Compartir
Publicidad

'Escondidos en Brujas': cachondeo sobre Bélgica

'Escondidos en Brujas': cachondeo sobre Bélgica
Guardar
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El oscarizado dramaturgo británico Martin McDonagh ha escrito y dirigido 'Escondidos en Brujas' ('In Bruges'), que se estrena mañana, 18 de julio. En esta comedia, los asesinos a sueldo Ray (Colin Farrell) y Ken (Brendan Gleeson) son enviados por su jefe, Harry (Ralph Fiennes), a descansar a la medieval Brujas tras un trabajo complicado. Ray no está contento con el destino, pues encuentra poco atractivo turístico a la ciudad belga, mientras Ken está dispuesto a disfrutar.

No me imaginaba que 'Escondidos en Brujas' tuviese tanto humor. Me esperaba una película reflexiva sobre la condición de asesino a sueldo y un reportaje turístico de un lugar que he visitado este mismo año y que, por lo tanto, no necesitaba que ninguna película me mostrase. Y quedé gratamente sorprendida al encontrar que se trata principalmente de una comedia. Como ya comentamos en otra entrada, Bélgica es un país del que es habitual hacer chistes. Se suele decir que nadie del mundo recuerda que existe, salvo los franceses; y los franceses la recuerdan para bromear sobre ella: es como el Lepe de allí. Por eso mismo, los sarcasmos sobre el lugar se suceden. De todas formas, el autor da una de cal y otra de arena, al mostrar, al mismo tiempo, que Brujas es una cuidad muy bella y hacer ver que el no ser capaz de apreciarla es síntoma de la falta de cultura del irlandés.

Colin Farrell, que en general no me gusta como actor, tiene aquí un papel tan adecuado, que se convierte en lo mejor de la película, ya que todos sus prontos y comentarios paletos hacen mucha gracia –no sé qué tal estará doblada, probablemente bien, pero advierto que todo lo que me reí yo fue por la forma de decir las cosas que tiene Farrell, así que no creo que valga la pena verla si no es en v. o.— Brendan Gleeson es más que nada un complemento, un interlocutor de Farrell que le escucha las gracias y un contrapunto que refuerza su actitud pasota. Su personaje es quizá demasiado blando y poco verosímil, de la misma forma que el antagonista a quien da vida Ralph Fiennes es exageradamente malo.

Puede ser una referencia un tanto oscura, pero más que nada la saco para así de paso recomendar esta serie. La forma de hablar de ambos personajes, así como su relación paterno-filial me recordaba a la serie 'Father Ted', aunque con los roles cambiados, ya que Brendan Gleeson es quien habla como Dougal, el más jovencito.

Cuando 'Escondidos en Brujas' va a finalizar, el autor hace un esfuerzo para que todo tenga un sentido elevado y para ello introduce giros, lo rebusca todo, alarga las situaciones, extiende el metraje con la aparición del personaje de Fiennes, que supone un cambio de tono y una dirección diferente a la que venía siguiendo la cinta hasta entonces. Con ello logra un final artificial, poco creíble SPOILER no es normal lo que tardan en morir los protagonistas FIN DEL SPOILER –y lo que es peor: innecesario.

Una de las cosas más graciosas de la película es que se ríe del pretencioso film de autor europeo que un equipo rueda en Brujas con un enano. Pues bien, la resolución que mencionaba en el párrafo previo se acerca de alguna forma a eso: cada uno de los elementos del film acaba demostrando que estaba introducido para al final dar un mensaje. McDonagh busca que todo encaje como si fuese un puzzle y para que le salga, no tiene más remedio que retorcerlo todo de manera imposible y que acabar con una secuencia igual de presuntuosa que las de la película holandesa. Este afán por dar más de lo necesario podría ser constante en los dramaturgos, ya que David Mamet, a pesar de ser casi siempre genial, en ocasiones se excede con los giros en sus guiones.

Junto con este esfuerzo, lo que encuentro menos logrado es el empeño por profundizar psicológicamente, con esos remordimientos que siente Ray y esa SPOILER capacidad de sacrificio algo incomprensible de su compañero FIN DEL SPOILER. Sé que el film tiene que tener algo más que una serie de chistes, pero ambas aspectos me parecen muy forzados. Da la sensación de que el autor los hubiese introducido por recomendación de alguien después de haber escrito una versión más sencilla.

'Escondidos en Brujas' es una película que hace pasar un rato agradable, que está rodada con una gran elegancia y que tiene un reparto muy acertado. Estos puntos negativos que he sacado no afectan demasiado al conjunto ni se salen tanto de la tónica de la película como para estropearla, simplemente suponen un afán desmedido por engrandecer algo que, en su sencillez, ya estaba bien. Para rematar la velada, se puede tomar una Leffe o una Grimbergen, y la experiencia belga será completa.

En Blogdecine:

'Escondidos en Brujas', elegante tragicomedia en Bélgica.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos