Compartir
Publicidad

'Murmullos en la Ciudad', un Mankiewicz menor

'Murmullos en la Ciudad', un Mankiewicz menor
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de los útlimos desastres que había presenciado en cine actual, necesitaba refugiarme un poco en el maravillo cine clásico, a ver si me reponía un poco para seguir aguantando la calidad de los útlimos estrenos (parece mentira, con lo bien que empezó el año). De todos modos la suerte no me persigue porque la película que vi tampoco es ninguna maravilla, algo que me cogió totalmente de sorpresa, ya que su director es Joseph L. Mankiewicz, uno de los más grandes de la historia, a pesar de que no aparezca en algunas listas (un día voy a hacer yo mi lista de los grandes directores...).

Era una de las pocas que me quedaban por ver del genial director, y aproveché que recientemente ha salido editada en dvd en nuestro país. Lo ha hecho en una colección titulada 'Fox Classics', donde a parte hay algunas joyas editadas como 'Laura', 'El Fantasma y la Sra Muir', 'El Filo de la Navaja' o 'Viva Zapata'. Sin embargo, y a pesar de que la inciativa es extraordinaria, y por lo que parece está teniendo una buena respuesta por parte del público, yo tengo que quejarme de algunas cosas. Para empezar, las ediciones españolas se diferencian de las americanas, en que no traen extras. Yo tengo las copias americanas de 'Laura' y de 'Pasión de los Fuertes', y nos podemos encontrar con extras como un documental dedicado a Gene Tierney, u otro sobre como rueda John Ford determinada escena, dando consejos de dirección. ¿Por qué aquí no podemos disfrutar de esos extras? Y luego, aunque un poco menor, el tonto hecho de que dichas películas vengan adornadas con un cartoncito, para hacer creer que son ediciones de lujo, que en realidad es un estorbo, y encima es cutre. Señores de la Fox, aprendan ustedes de la Warner, cuyas ediciones de cine clásico son una auténtica maravilla en todos los aspectos.

El Doctor Noah Praetorius es un médico singular con unos métodos singulares. A su consulta llega una mujer embarazada de su exnovio, que decide suicidarse. Noah la salvará de su intento de suicidio, y se enamorará de ella. Por otro lado, y debido a su enorme éxito con los pacientes, algún compañero envidioso investigará su pasado para saber si hay algo que la gente deba saber, y así poder desacreditarle. Primero de nada decir que esta es una película que deberáin ver todos aquellos que tengan algo que ver con el mundo de la medicina, y más concretamente los médicos. Podriamos decir que el personaje principal es un personaje totalmente utópico. Pensar que alguien así puede existir sería soñar despierto, y sin embargo, y tal y como dice la película al principio en sus títulos de crédito, un médico así DEBERÍA exisitir. Esa es la mejor impresión que uno puede quitar de la película, lo cual no es poco. Evidentemente esa impresión gana enteros debido a la extraordinaria interpretación de Cary Grant, quien le confiere la credibilidad necesaria. Sobra decir, y aún así lo diré, que Grant es uno de los diez mejores actores de toda la historia del cine, y lo digo en tiempo presente por motivos evidentes.

El resto del reparto se mueve en la corrección más absoluta, como por ejemplo Jeanne Crain, la protagonista femenina, quien desmerece un poco al lado de Grant, ya que no consigue estar a la altura, y su personaje resulta poco interesante, a pesar de que es uno de los motores de la historia. A su lado, desfilan algunos secundarios eficaces, como Finlay Currie, interpretando al misterioso ayudante de Noah; y Hume Cronyn, como el doctor que tratará de desacreditar a nuestro protagonista.

La película es la demostración palpable de que en el cine de Mankiewicz no paraban de hablar. Si alguna vez los diálogos han tenido una gran importancia en el cine, desde luego ha sido en las películas de este director. Algunas de las mejores frases del Cine se encuentran en alguno de sus films, si no en todos. Sin embargo, en 'Murmullos en la Ciudad', tal característica llega a unos niveles un poco incómodos, debido a la celeridad de sus diálogos, los cuales terminan cansando. Pero no porque éstos no tengan sentido o sean para rellenar, no. Es por que la acción va por debajo de lo que se habla. El film avanza a trompicones, con un ritmo irregular, y eso choca directamente con unos diálogos que van a la velocidad del rayo.

Por otro lado Mankiewicz, guionista también del film, basado en la obra teatral de Curt Goetz, parece no saber qué es realmente lo que le interesa contar. Por un lado tenemos una historia de amor, que es como empieza el film, el cual a la media hora se queda estancado sin saber avanzar convenientemente. Y por otro tenemos la historia de una investigación, mucho más interesante, pero poco desarrollada. El film se tambalea entre las dos historias, y cambia de una a la otra en un santiamén, sin una debida progresión dramática.

Aún así, hay momentos excepcionales, sobre todo en su parte final, y todos protagonizados por Grant, un actor sin el cual esta película pobablemente sería un espantoso bodrio. Así pues, se queda en un film correcto, impropio de Mankiewicz, que aquí logra un título menor, pero que apenas posee la grandeza de otras películas suyas. Ha sido de las pocas veces que me he comprado un dvd sin haber visto el film previamente, guiado solamente por quién lo dirigía. "No puede ser malo, si lo dirige Mankiewicz", me dije. Efectivamente no es malo, pero qué lejos se queda de lo que me esperaba. Es cierto, a veces me dejo llevar demasiado por mi admiración por ciertos directores.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos