Zero Chou, abanderada del movimiento LGTBQ+, una original cineasta que rompe moldes entre géneros
Directores y guionistas

Zero Chou, abanderada del movimiento LGTBQ+, una original cineasta que rompe moldes entre géneros

El pasado 2 de octubre arrancaba la VI edición del Spain Moving Images Festival (SMIF), único certamen dedicado a películas asiáticas con sede en Madrid, organizado por la Asociación de Cine Asiático en España y América Latina (AFIAS). La edición se celebrará, hasta este domingo 10 de octubre, exclusivamente online, a través de SMIF ON, canal al que puede accederse gratuitamente desde la web del festival.

El programa de este año ha vuelto a contar con una sección de cortos a concurso, así como sus secciones habituales: Cine Experimental de Asia, Videoarte de Asia, Asiática (cine hecho o protagonizado por mujeres), Animación y Asian Classics, enfocada a los grandes directores de asiático a ayer y hoy. Es decir, todo un festín para el aficionado al cine asiático que quisiera acceder a sus títulos míticos o bien descubrir joyas de indudable interés cinematográfico. Y además, gratis y desde el ordenador. ¿Hace falta más?

En los límites del deseo

Spider Lilies

Para esta edición, la División Cultural de la Oficina Económica y Cultural de Taipéi en España y el Ministerio de Cultura de Taiwán ha colaborado con SMIF, AFIAS y Harvest Productions, para organizar una retrospectiva a la cineasta taiwanesa Zero Chou, cuya obra hasta el momento permanecía inédita en nuestro país.

La retrospectiva, que tiene el evocador título de "En los límites del deseo", incluye los cuatro principales largometrajes de la directora: 'Spider Lilies' (2007; premio Teddy del Festival Internacional de Cine de Berlín a la mejor película de temática LGTBQ+), 'Drifting Flowers' (2008), 'Ripples of Desire' (2012) y 'Wrath of Desire' (2020).

Abanderada de la causa LGTBQ+, la directora nacida en Keelung ha encontrado en la red una nueva y poderosa forma de exhibición para su obra, teniendo en cuenta que las películas de esta temática permanecen prohibidas en China, Singapur y Malasia. Según AfterEllen, la directora, alabada también por sus numerosos documentales, es "una de las pocas cineastas abiertamente lesbianas en el mundo y la única en Taiwán".

En sus propias palabras, "actualmente nadie quiere invertir su energía y su dinero en un mercado de historias LGTBQ+. Esto se debe a que la industria del cine y la televisión en Taiwán lleva mucho tiempo dirigida por conservadores. Para solucionar este problema y tener acceso a este tipo de historias necesitamos a más gente joven en la industria (...) Debemos llegar a un punto en el que la etiqueta LGTBQ+ no sea necesaria. No lo es en absoluto".

Zero Chou: "Lo constante en mi cine son las filosofías sobre la igualdad de derechos y la justicia social."

Zero Chou

Sobre su cine, Chou afirma: "Me gusta transmitir una filosofía a través del cine y su narrativa. Si una historia no profundiza en eso, se vuelve comercial. Ése no es el tipo de películas que quiero hacer". En este momento, Zero Chou, con su trabajo incansable entre el cine de ficción y el documental, así como a través de series televisivas y online, es, sin duda, una de las cineastas más relevantes tanto dentro como fuera de Taiwán y del entorno LGBTIQ+.

La obra de Chou rompe moldes entre géneros, pasando de historias realistas e íntimas a dramas históricos de época, y manejando las convenciones del thriller o el melodrama con estética elegante y colorista, con temáticas siempre comprometidas pero sin descuidar los aspectos formales e incluso trabajando con populares estrellas juveniles.

No quisiera dar a entender que el cine de Zero Chou es didáctico o discursivo, pese a su adscripción a la normalmente limitada y limitante etiqueta LGTBIQ+. En sus películas, el recado sociopolítico y militante es importante pero al mismo tiempo anecdótico, algo que late bajo sus historias e imágenes pero no un fin unívoco. Historias cruzadas sobre las que destaca la mezcla genérica, pero también una fuerte iconografía y escapes hacia lo sobrenatural y lo lisérgico, en un tono que alterna lo luminoso con la desesperanza.

Todo esto es ya patente en sus primeras películas, 'Splendid Float' (2004) y 'Spider Lillies' (2007), llamativas y coloristas pero siempre ancladas en una realidad normalmente adversa, donde las tramas de amor se enhebran con el submundo drag-queen, el taoísmo, las cibercams y el teen angst, pero gana en ambición en sus últimas obras, 'Drifting Flowers' (2008), tal vez su película más abiertamente LGTBIQ+, dividida en tres actos y calificada por Hollywood Reporter como su película "más fuerte y compacta hasta la fecha" y, sobre todo, 'Ripples of Desire' (2014), donde se adentra en el género de aventuras y sus habituales personajes adquieren ahora los disfraces de piratas y cortesanas, sin perder su fuego interior ni su potencial simbólico.

Por último, una de las características fundamentales del cine de Chou es la ruptura de las fronteras entre sueño y realidad (como, de hecho, verbaliza un personaje de 'Spider Lillies'), creando un espacio mágico y falsamente ilusorio, donde podrán llevar a cabo sus fantasías, pero que en tantas ocasiones representará también el sino de la fatalidad. Esta característica acercaría su obra a miradas tan revolucionarias dentro del cine oriental como las de Wong-Kar Wai, Tsai Ming Lang, Bi Gan o Jia Zhangke.

"Me resulta imposible repetir lo que he hecho antes", afirma la cineasta, "siempre apunto al cambio. Lo que permanece constante son mis filosofías sobre la igualdad de derechos y la justicia social. Permanezco firmemente enraizada en ellas pero busco los cambios estéticos".

La retrospectiva a Zero Chou viene a complementar otras realizadas años anteriores a Osamu Tezuka, Apichatpong Wheerasetthakul o a Tsai Ming-Liang. En el canal de la web podrá asimismo accederse a dos encuentros exclusivos online con la directora, bajo el epígrafe "Una conversación con Zero Chou", donde la premiada cineasta desgrana sus opiniones y experiencias.

Temas
Inicio