Publicidad

'Todo sobre mi desmadre', el spin-off que supera a la original

'Todo sobre mi desmadre', el spin-off que supera a la original
39 comentarios

Nicholas Stoller, director de ‘Paso de ti’ (‘Forgetting Sarah Marshall’), recupera a dos personajes secundarios de la película escrita y protagonizada por Jason Segel y a los actores que los encarnaban, Jonah Hill y Russell Brand, para realizar ‘Todo sobre mi desmadre’ (‘Get Him to The Greek’), que se estrena mañana y que vuelve a contar con Judd Apatow en la producción.

Para salvar a su empresa de la ruina, un ejecutivo musical debe acompañar desde Londres hasta Los Ángeles a un roquero que hace años que perdió la fama por sacar un desastroso disco, pretendidamente social, titulado ‘African Child’, con videoclips tan ofensivos que se consideró lo peor que le había ocurrido a África después del Apartheid. Aldous Snow está divorciado y enganchado a la coca, pero sobre todo, no está acostumbrado a hacer caso a quien le diga lo que tiene que hacer. Por ello, para Aaron será tan difícil arrastrarlo a su concierto de retorno en el Greek como para Robert De Niro llevar a Charles Grodin a los juzgados en ‘Huida a medianoche’ (‘Midnight Run’, 1988).

A pesar de surgir, de forma casi casual, de ‘Paso de ti’ (‘Forgetting Sarah Marshall’), esta película supera en cuanto a peripecia, diversión y variedad de escenas y escenarios a su film madre. Aquella tenía sus valores, pero ‘Todo sobre mi desmadre’ es más entretenida, cuenta con una historia más elaborada y de mayor repercusión… es, en total, más redonda.

El tipo de humor que presenta ‘Todo sobre mi desmadre’ no se limita a las bromas escatológicas que se ven en el tráiler, sino que aprovecha todos los elementos a su alcance para hacer reír. El más desternillante es el retrato de los músicos famosos, su comportamiento y sus actuaciones o declaraciones —son geniales, por ejemplo, los vídeos de la novia de Snow— . Las situaciones embarazosas y difíciles de superar a las que se enfrenta el protagonista, así como el contraste entre los caracteres de los personajes también se explotan con jugosos frutos. Ni siquiera falta el humor referencial o paródico, que parece el más elevado, pues no está al alcance de todos los espectadores. Por lo tanto, el film es divertido en todo momento.

Todo sobre mi desmadre

Hill, Brand, Combs y los cameos

Si en el en terreno humorístico, Jonah Hill y Russell Brand son pieza imprescindible, también sirven en el aspecto emotivo del film para transmitir el mensaje sobre valorar más las cosas que ofrece la vida con gran efectividad. Sus físicos, cada uno en un extremo, evitan, cada uno a su modo, que este final enriquecedor para sus personajes se perciba ñoño y melindroso. Sean ‘P. Diddy’ Combs (persiguiendo a los protagonistas en la fotografía anterior), en el papel de Sergio, se une a la tradición muy en boga actualmente de los jefes exagerados y gritones con su primer papel cómico y supone el descubrimiento del film.

La opción de improvisar para contar con un máximo de material con el que armar posteriormente la película, en este caso —por suerte y a diferencia de otras películas de Apatow—, no ha supuesto que el metraje quedase absurdamente alargado ni que hubiese permisividad a la hora de dejar durar las escenas mucho más allá de donde se habría cortado tradicionalmente. El montaje está tan ajustado que parecería que todo surge de un guión de hierro.

Se incluyen en el film varios cameos de artistas musicales, de entre los que sobresale el de Lars Ulrich, a quien se le dirige el que podría ser el mejor chiste de la película. Es preferible no desvelar quiénes son las estrellas invitadas, que demuestran un gran sentido del humor y de la autocrítica cuando acceden a participar en una película que ama la música, pero no al mundillo musical.

Todo sobre mi desmadre

Debido a las canciones que podemos escuchar en sus actuaciones, resulta poco creíble que Aldous Snow hubiese sido la gran estrella que se le supone. Tienen más valor las letras por su humor que el acompañamiento musical. Pero, además de este disco creado para el film, se escucha una banda sonora de temas de todos los tiempos muy acordes con lo que se va narrando, como el ‘London Calling’, de los Clash, que ya es obligatorio siempre que en una película se viaja a Londres.

La conclusión más adecuada sería recomendar que se desoiga la imagen de ‘Todo sobre mi desmadre’ que ofrecen su tráiler y su título, que no hacen justicia a la película, como no se la hacían los suyos a ‘Supersalidos’ o los de tantas otras películas a sus productos representados. Es algo que hay que decir cada vez más a menudo y que exige un acto de fe que muchos espectadores no se atreverán a asumir. Sin embargo, refleja la idea con la que deseo quedarme: el film estuvo muy por encima de mis expectativas en cuanto a su capacidad para hacer reír y a su calado emocional.

Mi puntuación:

3

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios