'Femme Fatale', la última gran película de Brian De Palma es un fascinante viaje a través de sus inquietudes
Críticas

'Femme Fatale', la última gran película de Brian De Palma es un fascinante viaje a través de sus inquietudes

'Femme Fatale', que ahora mismo tienes disponible en Amazon Prime, es la última gran película de Brian De Palma, aunque hayan tenido que pasar 20 años para que algunos se den cuenta. Antonio Banderas y Rebecca Romijn ponen todo su talento al servicio del maestro.

El fotógrafo del pánico

Escrita y dirigida por Brian De Palma, ahí es nada. 'Femme Fatale' es la primera película que escribía y dirigía desde la magnífica 'En nombre de Caín', diez años antes. Entre las muchas grandes virtudes de la película la principal es la que hace grandes a sus trabajos más personales: "Uno no puede andar preocupándose por eso", respondía el cineasta cuando le preguntaban por el público.

Los grandes estudios temían a De Palma casi tanto como a Robert Downey Jr. antes de cambiar de hábitos. Director técnico, obseso y meticuloso hasta lo enfermizo, ya se había estrellado con anterioridad. 'La hoguera de las vanidades' o 'Misión a Marte' fueron grandes fiascos que hicieron temblar los cimientos de la industria. Y esta película no estaba destinada a reventar taquillas.

Pero como al director todo eso le da igual, tras la odisea espacial se dedica en cuerpo y alma a 'Femme Fatale', una película donde se encuentran catalogados los vicios, virtudes y obsesiones de toda la carrera del director. Y además se muestran poderosos, completamente revitalizados. Es como un grandes éxitos remasterizados. Como la enciclopedia De Palma ilustrada. Aquí tenemos el baile de 'Doble Cuerpo', la habitual manipulación del recuerdo, imágenes fotográficas… incluso hay un golpe que parece planeado por la fuerza de misión imposible.

Femme Fatale

'Femme Fatale' es el truco definitivo, el truco final de un prestidigitador fascinante que ha decidido que estamos ante su último trabajo personal, excesivo y perverso. Así, la película es desde este punto de vista una película marcada por dos grandes elementos: el bolero de Ravel de Riuichy Sakamato y el inmenso lienzo fotográfico de la pared de Nicolas Bardo (Antonio Banderas), porque lo determinante es la habilidad del cineasta para moverse entre las diferentes identidades y realidades de su personaje protagonista.

Laure es la encarnación unidimensional de todas las mujeres fatales del cine negro, y de hecho aparece reflejada en un televisor que donde se ve a la Barbara Stanwyck de 'Perdición', uno de los grandes clásicos del género. Además, De Palma sigue rindiendo pleitesía a (como siempre) Alfred Hitchcock a través de temas y elementos constantes. De hecho deberíamos dar por sentado que toda la trama de 'Femme Fatale' es un McGuffin, una mera excusa para que De Palma pueda jugar con secuencias llenas de tensión increíblemente elaboradas.

La redención, la segunda oportunidad, el paraíso y el infierno a través de los ojos del voyeur que ahora se ha transformado en paparazzi son temas que constituyen la quintaesencia del cine de Palma. Por eso 'Femme Fatale' puede llegar a desconcertar (¿lo he visto antes, dónde?) e incluso puede provocar rechazo con esta mezcla referencial tan paradójicamente pura. Cuando De Palma se pone en piloto automático es capaz de entregar un homenaje al cine negro brillante mientras se reafirma como uno de los autores esenciales de los últimos 50 años. Poca broma, eh.

Temas
Inicio