Compartir
Publicidad
Publicidad

Cine de psicópatas: 'Return of a Stranger', amor homicida

Cine de psicópatas: 'Return of a Stranger', amor homicida
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los primeros pasos de la Hammer datan de mediados de los años 30 del siglo pasado, pero fue a mediados de los 50 cuando comenzó su gran etapa de esplendor, la cual se extendió durante buena parte de la siguiente década. Era de esperar que surgieran otras compañías como Amicus o Tigon quisieran capitalizar su éxito, pero hubo otras productoras de las que hoy casi nadie se acuerda que también hicieron varios acercamientos al cine de género por aquel entonces. La que hoy nos interesa es Danzinger Productions, empresa surgida en 1950, aunque no fue hasta mediados de esa década cuando empezó a producir de forma continuada.

La televisiva 'The Vise' (1954-1961), una antología de relatos con una marcada querencia por las historias de suspense, figura como el principal éxito en su haber. Tanto es así que la compañía desapareció apenas dos años después de su cancelación. Sus incursiones en el cine son numerosas y en su práctica totalidad se apostaba por una duración ajustada —entre 60 y 70 minutos de metraje— y la posibilidad de abordar historias de todo tipo, incluyendo un caso tan insólito como el 'For Members Only' (id, Ramsey Herrington, 1960), donde una joven mojigata hereda un campamento nudista. Sin embargo, ahora me gustaría llamar vuestra atención sobre 'Return of a Stranger' (id, Max Varnel, 1961), un oscuro thriller con un marcado tono dramático que hoy está prácticamente tan olvidado como el resto de largometrajes de Danzinger Productions.

Tímidos apuntes sobre la pedofilia

La víctima

El cine nunca ha mostrado un gran interés por ahondar en la pedofilia, siendo los casos que desembocan en una serie de crímenes los que, aún siendo relativamente insólitos, más peso tienen. La anterior mención a la Hammer responde al hecho de que abordaron tan escabroso tema en la estupenda 'Nunca aceptes dulces de un extraño' ('Never Take Sweets from a Stranger', Cyril Frankel, 1960), una cinta de la compañía no demasiado recordada a día de hoy —poco ayudó su fracaso comercial en la época y las críticas mayoritariamente negativas que recibió por aquel entonces— pese a mantener completamente su vigencia y dureza. Saltando ya a 'Return of a Starnger' nos encontramos con que ese tema también tiene cierto peso en la trama, pero mucho menos que esa joya de la Hammer.

La premisa de 'Return of a Stranger' nos lleva a conocer a una familia feliz que ve como todo cambia cuando la mujer empieza a ser acosada por un misterioso desconocido. No tardamos en enterarnos que es alguien que conoció cuando contaba con apenas 14 años de edad —él tenía 25 por aquel entonces— y que no tuvo problemas en flirtear con él, quien no dudaba en comentar que iban a casarse, a cambio de los regalos recibidos, lo cual llegó a traducirse en un inesperado encuentro sexual. Sin embargo, un día son atrapados por su profesora y ella miente para salir bien librada de la situación, lo cual se traduce en que él es encarcelado. El problema es que la protagonista era tan ingenua que creía que jamás volvería a verlo.

Todo ello está comprimido en una secuencia en la que hay espacio para un flashback en el que mostrarnos el momento en el que son atrapados y ella ha de manipular la verdad para no verse afectada por ello. La pedofilia queda básicamente limitada a la expresividad con la que Susan Stephen —esposa por aquel entonces del director Nicolas Roeg, aunque en esos años ejercía como operador de cámara, lo cual la llevó a abandonar el mundo de la actuación poco después— sabe transmitir su dolor interno al recordar lo sucedido, ya que el momento que se nos muestra no va más allá de ser un flashback estándar con un breve momento inicial de forcejeo entre ella y su, por así llamarlo, amante.

La táctica del acoso y derribo

El acosador

Hasta cierto punto podría decirse que 'Return of a Stranger' supone una pequeña —y bastante inocente— avanzadilla de la historia que nos contaría apenas un años después la notable 'El cabo del terror' ('Cape Fear', J. Lee Thompson, 1962), es decir, un hombre es encarcelado por los fallos cometidos por el miembro de una familia y el criminal decide ejecutar su venganza una vez es puesto en libertad. Eso sí, los parecidos acaban ahí, pues el caso que nos ocupa apuesta por una línea muy diferente, en la cual resulta esencial mantener el misterio acerca del rostro del hombre que amenaza a la familia —y cuyo objetivo final es recuperar a su gran “amor”—, algo que para nada sucede con el personaje interpretado por Robert Mitchum en el otro film.

Una de las pegas para que el clima de suspense tenga suficiente fuerza es que tanto el guión como la puesta en escena de 'Return of a stranger' son tirando a anodinas, aunque el trabajo de dirección de Max Varnel, que ya había abordado la figura del psicópata dos años antes con ‘The Child and the Killer’ (id, 1959), al menos encuentra su redención en la escena en la que ha de mostrar un homicidio a bordo de un ascensor. No es tanto que ese momento esté especialmente bien resuelto, pero toda la preparación previa, donde se reincide una vez más en mostrarnos de espaldas al asesino, sí transmite una sensación de efectivo in crescendo que destaca por encima de la monotonía habitual durante el resto del relato.

El libreto de Brian Clemens, guionista que en el cine -es más conocido por su trabajo en la pequeña pantalla- gozó de cierta popularidad a principios de los 70 gracias a su trabajo en cintas tan estimables como ‘De repente, la oscuridad’ (‘And Soon the Darkness’, Robert Fuest, 1970) y ‘Terror ciego’ (‘Blind Terror’, Richard Fleischer, 1971) y que por aquel entonces era uno más en la nómina de Danzinger Productions, tampoco es demasiado llamativo, ya que la necesaria apuesta por comprimir la historia al máximo hace que opte por no pocos tópicos para conseguir que ésta progrese al ritmo esperado. Por fortuna para nosotros, 'Return of a Stranger' sí cuenta con un acertado trío protagonista, ya que al creíble sufrimiento de Susan Stephen hay que sumar la capacidad expresiva de las espaldas de Cyril Shaps y la solvencia habitual de John Ireland, efectivo actor secundario en la época, para transmitir más que lo de su soso personaje conseguiría por sí solo.

John Ireland en

Sería una barbaridad deciros que 'Return of a Stranger' es una pequeña joya que ha caído en el olvido de forma injusta, pero sí es una película con muchos más elementos de interés que otras cintas que han sufrido el mismo destino. Su ajustada duración, el buen trabajo de sus protagonistas y la efectividad ocasional de alguna escena como la del crimen en el ascensor son suficientes para que los amantes de las rarezas deban al menos plantearse el verla en un momento u otro de su vida.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos