Sitges 2021: 'Inexorable' nos devuelve al Fabrice Du Welz más rabioso con un excelente thriller de factura impecable
Críticas

Sitges 2021: 'Inexorable' nos devuelve al Fabrice Du Welz más rabioso con un excelente thriller de factura impecable

Parecía que con 'Adoration' el cineasta belga Fabrice Du Welz cerraba un ciclo cinematográfico basado en la locura y el peligro del amor loco. Pero nada más lejos de la realidad. 'Inexorable', su nuevo thriller, es una vuelta de tuerca a un género que domina como pocos en una nueva muestra del poderío de sus imágenes e historias.

Sexo, mentiras y best sellers

Fabrice Du Welz se ha pasado un par de años gritando. Quería rodar, quería sacar toda la mierda que llevaba dentro después de una pandemia que nos encerró a todos y terminó volviéndonos un poco más locos. Eso es exactamente lo que hay en su regreso al thriller más crudo y doloroso.

'Inexorable' está más cerca de 'Alleluia', su obra maestra todavía inédita en España, que de 'Adoration', lo que personalmente la hace aún más atractiva y, en efecto, difícil de soportar por momentos. El director de 'Calvaire' siempre te arrolla de la manera más hermosa posible, y con su regreso al thriller visceral y doloroso vuelve a las andadas sin salir de su zona de confort, la campiña belga.

Lidera la función un imponente Benoît Poelvoorde, que ha pasado a ser una figura clave en el presente del cineasta desde su colaboración anterior. El legendario protagonista de 'Ocurrió cerca de su casa' también protagonizará la próxima película de Du Welz, ambientada en la triste y oscura leyenda de los sótanos de Bruselas.

Inexorable

Poelvoorde pone el alma y la piel encarnando a Marcel Bellmer, escritor de prestigio y protagonista de un retrato sobre la descomposición suicida del amor y la mentira. Porque 'Inexorable' no puede ser más clásica ni contar, en el fondo, una historia que tal vez hayamos visto antes. Pero, ay, las formas. Poco importa el fondo cuando la puesta en escena es de una belleza abrumadora.

Alba Gaïa Bellugi, Mélanie Doutey y Janaina Halloy acompañan con una presencia poderosa al protagonista y no dejando nunca que todo el peso dramático de la función recaiga en su protagonista. Así, Du Welz, con un guión firmado junto a Aurélien Molas y Joséphine Darcy-hopkins, consigue una catarsis tan inesperada como brillante a través de terceros. De paso, por primera vez en su carrera, consigue arrancar una carcajada en el espectador. Bueno, más o menos.

Du Welz recurre a sus (inmensos) compañeros de viaje habituales, Manu Dacosse y Vincent Cahay. El primero sigue pintando cuadros en lienzos de 16mm y disfrazando el horror de algo hermoso, mientras el segundo sigue marcando a fuego con sus partituras los desequilibrios de los personajes. Otra muestra del talento de uno de los directores europeos más en forma de los últimos años.

'Inexorable' está disponible en la sección online del Festival de Sitges hasta el 17 de octubre.

Temas
Inicio