirar al Óscar con un noir impresionante a todo color y una rareza fascinante
Críticas

'El callejón de las almas perdidas': Guillermo del Toro vuelve a aspirar al Óscar con un noir impresionante a todo color y una rareza fascinante

No lo tenía fácil Guillermo del Toro. Primero porque venía de llevarse el gato monstruo al agua con la multi-premiada 'La forma del agua', y segundo porque afrontaba el proyecto más clásico y fuera de lugar de su variada y rica filmografía. 'El callejón de las almas perdidas', nueva adaptación de la novela de William Lindsay Gresham, es una grandiosa rareza.

Desalmados y peligrosos

Entre Tod Browning y Jim Thompson, la novela de William Lindsay Gresham, publicada en 1946, mostraba un desolador reflejo agrietado del sueño americano con la historia de un miserable buscavidas que encontraría un año después el rostro de Tyrone Power en su primera adaptación cinematográfica.

Aquel noir fue algo inusual, puesto que contó con bastante más presupuesto que el que solía gastar el género, normalmente series b con repartos mucho menos reconocibles. Ese es, tal vez, el dato que mejor le sienta y mejor ha adaptado el cineasta mexicano con su despampanante visión de los hechos es una historia apasionante.

Porque el 'Nightmare Alley' del director de 'El espinazo del diablo' es película grande llena de estrellas. Bradley Cooper, Rooney Mara, Cate Blanchett, Toni Collette, Willem Dafoe, David Strathairn, Richard Jenkins, Ron Perlman... un reparto que junto al diseño de producción hace que el presupuesto sea exactamente el triple que en 'La forma del agua'. Afortunadamente, con su nominación en ese apartado es posible que se haga justicia.

Nightmare Alley 2021

Si la película de 1947 era una serie b cara, la versión que presenta del Toro es otro perro verde en ese sentido. Carísima para ser pequeña y barata para ser triple A. ¿El problema? Que, en efecto, se siente como que este tipo de largometraje de prestigio para público adulto terminará por desaparecer. Esperemos que su nominación a mejor película en los Óscar, junto a la última película de Spielberg, otro clásico sin público, amplíe la vida de este tipo de proyectos.

Han pasado más de diez años, casi trece, desde que una película como 'Shutter Island' recaudaba 300 millones en todo el mundo. Curiosamente aquella película de Martin Scorsese contaba con Leonardo DiCaprio, la estrella pretendida originalmente por Guillermo del Toro. Afortunadamente para todos, la elección de Cooper es un gran acierto. Un Cooper, por cierto, que está en las salas por partida doble con dos interpretaciones impresionantes. Para la otra, véase 'Licorice Pizza'.

Nightmare Alley

Bastante diferente a lo que acostumbra, aunque en realidad no tanto, 'El callejón de las almas perdidas' homenajea al cine negro clásico. No hay elementos sobrenaturales, escenas de terror que la hagan formar parte del universo fantástico del director, pero la oscuridad humana hace aún mayor la monstruosidad de sus personajes y destinos. Como hicieran Sam Raimi con 'Un plan sencillo' o Tim Burton, en menor medida', con 'Ed Wood', del Toro presenta su gran película gracias a otros códigos y registros.

Guillermo del Toro vuelve a aspirar al Óscar al mejor largometraje con una historia sobre monstruos, pesadillas y culpa. Sobre la bajeza del ser humano. Pocas cosas mejores que una gran película clásica sobre ese tipo de bajeza tradicional. Ojalá tenga la misma suerte que hace unos años, este cine nunca debería morir. Ojalá podamos ver su primer corte de más de tres horas y su versión en blanco y negro. Tampoco es mucho pedir.

Temas
Inicio