Publicidad

‘Curon’: Netflix intenta replicar sin éxito la fórmula fantástica de 'Dark' en esta serie italiana de adolescentes
Críticas

‘Curon’: Netflix intenta replicar sin éxito la fórmula fantástica de 'Dark' en esta serie italiana de adolescentes

Netflix está facturando una gran cantidad de series de género fantástico y de terror. En el goteo semanal hay de todo, pero de vez en cuando surgen algunos éxitos como ‘Marianne’ y ‘Dark’ que, uno en el horror y otro en la ciencia ficción, logran demostrar de la deslocalización de la producción puede traer grandes sorpresas desde Europa. ‘Curon’ es una serie italiana de de misterio paranormal con solo siete episodios creados por Fabio Mollo y Lyda Patitucci.

Una primera temporada en la que su propuesta afín al fantástico, con un tono oscuro y siniestro, hacían pensar que podríamos estar ante una autoreivindicación de Italia como factoría de género que parecía retomar la herencia del terror rural y las supersticiones de Pupi Avati o incluso elementos de folk horror. Y aunque no se pueda decir que no sea así, el resultado es más bien genérico y ni siquiera su limitación de episodios se traducen en una condensación de valores de producción o arcos argumentales.

Curon1

Una historia real

En el argumento de ‘Curon’ una mujer regresa a su ciudad natal, con sus dos hijos gemelos y recuerda que algo horrible había sucedido hace 17 años. Su padre, dueño de un hotel supuestamente maldito, no se alegra mucho de su llegada y las razones serán descubiertas por los hermanos cuando empiezan a suceder cosas extrañas y su madre desaparece, viéndose obligados a buscar respuestas para el misterio de Curon que, curiosamente es una localidad real del Norte de Italia, donde ocurrió un terrible suceso.

Situado en el Tirol del Sur, el pueblo es famoso por su curioso campanario, que se erige como el símbolo visible de la serie. La torre era parte de una iglesia romana situada en una ladera alpina, pero en los años 50 se decidió construir un embalse en la zona, para unificar los lagos de Resia y Curon, obligando a emigrar a la gente del pueblo, puesto que toda la zona quedaría inundada, pese a que intentaron evitarlo hasta pidiendo ayuda al Papa. Hoy, el único signo de lo que había allí es el viejo campanario, que el agua no ha llegado a cubrir.

Curon Serie Netflix

El campanario se ha convertido en un reclamo turístico con miles de visitas al año, factor muy conveniente para la proliferación de numerosas leyendas en el lugar como el hecho de que en algunas noches de invierno aún se oyen repiquetear las campanas, pese a que se retiraron del mismo. Todo un lienzo para interconectar cuentos y leyendas fantasmas, un potencial que autores del género como Michele Soavi o el mentado Avati supieron aprovechar en algunas de sus películas pero que la serie de Netflix desperdicia.

Potencial desperdiciado

Lo más decepcionante de ‘Curon’ es que no se diferencia demasiado de otras series recientes de fantástico con público objetivo young adult que relegan su punto de partida de género a un cemento más al servicio de otras subtramas de bullying, drama familiar y culebrón amoroso juvenil que del elemento de fantástico o terror, por lo que no siempre están bien conectados con el argumento principal, algo que cuando está equilibrado puede lograr tensión a la vez que impacto emocional, como por ejemplo en ‘Esta mierda me supera’ (I Am Not Okay with This, 2019).

Curon Netflix 1965763

En este caso se nota un piloto automático similar al de otros fracasos artísticos recientes como ‘NOS4A2’, ‘Locke & Key’ o ‘Vampires’, en los que los elementos de teleserie adolescente son tratados con una plantilla sin demasiado esmero por los personajes y confían todo a la carta del conflicto, logrando un eco monótono de los mismos mimbres que las series mentadas que trascurre sin vitaminas y sin alma. Todas las relaciones de Daria y Mauro con sus nuevos amigos son intercambiables con lo que le ocurre a los hermanos de la obra de Joe Hill.

El resultado es que la historia pronto se vuelve rutinaria y monótona, lastrada por escenas de canciones de marca blanca mientras el misterio se cuenta de forma literal sin ninguna conexión a un nivel superior en la historia y dejando relegada la maldición, los temas de la religión y el culto hasta que finalmente se vuelve predecible. ‘Curon’ tiene una premisa intrigante pero nunca correr riesgos. Plantea un tono similar a ‘Dark’ pero se queda en el reflejo y acaba convirtiendo una matriz rica en superstición e historia en una fotocopia aburrida.

Ver 'Curon' en Netflix

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios