Compartir
Publicidad
Publicidad

'Pride', mineros, gays y el cine social buenrollero

'Pride', mineros, gays y el cine social buenrollero
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Podríamos decir que existe un género llamado cine social buenrrollero y todo el crédito del mismo lo merecen los británicos y es que llevan desde mediados de los 90 trayéndonos divertidas comedias buenrrolleras con claros tintes de cine social con películas como 'Tocando el viento' ('Bassed Off', Mark Herman, 1997), 'Full Monty' (Peter Cattaneo, 1997), 'Billy Elliot' (Stephen Daldry, 2000) o la reciente 'Philomena' (Stephen Frears, 2013), entre otras. El último ejemplo de ello es 'Pride' de Matthew Warchus, la última gran sorpresa del cine británico.

Tras su paso por la Quincena de los Realizadores, donde se alzó con la Queer Palm a la mejor película de temática gay, su nominación a la mejor película en los BAFTA y su triunfo en los British Independent Film Award, 'Pride' es una de esas películas que darán que hablar gracias al boca a boca y que la convertirán en una de las películas 'feel-good' del año.

Mineros y gays contra Margaret Thatcher

Pride2

Ya sabemos gracias a 'Billy Elliot' que los mineros ingleses no lo pasaron muy bien bajo el mandato de Margaret Thatcher y en 'Pride', Matthew Warchus nos muestra de nuevo esta lucha a la que se une el movimiento de gays y lesbianas, todos ellos luchando por sus derechos y unas mejores condiciones de vida. Así, se nos traslada al verano de 1984, cuando el Sindicato Nacional de Mineros convoca una huelga bajo el mandato de Margaret Thatcher. Un grupo de gays y lesbianas quiera apoyar la causa y durante la manifestación del Orgullo en Londres recauda fondos para las familias de los mineros.

El único problema es que el sindicato no acepta el dinero por absurdos prejuicios ante la comunidad gay. Los activistas no se desalientan. Deciden saltarse al sindicato e ir directamente a los mineros. Escogen un pueblecito de Gales al que van en un minibús. Allí, tendrán que enfrentarse a una sociedad algo reticente a recibir su apoyo hasta que descubre que sus luchas no son tan diferentes y que juntos pueden ser más fuertes.

Basada en hechos reales, 'Pride' tiene una primera intención de profundizar en el conflicto político y social de los mineros y los homosexuales en Inglaterra en los 80, algo que pronto se convertirá en la excusa perfecta para centrar en la idea central de la cinta basta en la unión hace la fuerza y la solidaridad por una lucha común: la del derecho a que todo el mundo viva su vida con dignidad y sintiéndose orgulloso por ello.

Un reparto con mucho encanto

Pride4

Rodada de forma luminosa y sin florituras narrativas, la película juega todas sus cartas al choque cultural entre los mineros y los urbanitas homosexuales, y gana al saber mostrar la evolución de sus relaciones que van desde el rechazo hasta el apoyo mutuo más absoluto gracias a situaciones divertidas, la ternura de este entendimiento y el pequeño tinte de drama que supone encontrarse en una huelga como la que vivieron los mineros ingleses o enfrentarse a la enfermedad del SIDA.

Para ello, Matthew Warchus consigue reunir a un reparto coral con un encanto único para dar vida a todos estos personajes aparentemente sencillos y que acaban alimentándose unos a otros a nivel emocional. Así nos topamos con grandes veteranos como Bill Nighy, Dominic West o Imelda Staunton, elegantes, preciosos, en definitiva, una delicia. Y un grupo de jóvenes actores británicos impresionantes y carismáticos como George Mackay -ojito con él, lleva sorprendiéndome en todo lo que ha hecho en los últimos dos años- o Faye Marsay, entre otros.

Con el ritmo ochentero de temas de los Pet Shop Boys o Queen, Matthew Warchus no firma una película redonda si nos centramos en los cánones narrativos de lo que tiene que ser una película perfecta. No importa, el buen rollo que transmite gracias a la solidaridad de sus personajes, su profundidad y el saber hacer de su magnífico reparto hará que salgas del cine sintiendo lo mismo que sentiste cuando viste 'Full Monty' o 'Billy Elliot', y a la vez, teniendo la sensación de haber visto algo diferente. ¡Vivan las 'feel good' movies!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos