Publicidad

'La habitación (The Room)': ciencia ficción de la vieja escuela con un impecable diseño de producción
Críticas

'La habitación (The Room)': ciencia ficción de la vieja escuela con un impecable diseño de producción

No fue especialmente bien recibida en la edición 2019 del Festival de Sitges, pero ahora 'La habitación (The Room)', busca una nueva oportunidad en nuestros cines. La segunda película de Christian Volckman, quince años después de la deslumbrante 'Renacimiento (Renaissance)', es un muy jugoso thriller familiar de ciencia ficción que merece noventa minutos de tu tiempo.

La casa de los líos

'La habitación (The Room)' sigue los pasos de una joven pareja que se muda a una misteriosa casa en las afueras de una ciudad. Allí descubrirán una habitación secreta que hará realidad todos sus deseos, aunque pronto entenderán que todo tiene un precio. Ganadora del Premio a la Mejor Película en el Bucheon International Fantastic Film Festival y el otorgado por el público en el Strasbourg European Fantastic Film Festival, la película del cineasta francés también ha sido reconocida en el Neuchâtel International Fantastic Film Festival. Ahora es el momento de que la conozcas tú.

En 2009 el cineasta Richard Kelly, responsable de títulos de culto como 'Donnie Darko' se la jugaba (otra vez, porque venía de 'Southland Tales') con una adaptación del maestro Richard Matheson que convertía en otra cosa bastante alejada del planteamiento original. En esta ocasión, Volckman no necesita adaptar nada más que su propia idea. Ayudado por Sabrina B. Karine, Eric Forestier, Gaia Guasti y Vincent Ravalec, uno de los cerebros detrás de 'JCVD', ofrece un relato artesanal de vieja ciencia ficción que deja buen sabor de boca.

The Room critica

Porque a pesar del baile de nombres de sus créditos de guión, 'La habitación (The Room)' sabe dónde debe ir y a qué velocidad. La franco-ucraniana Olga Kurylenko y el belga Kevin Janssens (visto en 'Revenge') forman una pareja ideal que busca una nueva vida en una casa ideal pero que no terminará de encontrar la felicidad a pesar de tener todo lo que desean simplemente entrando en un cuarto de su nuevo hogar. Obviamente, toda clase de historias de la cripta, dimensiones desconocidas y límites se acumulan en nuestra memoria. Y conseguir manejar todo eso, incluso pagando el peaje del mito del moderno Prometeo, no es tarea fácil. Y la película sale bien parada de todas esas piruetas.

En la sencillez está la diversión

Hay dos cosas que la película de Christian Volckman hace muy bien: dosificar unos elementos y puntos de giro atractivos, interesantes y bastante inteligentes, y ofrecer un tratamiento visual atractivo. Así, lo más llamativo de la historia se esconde tras las paredes de la casa. Sus entrañas, casi un steampunk por sí solas, son de un poderío visual notable. Sus cables, el cerebro de la bestia... todo ello enlaza con una parte de la historia que es mejor que el espectador no conozca. Porque las sorpresas de género que propone la historia son realmente interesantes.

The Room critica

'La habitación (The Room)' debería poner en el punto de mira a un cineasta de ideas tan claras como Volckman. Su ritmo meticulosamente mantenido, sin prisa ni pausa, funciona como un reloj. Su puesta en escena, la interesante fotografía de Reynald Capurro, llena de sombras y luces que delimitan distintos mundos y su asombroso uso de los límites, tanto físicos como mentales, forman un relato irresistible que, en teoría, debería hacer las delicias de cualquier amante del género.

Conmovedora, cautivadora y con dos protagonistas estupendos, llega un largometraje que apuesta por la coherencia fantástica más alocadamente contenida sin caer en la complacencia y, esto es muy interesante, sin perder el tiempo en explicaciones innecesarias. Christian Volckman debería tardar un poco menos en dar su siguiente paso, porque puede convertirse en un nombre a tener en cuenta en el futuro a corto plazo. Pero eso es algo que hablaremos con él esta misma semana y que te contaremos muy pronto. De momento dale una oportunidad y piérdete en esta habitación con vistas a dónde tú quieras.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios