Compartir
Publicidad
'Un lugar tranquilo': notable terror silente a las puertas de convertirse en un hito del género
Críticas

'Un lugar tranquilo': notable terror silente a las puertas de convertirse en un hito del género

Publicidad
Publicidad

Manteniendo en cierta ocasión una interesantísima charla con un doctor en psiquiatría, este me reveló que, pese a la lógica tendencia asociarlo con conceptos como la calma y la tranquilidad, el silencio, bajo según qué tipo de condiciones, puede llegar a ser un elemento particularmente desasosegante capaz de alterar los estados mentales de una persona e incluso conducirla a la locura.

Sabiendo esto, no extraña lo más mínimo la capital importancia del uso y control del sonido en el cine de terror, alzándose como la herramienta más efectiva a la hora de generar reacciones tanto físicas como emocionales en el patio de butacas; ya sea jugando al exceso o, por el contrario, optando por enervar a los espectadores mediante una supresión de estímulos auditivos que les encierra en esa incómoda calma que precede a la tormenta.

Con la notable y semi-silente 'Un lugar tranquilo', John Krasinski ha retorcido los mecanismos sonoros que suelen asociarse al género en una jugada sumamente arriesgada y satisfactoria en términos generales. Un largometraje con una premisa tan sencilla como rotundamente efectiva, una gestión de la tensión magnífica y una valentía incontestable que termina a las puertas de trascender como un nuevo hito entre sus congéneres debido a las licencias narrativas que minan su irregular guión.

Entre los fotogramas de 'Un lugar tranquilo', especialmente durante sus primeros compases, puede percibirse una batalla entre dos géneros que, finalmente, terminan abrazándose dando lugar a una combinación de lo más placentera. De este modo, el drama de personajes —la verdadera esencia del filme— y el cine de terror se abrazan, utilizando sus peculiaridades conjuntamente y siempre a favor de la historia para conseguir captar nuestra atención, sobreponiéndose al efectista planteamiento formal de la película.

Millicent Simmonds Noah Jupe And John Krasinski In A Quiet Place

Una vez presentado y digerido por completo el concepto sobre el que pivota la cinta y el status-quo de sus protagónicos tras una brillante secuencia introductoria, Krasinski hace gala de una mano exquisita en cuanto a dirección de actores respecta, llevándose a si mismo y a Emily Blunt al límite en unas interpretaciones complejas y de fuerte calado psicológico que enriquecen a un largometraje en el que el duelo y el dolor ante la pérdida son más aterradores que los monstruos con oído ultra-desarrollado que pueblan la tierra.

El cineasta destaca de igual modo en su faceta como realizador, consiguiendo aportar un punto de belleza casi bucólica a la desolación del mundo en que se ambienta la obra, y ejecutando una puesta en escena que funciona por igual en los asfixiantes momentos dominados por la acción como en los pasajes más reposados e introspectivos; dando lugar a un peculiar cóctel que bien podría haber sido gestado a cuatro manos por dos mentes como las de M. Night Shyamalan y George A. Romero.

Hero A Quiet Place 2018

Por desgracia, el caprichoso libreto de 'Un lugar tranquilo' impide que el conjunto despegue para convertirse en el clásico de culto que parecía destinado a ser. La torpeza de sus protagonistas, la tónica que hace progresar el relato mediante la sucesión de Deus y Diabolichus ex-machina y algún que otro problema de supresión de la credibilidad en algunas escenas son problemas menores que quedan ensombrecidos por un clímax cuyo tono rompe por completo con la atmósfera íntima y terrorífica predominante; cerrando el filme con una guinda un tanto agridulce que corona un pastel delicioso de principio a —casi— fin.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio