Publicidad

'Fargo' evoluciona: Chris Rock y Jason Schwartzman brillan en una temporada 4 que rompe con la tónica de las anteriores
Críticas

'Fargo' evoluciona: Chris Rock y Jason Schwartzman brillan en una temporada 4 que rompe con la tónica de las anteriores

Más de tres años han pasado de que visitásemos por última vez el universo coeniano de la 'Fargo' de Noah Hawley. El autor, uno de los más estimulantes de la televisión actual, se lo ha tomado con calma para preparar una temporada 4 de la antología rural que Movistar Seriesmanía estrena hoy con doble episodio.

Como cada temporada, ésta también es diferente tanto en el marco temporal como en el geográfico. Estamos en Kansas, Misuri, 1950. Es la temporada "más al sur" y, de algún modo, lo vemos reflejado en la temática. Es la Estados Unidos de Jim Crow y la ciudad del medio oeste estadounidense se convierte en un cruce de caminos en la que la población afroamericana encuentra un refugio.

El prólogo, en el que nos muestran el historial de guerras de bandas de la ciudad, nos deja claro de qué va el asunto. O, al menos, en un principio. El Loy Cannon interpretado por un magnético Chris Rock ('Todo el mundo odia a Chris', 'SNL') y su familia mafiosa deciden afincarse en Kansas, y lo demás es lo que vamos a ver en estos nuevos episodios.

Italianos vs negros

Un acuerdo amigable, que incluye la entrega como rehén de los primogénitos rivales, propone una tensa paz para repartirse la tarta de lo criminal en la ciudad. Pero la repentina muerte del líder de la mafia italiana lo dinamita todo.

Acompañando a Rock, y de antagonista, está Jason Schwartzman ('Gran Hotel Budapest'). El reparto lo completan Jessie Buckley ('Estoy pensando en dejarlo'), Ben Wishaw ('London Spy'), Jack Huston ('Boardwalk Empire'), Salvatore Esposito ('Gomorra'), Anji White ('The Chi') y E’myri Crutchfield ('The Kicks'), entre otros.

Es la joven Crutchfield la que se encarga de darnos la bienvenida a estos nuevos episodios como Emerilda, una joven adolescente inteligente, curiosa y estoica —no es que tenga una vida fácil en el instituto— cuyos padres regentan una casa funeraria en la ciudad. Ella, y su familia, componen el elemento "no criminal" imprescindible en la franquicia.

Elemento que resulta algo descompensado si lo comparamos con otras temporadas. La tesis de 'Fargo' —con su "historia real" de la América profunda tan anclada a los hermanos Coen— gira en torno al comportamiento del ciudadano presuntamente honesto que se ve envuelto en una trama criminal. En este inicio de temporada, Hawley se mete de lleno a explorar los negocios de Cannon y no parece estar muy interesado en lo demás.

Los diferentes hacen la serie diferente

Fargo Emyri Crutchfield

No es que sea decepcionante, porque la historia que tiene en mente es otra y, viéndolo en perspectiva, es uno de los grandes temas de 2020: en un país fundado por inmigrantes, ¿qué hace falta para dejar de ser ciudadano de segunda? Esto se verbaliza nada más comenzar la serie con italianos y afroamericanos estando, con las claras y devastadoras diferencias, en un mismo barco. El barco de los que no son de la casta/etnia/raza correcta.

Este elemento se une a un contubernio de decisiones creativas que causan que nos encontremos ante la temporada menos 'Fargo' de todas. Y es este choque lo que hace que su visionado sea raro. ¿Es 'Fargo' o es otra cosa? El instinto sibilino que tenemos dentro nos dice que está todo ahí, pero no como debería estar, o como está en nuestro cabeza. Es el dilema del creador ante una obra que se expande como solo una serie lo logra hacer. Mal si cambias. Mal si no lo haces.

La prueba, al final, radica en si la buena pluma y la exquisitez visual de Noah Hawley logran enarbolar una serie de personajes peculiares, situaciones aún más peculiares y un mundo tan "real" como asegura el aviso inicial de cada episodio. Y eso es algo que, con solo dos episodios, es difícil asegurar... pero va por muy buen camino.

Independientemante de su "fargocidad", puede que nos encontremos con la temporada con el mejor reparto. O, por lo menos con el más integralmente sólido. Siempre han tenido ases que destacaban sobre el resto, pero aquí da la sensación de que no hay ni un intérprete mediocre. Tanto Rock como Schwartzman están brillante, pero el resto no se queda atrás. En especial esa villana tan "Ratched" interpretada por Jessie Buckley.

En definitiva, 'Fargo' ha regresado dejando algo de dudas. Sí. Pero más por el desarrollo de la historia y cómo afronta esta temporada en la temática que por sus formalidades, sus estéticas y su característico estilo y vigor de la serie. Hawley logra, de nuevo, que nos sumerjamos en una ciudad nueva, una época nueva y sus criminales (y no tan criminales) habitantes.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios