Compartir
Publicidad
'Heridas abiertas' propone una investigación apasionante con una espléndida Amy Adams
Críticas

'Heridas abiertas' propone una investigación apasionante con una espléndida Amy Adams

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

"No es televisión, es HBO' fue el eslogan de la cadena detrás de series como 'Los Soprano', 'Sexo en Nueva York', 'Roma' o 'The Wire' durante más de una década. Ahora son varias las cadenas que han seguido su camino, pero en HBO siguen centrados en ser el canal de referencia para las producciones televisivas de prestigio, ya sean series, telefilms o miniseries.

El problema para ellos es que la competencia cada vez es más alta, aunque eso se traduzca en algo positivo para el espectador: cada vez tienen que arriesgar más y apostar a lo grande por proyectos que en otra época quizá nunca hubiesen visto la luz, al menos en la pequeña pantalla. A ese grupo pertenece ‘Heridas abiertas’, la adaptación de la novela homónima que HBO estrena este domingo y en la que sobresale una espléndida Amy Adams.

Un caso escabroso de lo más estimulante

Amy Adams Heridas Abiertas

‘Heridas abiertas’ tarda poco en demostrar que ha salido de la misma autora de ‘Perdida’, ya que propone un relato escabroso que se basa en el regreso al pueblo de la infancia de una periodista algo pasada de vueltas con el motivo del asesinato de dos niñas. En ese punto, el primer episodio de esta miniserie plantea muy bien el escenario de una comunidad cerrada a los que vienen de fuera y obviamente afectada por la tragedia con la que están lidiando.

Sin embargo, el episodio no cae en el error de mostrarnos a uno o varios personajes demasiado afectados por lo sucedido. De hecho, la que muestra unas reacciones más exageradas es la madre de la protagonista -impecable Patricia Clarkson controlando lo que perfectamente podría haber acabado en sobreactuación-, pero más por el miedo a ver cómo la actitud de su hija va a afectar a su vida allí que por cualquier otra cosa.

Escena Heridas Abiertas

Además, Camille (Adams) tiene que enfrentarse a la negativa policial a colaborar, creando ahí también dos líneas narrativas diferentes, ya que el jefe local solicitó ayuda cuando estalló el primer caso y los métodos de ambos no encajan demasiado bien. Son muchos los detalles sobre los que se va construyendo un clima de misterio en el que uno no termina de tener demasiado claro quién es de los buenos y quién no, añadiendo así más riqueza a sus personajes.

El otro detalle fundamental es la atmósfera creada por el director Jean-Marc Vallée, que se encarga de realizar toda la temporada como ya hizo el año pasado con ‘Big Little Lies’, ya empieza a perfilar en este primer episodio, aprovechando tanto la ambientación sureña como el resto de elementos técnicos para ir seduciendo al espectador. Imagino que eso irá a más a medida que vayan mostrando todas sus cartas.

El regreso a casa

Vuelta Casa Heridas Abiertas

Además de la investigación también juega un papel esencial en la trama el regreso de la protagonista a casa. Ya en el primer episodio se nos desvelan multitud de detalles sobre su traumático pasado allí y cómo eso sin duda contaminó la relación con su madre. Por ahí seguro que se siguen sacando cosas jugosas, pero también llama la atención que no se hable en demasía de las heridas abiertas del personaje inmediatamente antes de volver a ejercer como periodista.

En ese dolor hay muchas posibilidades y veremos hasta qué punto entra en ello ‘Heridas abiertas’, pues, como era de esperar, el primer episodio se ha centrado más en presentar a todos los personajes y ahí cuadraba bastante mejor ver el impacto que el regreso a Wind Gap tiene en Camille, pero incluso así se lo toman con calma, marcando así el que probablemente sea el ritmo de esta miniserie de ocho episodios.

Y es que los propios flashbacks a su infancia -ahí muchos seguramente reconozcan a Sophia Lillis, la Beverly de ‘It’, dando vida a la versión joven de Camille- son una forma de reflejar el efecto de la vuelta al hogar para la protagonista. Está muy bien acompañada, tanto que cuesta no deshacerse en elogios al trabajo de todo su reparto, para conseguir que todas las escenas funcionen, pero al final es Adams la que lleva la serie a otro nivel bordando un personaje que en otras manos no habría funcionado a tan alto nivel.

En definitiva, estoy deseando ver los siete episodios restantes de ‘Heridas abiertas’ tras las casi inmejorables sensaciones que me ha dejado el primero. Hay tal combinación de talento que mucho me sorprendería que esta miniserie no fuera yendo a más hasta tocar techo en su desenlace. Ganazas.

HBO estrena 'Heridas abiertas' el domingo 8 de julio.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio