Compartir
Publicidad
'El malvado zorro feroz': una deliciosa comedia para todos los públicos que no se ve afectada por su estructura episódica
Críticas

'El malvado zorro feroz': una deliciosa comedia para todos los públicos que no se ve afectada por su estructura episódica

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

Allá por 2013 llegó a los cines españoles ‘Ernest & Célestine’, una preciosa y estupenda cinta francesa que llegó a ser nominada al Oscar de mejor película animada. El premio se lo llevó finalmente ‘Frozen’, pero seguro que no fui el único que se quedó con ganas de ver más largometrajes realizados por Benjamin Renner, Stéphane Aubier o Vincent Patar, sus tres directores.

Renner realizó posteriormente el cómic ‘El malvado zorro feroz’ que él mismo ha adaptado a la gran pantalla con la ayuda de Patrick Imbert, aunque lo más justo sería que decir que se ha basado en dos obras suyas, escribiendo una tercera historia para la ocasión. El resultado es una película divertida y entrañable con un estilo visual que recuerda al de su anterior trabajo y en la que no hacen acto de presencia los problemas habituales de los títulos divididos en varios relatos.

Exquisita sencillez

Escena Malvado Zorro Feroz

Se ha convertido en un tópico decir que las películas divididas en episodios son irregulares porque simplemente es casi imposible que todos ellos mantengan el mismo nivel y en no pocos casos hay una diferencia notable de interés entre ellos. Ese era mi único miedo hacia ‘El malvado zorro feroz’ tanto antes de verla como durante su visionado, y es que no podía evitar pensar en que ahora iba a llegar el bajón. Por suerte, éste no llega a producirse.

Es cierto que Renner cuenta con la experiencia previa de los cómics para saber que los dos primeros relatos iban a funcionar, pero quedaba la duda del tercero, el único creado expresamente para la ocasión. Por mi parte, he de señalar que el que más disfruté fue el segundo -el más divertido de todos y en el que todo encaja de maravilla-, que da título a la película, pero también que el resto no desmerecen para nada en la apuesta global de la película.

El más destacable es la utilización de un humor sencillo que sabe cómo manejar la ingenuidad sin caer nunca en la estupidez, añadiendo además un toque ligeramente gamberro que ayuda a que los adultos también puedan conectar con su propuesta. Y es que no dejan de ser tres fábulas con unos personajes repletos de encanto que ayudan a que poco nos importe que las tres historias sean bastante previsibles.

‘El malvado zorro feroz’, diversión para toda la familia

Imagen Malvado Zorro Feroz

Aquí Renner e Imbert centran su atención en que todo resulte agradable al espectador, desarrollando las historias de forma coherente para que sean las diferentes situaciones a las que han de enfrentarse sus protagonistas las que provoquen el buen humor en el espectador. Es cierto que de esta forma quizá limita un poco su techo, pero a cambio resulta muy difícil ponerle la más mínima pega en el bagaje entre intenciones y resultados.

Para ello también merece la pena destacar una animación espléndida por mucho que a primera vista pueda parecer otra cosa. Acostumbrados a la perfección digital, tal vez una cinta dibujada con lápiz y acuarela no provoque un impacto tan fuerte en el público, pero es que yo no lo cambiaría por nada, y es que resulta esencial para potenciar ese encanto que mencionaba antes, dando de paso una naturaleza diferente a sus personajes que los hacen aún más especiales.

De esta forma, ‘El malvado zorro feroz’ nos retrotrae al estilo visual de ciertos cómics europeos, utilizando para ello un relato que bebe del estilo de las fábulas tradicionales, pero recurriendo también a un tratamiento de la violencia que recuerda a los cartoons americanos de otra época. Un cóctel en el que todo está perfectamente medido, aliñado además por diálogos ingeniosos, personajes con gancho y la creación de un universo interno que lo conecta todo y hace que esa naturaleza episódica no esté tan marcada por mucho que la propia película nos lo recuerde.

En definitiva, ‘El malvado zorro feroz’ es una notable comedia animada con suficientes alicientes para que todos los miembros de la familia disfruten con ella. Sabe al mismo tiempo ser ingenua y un poquito gamberra, combinando también la sencillez de las fábulas con la agilidad más propia de los Looney Tunes y que el resultado siempre funcione. Quizá le falte un poco más de ambición, pero el resultado es muy disfrutable.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio