Compartir
Publicidad
Publicidad

'The Devil is a Woman', la Dietrich, y española

'The Devil is a Woman', la Dietrich, y española
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La enormemente fascinante Marlene Dietrich realizó junto con el imprescindible Josef von Sternberg una serie de películas que hace unos meses se editaron en dvd en nuestro país (a las que hay que sumar algunos títulos más de otros directores), con una sola excepción: 'The Devil is a Woman', film inédito en nuestras salas cinematográficas, aunque emitida alguna que otra vez por televisión. Curiosamente se trata de la última colaboración entre el genio y la maravillosa actriz, la cual empezó en 1930 con la excelente 'El Ángel Azul'.

Se trata de una adaptación muy libre de La Mujer y el Pelele de Pierre Louÿs, obra que curiosamente contenía muchas constantes que pueden verse en alguna a las colaboraciones de Sternberg y Dietrich. En resumidas cuentas: una mujer que controla y hace lo que quiere de cualquier hombre que se le acerque, habiendo al menos uno que se rebaja hasta límites insospechados. La historia está ambientada en la España del siglo XIX, y Sternberg carga las tintas en más de un aspecto, lo que provocó la ira del gobierno español de la época, que quiso destruir todas las copias de la película, cosa que evidentemente, y afortunadamente, no se consiguió.

Y es que 'The Devil is a Woman', vista más de 70 años después y en nuestro país puede provocar aún reacciones muy airadas, sobre todo por esa pandilla de elementos que siguen viviendo en cierta época, ideológicamente hablando, y que sólo se fijan en cierto tipo de cosas en las películas. La visión que Sternberg dio de España provocó que las autoridades españolas pusieran el grito en el cielo, y es que no hay más que echarle un vistazo a la película para ver que nos ponían de juerguistas, vagos y mujeriegos empedernidos para abajo (o para arriba, depende cómo se mire). Dejando todo esto a un lado, el film se centra alrededor de una fiesta de carnaval, en la que evidentemente todo el mundo está a lo que está, las emociones a flor de piel, los deseos entre hombre y mujeres salen a encontrarse, y al tratarse de un film de Sterberg, la mezcla es totalmente explosiva.

Dietrich declaró más de una vez que esta era la película favorita de toda su filmografía, algo que es totalmente respetable, pero un poco sorprendente si tenemos en cuenta que esta actriz participó en películas de la talla de 'Sed de Mal', 'Testigo de Cargo' o 'Angel' por poner sólo tres ejemplos superiores al film que nos ocupa, que si bien ha aguantado con dignidad el paso del tiempo, hay algunas cosas que ya no funcionan tanto. Una podría ser la simpleza de su guión, el cual se resume en la obsesión que varios hombres sienten por el personaje femenino (que por cierto se llama Concha). La película le da vueltas a lo mismo durante todo su trayecto, salvando un par de instantes en los que se aparta de dicha premisa, como por ejemplo el final de la misma, el cual incluso puede ser visto como una contradicción de todo lo visto hasta ese instante.

'The Devil is a Woman' tiene dos cosas única e irrepetibles: su director y su estrella principal. Marlene Deitrich realiza una de esas interpretaciones que hoy día estarían totalmente fuera de lugar, una composición llena de excesos en todos los aspectos, pero eran precisamente esos excesos los que hacían grande a la Dietrich. Pocas actrices miraban como lo hacía ella (incluso su admirada Greta Garbo) o hablaban cómo ella lo hacía. Precisamente esta forma de interpretar le hacía ser tan buena pareja de Sternberg, quien como director destacó por su barroquismo, elemento característico de prácticamente todo su cine. Sirva como ejemplo la escena en la que se produce la fiesta de carnaval en un plaza. Absolutamente impresionante, pocas veces se han visto encuadres tan llenos de multitud de cosas, y sin un sólo efecto especial.

Acompañan a Dietrich actores como los míticos Lionel Atwill o Edward Everett Horton, absolutamente perfectos en sus papeles, sobre todo el primero que logra transmitir muy bien su obsesión por Carmen. El segundo tira más hacia lo cómico, como solía ser habitual en ese actor. Quien no me parece que esté a la altura de las circunstancias es Cesar Romero, quien hace un papel mucho más tópico.

Una buena película por la que apenas pasan los años. Sternberg y la Dietrich no volverían a trabajar juntos nunca más, pero nos dejaron siete películas perdurables y antológicas, aún a pesar de algunos de sus defectos. Si os interesa ver 'The Devil is a Woman' ya conocéis el método a seguir.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos