Publicidad

'The Code', buenas escenas de acción

'The Code', buenas escenas de acción
14 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

El viernes, 6 de marzo, se estrena ‘The Code’, film que también se ha titulado ‘Thick as Thieves’ y que tiene como gancho para la taquilla a Morgan Freeman y Antonio Banderas. Junto a ellos, aparecen Radha Mitchell, Robert Forster y Rade Serbedzija. Está dirigido por Mimi Leder sobre un guión de Ted Humphrey.

Ripley es un veterano ladrón de joyas que observa a Gabriel Martínez mientras éste comete un atraco en el metro con la intención de proponerle un golpe: robar unos huevos de Fabergé que un museo ruso esconde en su caja fuerte. Martínez conoce a la ahijada de Ripley, Alesandra, con la que no tardará en comenzar una relación romántica. Un teniente de policía lleva años tras la pista de Ripley y la única vez que lo consiguió atrapar, el ladrón salió libre gracias a sus abogados. Ahora, el teniente Weber sabe que, sólo si pilla in fraganti a los cacos, los podrá enviar a prisión.

‘The Code’ arranca con una trepidante escena de acción en el metro, que Leder rueda con total solvencia y que se disfruta mucho. Cuando el film ya ha despegado y los ladrones penetran en el museo, volemos a deleitarnos con secuencias bien planificadas de guión y bien ejecutadas de realización y montaje. El subgénero de robos suele dar pie a divertidos momentos en los que se burlan los sistemas de seguridad y se idean ingeniosas formas de entrar o salir de los lugares sellados. El film que nos ocupa cumple estos propósitos y puede gustar a quienes aprecien el género.

Sin embargo, todas las escenas que no son de acción dejan salir a la luz un guión previsible, confuso, simple y lleno de diálogos ramplones. Han pasado muchos años desde que las tramas de thriller tan poco originales y tan fáciles de prever nos satisfacían. Hoy en día, cualquier capítulo de serie policiaca sorprende más que ‘The Code’. Bueno, no cualquiera; quizá los que ha escrito Humphrey, no.

Estas escenas donde no hay acción no sólo son más flojas de partida que las movidas, es que además están realizadas con mucha menos habilidad, ¿quizá porque Leder debería quedarse en directora de segunda unidad para rodar persecuciones y atracos? De todos los momentos en los que se puede decir que la película permanece muerta, los que presentan a Alexandra y a Gabriel juntos son los más vacíos y aburridos con diferencia.

Se puede salvar el humor o el tono distendido como aspecto positivo. Muy curioso el guiño a 'Cadena perpetua' ('The Shawsank Redemption') que hace Freeman al colocar un póster para tapar el butrón.

El planteamiento –es decir, la proposición de Ripley a Martínez y las insinuaciones entre éste y Alexandra— se produce de manera muy forzada y artificial, o sea: se nota mucho que tiene que pasar todo eso porque el guión lo requiere. Esto ayuda a que, ya desde el primer momento, nos imaginemos cómo pueden acabar las cosas.

Aunque los nombres de los actores puedan ser un atractivo para acudir a ver ‘The Code’, las interpretaciones no hacen que valga la pena pagar el precio de la entrada. Freeman probablemente está pensando en cobrar otro cheque más y Banderas hace lo que puede, con ese bochornoso acento que para los estadounidenses probablemente es su seña de identidad. Ni siquiera le han dado un papel en el que lucirse con gestos sarcásticos o seductores, que es de lo poco que el malagueño de oro puede aportar a una película. Por otro lado, se puede adivinar que el personaje estaría pensado para alguien más joven. Forster, actor al que rescató Tarantino después de que hubiese participado, entre otras, en películas de Jesús Franco, y al que ahora estamos viendo en ‘Héroes’; no convence en absoluto por su interpretación, aunque hay que añadir que la culpa no es suya, pues su personaje es lo que desencadena las peores facetas del guión. Mitchell está muy esforzada para resultar sexy y misteriosa, pero tampoco salva la película.

Para resumir diría que sólo recomendaría ‘The Code’ a quien tenga mucho mono de ver secuencias de acción y que sea acérrimo del género de los robos y los engaños. A modo de entretenimiento sólo visual, podrá encontrar escenas que le satisfagan, pero lo que no encontrará es una trama interesante.

Más información en Blogdecine sobre ‘The Code’.

Mi puntuación:

1,5

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios