Publicidad

'The Good Place' regresa por última vez de forma brillante, marcando el camino hacia el final de la serie
Críticas

'The Good Place' regresa por última vez de forma brillante, marcando el camino hacia el final de la serie

Publicidad

Publicidad

‘The Good Place’ al fin ha vuelto tras su parón invernal, pero la mala noticia es que lo ha hecho para llegar a su final definitivo. No tenía ya sentido seguir estirando la serie, por lo que sus responsables anunciaron el pasado mes de junio que la cuarta temporada iba a ser la última de la serie. De hecho, NBC ya ha fijado el 30 de enero -un día después en España, donde la podemos ver en Netflix- como el día en el que conoceremos el desenlace de la historia de Eleanor, Chidi, Tahani y Jason.

Cuidado con los spoilers a partir de aquí

‘La respuesta’ dejaba a los protagonistas en una situación límite de la que parecía que iba a ser imposible, pero ‘The Good Place’ ha optado en ‘Has cambiado, tío’ por no dar más vueltas sobre si misma e ir marcando el punto de llegada. Siempre queda la posibilidad de dar un nuevo giro para que los protagonistas de la serie acaben en otro punto, pero todo hace pensar que los tres episodios restantes -el último de ellos de duración doble- se van a centrar en solucionar los últimos obstáculos.

Evitando el camino fácil

Imagen Good Place

La jugada de Janet para postergar el reinicio de la humanidad decidido por la jueza interpretada por Maya Rudolph apenas daba tiempo a los protagonistas para idear un plan. En realidad son varios, todos rechazados sistemáticamente por Shawn hasta que se llega a una conclusión lógica con este último aceptando que el status quo simplemente es aburrido y que quiere seguir divirtiéndose haciendo el mal. ¿De verdad a alguien le hubiese sorprendido que la serie acabase así con el plan ejecutándose sin la necesidad de concretar todos los detalles para hacerlo realidad?

Y lo mejor de todo es que tampoco habría dado la sensación de ser un desenlace apresurado. Con un pequeño epílogo a través de un flashforward podríamos ver cómo han quedado las cosas, darnos un final feliz a nosotros y a los personajes y despedirse por todo lo alto. Sin embargo, ‘The Good Place’ siempre se ha preocupado mucho por los detalles y por las consecuencias de los actos de sus personajes, volviendo a demostrarlo en este episodio.

Eso afecta a la serie en todos los frentes, desde la necesidad de diferenciar realmente a las Janet a las que iba accediendo la jueza -especialmente hilarante el momento discotequero- hasta simplemente dar realmente forma a un plan tan ingenioso como lógico pero cuya implementación no va a ser precisamente sencilla. Todo tiene que estar atado y eso incluso da pie al sensacional cameo de Timothy Olyphant, el cual además se estira de forma brillante más allá del impacto inicial con el actor recuperando su look como Raylan Givens en ‘Justified’.

Sin renunciar nunca a su estilo

Olyphant

Sin embargo, la clave ha estado en ir mostrando los esfuerzos para dar con el plan necesario para evitar que -literalmente- todo empezase de nuevo y apenas han sido necesarios 20 minutos para conseguirlo sin que resultase acelerado por mucho que la situación se prestase a ello. La desesperación sí ha hecho acto de presencia cuando el cuarteto se ha ofrecido a sacrificarse sin resultado, pero han ido quemando etapas de forma razonada.

Esta serie siempre ha tenido un plan detrás, incluso cuando parecía que es una comedia simpática destinada a no aprovechar a fondo su suculento punto de partida y también cuando sufrió ciertos altibajos de interés por volver a recurrir a las mismas ideas para coger impulso y seguir adelante. Este episodio es un nuevo ejemplo de ello, pero también de su capacidad para provocar carcajadas al espectador sin sacrificar su componente mas reflexivo.

No creo que sea el mejor de la serie, pero sí un episodio perfecto para definir lo que ha sido ‘The Good Place’ a lo largo de estas cuatro temporadas. Ahora queda la duda de saber qué van a hacer exactamente en estos tres episodios restantes tras la confesión de Chidi de que él es el tío de las ideas, pero que de materializarlas tiene que ocuparse otro. El frente común existe gracias al apoyo de Shawn, pero todavía pueden suceder muchas cosas y seguro que no soy el único que quiere una solución intermedia. Eso sí, sus responsables se han ganado nuestra confianza, así que confiemos en no quedarnos con las ganas de que ‘Has cambiado, tío’ hubiese sido el verdadero final.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios