Compartir
Publicidad
Publicidad
Mel Brooks afirma que la actual corrección política es la muerte para la comedia
Directores y guionistas

Mel Brooks afirma que la actual corrección política es la muerte para la comedia

Publicidad
Publicidad

"Nos hemos vuelto estúpidos con lo políticamente correcto". Así de claro se ha mostrado Mel Brooks en una reciente entrevista para la BBC. El cómico estadounidense, responsable de clásicos como 'El jovencito Frankenstein' ('Young Frankenstein', 1974) o 'La loca historia de las galaxias' ('Spaceballs', 1987), afirma que la corrección política es "la muerte" para la comedia.

"Está bien no herir los sentimientos de diferentes clanes o grupos. Sin embargo, no es bueno para la comedia. La comedia debe caminar por una delgada línea, tomar riesgos. La comedia es el pequeño elfo lascivo susurrando en el oído del rey, siempre diciendo la verdad sobre el comportamiento humano", declaró el cineasta, que a sus 91 años parece conservarse sorprendentemente lúcido.

A raíz de esas declaraciones, se le hizo a Brooks una pregunta esencial para cualquier humorista: ¿cuál es el límite que no cruzaría jamás para intentar hacer reír al público? Su respuesta: "Nunca tocaría las cámaras de gas o la muerte de niños o judíos a manos de los nazis. De ninguna manera es eso útil o correcto para la comedia. Es sólo de auténtico mal gusto. Todo lo demás está bien".

Brooks se considera a sí mismo el Rey de la Vulgaridad y opina que hoy en día no podría hacer la mayoría de sus comedias. Afirma que siempre supo que era gracioso: "La gente se asomaba a mi cuna y se reía. Y dije: esto es bueno, divertido significa dinero. De algún modo, lo hice bien". Cuando le preguntan cómo le gustaría ser recordado, contesta: "Más alto, si es posible. No quiero ser recordado como lo que soy, porque soy muy bajito".

A pesar de su avanzada edad no deja de trabajar, ha convertido 'El jovencito Frankenstein' en un musical y quiere hacer lo mismo con otro de sus éxitos, 'Sillas de montar calientes' ('Blazing Saddles', 1974). "Si hubiese alguna otra cosa que hacer, la haría. Pero me gustan las canciones, me gusta cantar y el teatro musical es una gran salida emocional para mí", confiesa el guionista y director. En cuanto al cine, hace años que quiere dirigir una secuela de 'Spaceballs' pero de momento no hay proyecto.

Cuando la BBC le pregunta inevitablemente por humoristas británicos que admira, menciona a David Walliams, Stephen Fry y Simon Pegg. Como dato curioso, Mel Brooks pertenece al reducido grupo de 12 personas que han logrado el EGOT: la suma del Emmy, Grammy, Oscar y Tony. El Oscar lo ganó por el libreto de 'Los productores' ('The Producers', 1967).

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos