Compartir
Publicidad

'Rivales': mucho más que fútbol

'Rivales': mucho más que fútbol
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de que haber visto unos minutos de 'Rivales' en la presentación que se celebró en el Festival de Cine Español de Málaga, tenía altísimas expectativas sobre esta película dirigida por Fernando Colomo, escrita por Joaquín Oristrell e Inés París, e interpretada por Rosa María Sardá, Juanjo Puigcorbé, Ernesto Alterio, Gonzalo de Castro, Jorge Sanz, Goya Toledo, Santi Millán, María Pujalte, Kira Miró, etc…

Aquel extracto era tan gracioso que pensaba que encontraría la comedia de la década y 'Rivales' está muy bien, llegando a momentos de sonoras carcajadas, pero no es tan divertida como me había esperado.

El problema mayor le viene por que los autores han elegido realizar un juego temporal tarantiniano y mostrarnos los mismos momentos desde diferentes puntos de vista. Este recurso de montaje, simpático, pero nada novedoso ni sorprendente, provoca que no haya más remedio que mostrar las diferentes tramas en bloques muy extensos, en lugar de a través del habitual paralelo, que le habría favorecido mucho más. En una comedia lo fundamental es que el ritmo sea bueno, vertiginoso, si fuese posible. Sin embargo, en 'Rivales' han sacrificado toda opción de encontrar ese dinamismo en aras de introducir este recurso de múltiples puntos de vista y marchas atrás en el tiempo.

Así, la película se inicia con la parte más floja que podría tener: minutos y minutos de drama padre divorciado-hijo adolescente rebelde que están salpicados por chistes buenos, pero que, por lo demás, se hacen pesados. Cuando nos pasamos a la siguiente subtrama y todo comienza a entremezclarse, la temperatura del film se eleva mucho. Y sigue yendo hacia arriba según avanza y nos introduce a más personajes. El mejor momento es el de Rosa María Sardá, pero incluso éste me había gustado más en el montaje que pude ver en Málaga. Creía que aquello era un fragmento tal cual, pero era algo ya editado que eliminaba muchas partes intermedias ramplonas. Y creo yo que, tras haber hecho ese ejercicio, deberían haberse dado cuenta de que así funcionaba mejor.

En el terreno interpretativo encontramos grandes lucimientos, como el de Sardà, actuaciones que son lo que nos podríamos esperar de estos actores a los que ya conocemos tanto, y alguna otra interpretación que sorprende gratamente, como la de Ernesto Alterio que, en mi opinión, sólo está acertado cuando se le encuentran papeles muy adecuados y aquí, sin ser exactamente el tipo de persona que hasta ahora yo pensaba que era la única que podía hacer, interpreta muy bien a su personaje. La realización de la película es válida, pero no destaca en ningún aspecto y se podría incluso criticar que los chromas de los vehículos están muy mal integrados, cosa que se debería haber trabajado más, ya que es una road movie. Y luego tiene una de esas licencias que siempre se dicen que no hay que tener en cuenta, pero bueno, yo la comento: cuando Ernesto Alterio se pone a adelantar como un kamikaze poniendo en peligro la vida de él, su hijo y los que van en el monovolumen... está en una autovía de dos carriles y le viene un camión de frente.

El deporte es uno de los motivos que hace que los personajes rivalicen, pero hay muchísimos más: temas sexuales, de paternidad, monetarios... Argumentalmente se encuentran en 'Rivales' elementos originales, pero también otros demasiado tópicos como la trama de los homosexuales o la del intercambio de parejas. Pero al menos se puede decir a favor de Colomo y de Oristrell que no tienen ese aire moralista y políticamente correcto que tendrían algunos directores y guionistas más jóvenes, sino que arrastran el desenfado de personas que ya hacían comedias muy respondonas en épocas más aciagas.

Pongo todas estas pegas por culpa de las altísimas expectativas que me había hecho, sin embargo, si comparase esta comedia coral con otras con el mismo telón de fondo, como 'El penalti más largo del mundo' o 'Días de fútbol' o simplemente con casi cualquier intento de comedia española, 'Rivales' deja a las demás por los suelos. En resumen y dejando de lado lo que me esperaba, se trata de una película muy divertida, con algunos momentos humorísticos de gran hilaridad.

Más información en Blogdecine sobre 'Rivales'.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio