Publicidad

'Superman II: El montaje de Richard Donner': cómo se gestó el otro gran cristo superheróico de Warner y DC
Divulgación

'Superman II: El montaje de Richard Donner': cómo se gestó el otro gran cristo superheróico de Warner y DC

Verdadero mito durante muchos años, la versión de Richard Donner de la secuela de su clásico 'Superman', vio la luz a mediados de los 2000. Aquella decisión vino ayudada por el hecho de que el personaje estaba comenzando a recuperar el terreno y el tiempo perdidos con el proyecto de Bryan Singer, 'Superman Returns'. Ahora que Zack Snyder ha estrenado su película, no está mal recordar los quebraderos de cabeza de Donner con la suya.

Érase una vez

Donner, autor del 75% de las escenas del 'Superman II' que terminaría firmando Richard Lester, abandonó el rodaje de la secuela tras desacuerdos con la producción. Siempre ha sido algo más o menos habitual que surjan diferencias entre directores y productores, y que estas lleven a modificaciones, más o menos notables, de sus trabajos. Tal vez el ejemplo más rotundo siga siendo 'Blade Runner', la epopeya de ciencia ficción de Ridley Scott, que tuvo derecho a cinco versiones diferentes.

Por supuesto, existen situaciones aún más complejas, como la reciente 'La Liga de la Justicia de Zack Snyder', donde un director retoma su trabajo y terminar un rodaje imponiendo su visión, aunque signifique desnaturalizar el producto inicial. Sin salirnos del género superheróico, el precedente de la película de Richard Lester y Richard Donner es un caso para recordar en estos días de frenética actividad con los personajes de la editorial.

Aunque a mediados de la década de 1970 ver a los héroes del mundo del cómic en la gran pantalla estaba lejos de ser lo habitual, ya en 1951, con la llegada de 'Superman and the Mole Men', de Lee Sholem, la creación de Jerry Siegel y Joe Schuster se dejó ver en los cines por primera vez. Casi 30 años más tarde, bajo el sello de los productores Alexander e Ilya Salkind y su colaborador Pierre Spengler, quien compró los derechos para adaptar el universo de nuestro héroe kryptoniano en 1974, se ponía en marcha un proyecto sin igual.

SII

A medida que los blockbusters se hacían fuertes en el panorama cinematográfico gracias a los éxitos de 'Tiburón' de Steven Spielberg y 'La Guerra de las Galaxias' de George Lucas, la ambición por hacer de Superman un evento iba en aumento. Con Christopher Reeve, entonces un desconocido para el gran público, a Margot Kidder, a Gene Hackman y al legendario Marlon Brando, y con un presupuesto de 55 millones, el mayor en ese momento, la película comenzó su rodaje en marzo de 1977 con el titánico objetivo de hacer dos películas al mismo tiempo. Una táctica ya probada por los Salkind en su díptico mosquetero, ambas dirigidas por... Richard Lester.

Sería otro Richard, (Donner), que acababa de destacar con 'La profecía', quien tomase las riendas de un guión de casi cuatrocientas páginas escrito por Mario Puzo y luego reelaborado por Leslie y David Newman. Una experiencia que resultará agotadora para todos los implicados. Diecisiete meses después, los rodajes han terminado, pero la segunda parte de Superman está incompleta. Los conflictos entre las distintas partes destruyeron la concepción de la doble película.

Donner contrató a Tom Mankiewicz como consultor creativo para darle a todo un tono más serio. Con diferentes puntos de vista sobre qué debería ser una película de Superman, el director y los productores destruyeron su relación. Para estos, la gota que colmó el vaso fue el retraso en el calendario y el exceso de presupuesto, que había terminado doblando el inicial previsto. La tensión era tal que Richard Lester fue llamado a filas para terminar el rodaje de la segunda película en octubre de 1978, cuando la película estaba completa en un 70%. En ese momento Lester aconsejó a Donner que se concentrase en la postproducción de la primera parte.

El caos reinante tuvo como resultado que el deus ex-machina que originalmente iba a aparecer en la secuela, el regreso de Clark al pasado, se integrase en la trama de la primera. Afortunadamente para todos, el estreno de 'Superman' en las navidades de 1978 fue un éxito, recaudando más de 300 millones en todo el mundo. Richard Donner había hecho público que no volvería como director, así que Lester asumió el mando y se dedicó a dirigir la segunda película en marzo de 1979, conservando solo una pequeña parte del trabajo de su colega para disgusto de algunos miembros importantes del equipo, como Christopher Reeve y Margot Kidder.

Superman Ii

La película tiene que lidiar con algunas limitaciones, y la principal es la de prescindir de escenas con Marlon Brando, que acababa de demandar a los productores por un conflicto financiero al no haber recibido el pago de su porcentaje de beneficios. Además, Gene Hackman no quiso rodar nuevas secuencias, lo que llevó a Lester a utilizar un doble para los reshoots que involucran a Lex Luthor.

Al final, entre un 20 y un 30% de lo que había filmado Richard Donner sobrevive en la película estrenada. Afortunadamente para Warner todo este alboroto no repercutió demasiado en la carrera comercial de 'Superman II', que llegó a los cines por primera vez en Australia en diciembre de 1980 antes de abrirse camino en el resto del mundo, recaudando algo más de 190 millones de dólares. A pesar de esos casi 100 millones menos, el entusiasmo no disminuyó entre unos ejecutivos del estudio que tomaron nota. Pero no la que nos gustaría a todos.

En 'Superman III' se prescindirá de Gene Hackman y se reduce la presencia de Margot Kidder, una decisión tomada después de las declaraciones sobre el cese de Donner por parte de la actriz. Lois Lane dejaba paso a Lana Lang, interpretada por Annette O 'Toole, que volverá al Universo DC veinte años después en 'Smallville', interpretando el papel de Martha Kent.

Acentuando el humor, Richard Pryor es elegido para ser el compañero de Christopher Reeve, lo que tal vez no ayuda a mejorar el guión, pero desde luego la vuelve muy divertida. Esta inclinación por la comedia, junto con una trama extremadamente tecnológica, jugó en contra de la película que, a pesar de un presupuesto de 39 millones, solo recogerá 80 en la taquilla mundial. A pesar de la salida de Alexander e Ilya Salkind, y con los derechos de adaptación vendidos a Cannon, el golpe final para la franquicia será la cuarta entrega. Pero eso es otra historia.

Cuando la versión de Donner se convirtió en una realidad palpable, el director y Tom Mankiewicz se embarcan en un trabajo minucioso, sacando kilómetros de película de sus latas para editarlas y elegir las secuencias adecuadas, aquellas que podían ser complementarias a las de la versión de Richard Lester. De hecho, ante la imposibilidad de realizar tomas adicionales para llenar el 30% que falta, la idea es hacer coincidir ciertos momentos con los del corte original.

Superman Ii Anniversary

Esta fusión se aplicará a través de la continuidad dialogada del guión utilizado en ese momento y mediante el apoyo remoto de Donner a través de notas. Entre otras cosas, se utiliza una prueba de cámara entre Reeve y Kidder para dar la ilusión de una película diferente. En cuanto a la música, la idea será ofrecer una banda sonora híbrida con la música de Superman orquestada por John Williams y piezas de la partitura de Ken Thorne.

El montaje fue lanzado en DVD el 28 de noviembre de 2006, con una duración final once más corta que la de Lester, una nueva escena de introducción que recuerda el clímax de la película anterior y una Lois Lane con nuevas estratagemas para desenmascarar a su colega. A pesar de la historia similar, está claro que este corte de Donner es agradable y ofrece una continuidad real, sobre todo gracias a la presencia de Jor-El.

La principal diferencia entre las dos ediciones de 'Superman II' es que Richard Lester hizo lo que los productores y el estudio querían, mientras que Richard Donner tenía una versión diferente del personaje de Superman. Viendo 'Superman III', dirigida íntegramente por Richard Lester, se aprecian las distintas visiones del personaje de ambos realizadores. A mí me gustan todas, y celebro esas diferencias. En realidad creo que la versión del personaje en ambos estilos es justo lo que vamos necesitando ahora mismo. Luz, color y algún guiño a la cámara.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio