'Dexter: New Blood' (1x04): un efectivo episodio de revelaciones y sospechas confirmadas que ponen los pilares para el futuro
Críticas

'Dexter: New Blood' (1x04): un efectivo episodio de revelaciones y sospechas confirmadas que ponen los pilares para el futuro

Nos acercamos al ecuador de 'Dexter: New Blood' y eso se nota en este momento de transición al segundo acto. Una vez presentados los personajes principales de la serie, vamos obteniendo —valga la redundancia— una serie de revelaciones (o de confirmaciones de sospechas) que ponen los pilares para los próximos episodios.

Por cierto, a partir de aquí, spoilers de 'Con H de Héroe', el cuarto episodio de 'Dexter: New Blood'.

Retomamos después de la "revelación" (en el episodio anterior) que le hace Kurt (Clancy Brown) a Jim/Dexter (Michael C. Hall). Inmediatamente, la teoría (en boca de Debra) de que todo sea una mentira estratégica del propio padre se pone sobre la mesa y va cobrando fuerza a base de evasivas cuando se le piden pruebas sobre ello. Yo todavía no descartaría la teoría de que haya un tercero involucrado aquí, por lo menos para darle más jugo al tema.

El pasajero heredado

Pero el centro del episodio atañe directamente a Dexter. Bueno, en realidad a Harrison (Jack Alcott) y si, como ya sospechábamos desde el comienzo, tiene un pasajero oscuro. Lo tiene y ha sido detonado cuando vuelve a la luz el caso del asesino de la Trinidad en formato podcast —de Molly Park (Jamie Chang)— que, en definitiva, es el origen del muchacho. Un origen paralelo al de su padre.

Desde luego que esto era simple cuestión de tiempo. Quizás lo que no esperaba es que quien cayera fuera su amigo Ethan y que la escena implicase unos planes para tirotear el instituto. Una historia bien ideada pero que, para Dexter —y para nosotros, porque no es nada que no hayamos visto ya en la serie original (un clásico)— no termina de cuadrar.

Sé que 'Dexter' nunca ha sido un whodunnit y juega más con el cuándo se va a pillar al culpable que el quién es y cómo se va a librar (si se libra) el protagonista. Pero echo un poco de menos el misterio y el no ser tan evidentes en las tretas. Por lo menos a ojos del más veterano en el lugar.

De hecho me extraña que Angela (Julia Jones) dé el asunto por resuelto y no conceda el beneficio de la duda a la víctima real. Lo digo porque en los tres episodios anteriores se ha establecido que como policía es más que competente y sagaz. De momento, eso sí, parece que va a volver a estar algo ocupada en el caso de las jóvenes desaparecidas, que vuelve a su atención gracias a la podcaster.

Y aquí es donde se confirma otra de las sospechas que llevábamos arrastrando: que es Kurt Caldwell quien está haciendo desaparecer a las jóvenes. O, por lo menos algunas (¿las que se quedan rondando sin haberse ido en el bus?). Lo que sí que sabemos es que el personaje tiene muchas cosas que aclarar.

Así, nos encontramos con las cosas ya en el fuego para que vayan explotando poco a poco en esta especie de tratado sobre la paternidad y la culpabilidad por los actos (propios y de la progenie) que vertebra 'Dexter: New Blood'. Veremos cómo se sigue desarrollando esta trama, porque esto está bastante interesante.

Temas
Inicio