Compartir
Publicidad

'The Princess of Nebraska', el momento de tomar una decisión

'The Princess of Nebraska', el momento de tomar una decisión
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sasha (Ling Li) es una joven china que vive en Omaha, Nebraska, y viaja a San Francisco para abortar. Boshen (Brian Danforth) está enamorado del chico que dejó embarazada a la protagonista y le ofrece que tenga al bebé para que vivan todos como una familia. Sasha está indecisa. A lo largo de la película irá conociendo a distintas personas que le muestren los diversos derroteros que su vida puede tomar.

'The Princess of Nebraska', que llegará a nuestras pantallas mañana, día 20, es un film de Wayne Wang anterior a 'Mil años de oración', que no se ha podido estrenar en China porque, aparte del tema del aborto, toca la bisexualidad. En realidad, la escena de la bisexualidad que tanto ha dado que hablar no es más que un beso y unos jugueteos que difícilmente pueden escandalizar. 'The Princess of Nebraska' es una película muy sencilla, muy breve, centrada en un único hecho y que no tiene como atractivo ni el escándalo ni el posicionamiento social. Es un momento en la vida de una joven en el que tiene que tomar una decisión muy importante. Quien vaya a verla buscando lo escandaloso o las escenas tórridas, no va a encontrar nada de esto. Por supuesto, Wang no ha intentado disimular que la película está rodada en vídeo, pero este aspecto es tan evidente que resulta feo durante los primeros minutos, hasta que te acostumbras. 'The Princess of Nebraska' está rodada con cámara en mano y Wang sostiene algunos planos durante un tiempo que parece no se acabase nunca, sin música, con sólo sonido ambiente. Incluso hay momentos captados por la protagonista con su móvil, es decir, aún de menor calidad que la película en sí. Con este tratamiento, las partes que sólo consisten en ver escenas cotidianas se hacen tediosas.

Sin embargo, cuando hay conversaciones, sí se hacen patentes los conflictos y se comprende el dilema de la protagonista –no es lo mismo comprender que compartir, no es necesario pensar que haría lo mismo para sentir empatía—. Ling Li, la actriz protagonista, lo hace muy bien. Y los demás intérpretes también logran una tremenda naturalidad. Por ello, cuando la película consiste en diálogos, el sentimiento es muy cercano y vemos a estas personas como si fuesen seres reales. A pesar de una aparente frialdad de un tratamiento cercano al documental, los sentimientos se transmiten perfectamente.

Parece que una película o una serie en la que un personaje se queda embarazada tiene que posicionarse con respecto al aborto. Y siempre que el personaje no aborta, se suele tachar a este producto audiovisual de antiabortista. Pero esto no es así necesariamente. La situación que se haya presentado hasta entonces y el retrato del personaje pueden llevarte a que la opción lógica sea que no se aborte. No sólo eso, además, si se plantease como una decisión que no necesita ser pensada y que no supone ningún dilema, al mostrarlo como una frivolidad, se le estaría restando gravedad al asunto y casi acercándolo al discurso de las personas que están en contra del aborto. En el caso de 'The Princess of Nebraska', si no hubiese dudas, si no tuviese otras opciones y estuviese claro que lo mejor es abortar, entonces la película no consistiría en nada. Pero debido a que estos momentos están bien hechos y a que notas una gran cercanía con los protagonistas, entiendes que no es una decisión fácil.

'The Princess of Nebraska' es un film lento, como muchos planos silenciosos mantenidos durante largo tiempo, pero también con unas cuantas escenas de diálogos bien logradas y excelentemente interpretadas, que hacen que se comprenda muy bien el sentir de la protagonista.

Más información en Blogdecine sobre Wayne Wang.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos