Compartir
Publicidad

'Humor Amarillo', Nostalgia TV

'Humor Amarillo', Nostalgia TV
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque ha habido versiones y adaptaciones para todos los gustos y a pesar de que Cuatro recuperó el original en 2006, para nosotros sólo habrá un ‘Humor Amarillo’ y es ese que nos llegó gracias a la “cadena amiga”, gestionada, por aquel entonces, por Lazarov. Estrenábamos la década de los 90 cuando este programa se convertía en hit y pasaba a formar parte de nuestra idiosincrasia televisiva. Y en esto tuvieron mucho que ver sus míticos (e inimitables) comentaristas, Juan Herrera y Miguel Ángel Coll. ‘Humor Amarillo’ en España no hubiera sido lo mismo sin ellos, sin sus doblajes chorras y sin el chino Cudeiro (aunque paradójicamente, era japonés). Comenzamos nuestra emisión de hoy en Nostalgia TV… “¡Al turrón!”

El Castillo de Takeshi

El director de cine japonés, Takeshi Kitano (amén de actor, productor, guionista, poeta y un largo etcétera)ideó esta especie de gymkana imposible en la que una horda de japoneses dirigidas por el General Tani debía asaltar su castillo tras superar dolorosas pruebas de destreza y habilidad. El ganador conseguía un millón de yenes, pero eran muchos los que se quedaban en el camino, atrapados por el Chinotauro, bombardeados por los cañones de Nakasone o amedrentados por la Yakuza tras perpetrar una canción en el Karaoke Bar. Hasta casi cincuenta pruebas a las que enfrentarse para conseguir derribar las defensas de la fortaleza de Kitano. Algo así como un videojuego llevado a la práctica real.

El Castillo de Takeshi

Toda esta locura se materializaba en ‘Takeshi Jō’ (El Castillo de Takeshi), un concurso en tono de humor emitido en la japonesa TBS (Tokio Broadcasting System), conducido por Takeshi Kitano, Junior y sus secuaces, que acabó dando la vuelta al mundo. En España se espaciaron las entregas hasta 1995; después pasó a Cuatro, aunque cambiaron las voces (y con ellas, la esencia). Mediaset, dueña de los derechos, lo ha incluido en la programación de dos de sus canales menores, Energy y La Siete.

Las pruebas

Reconozcámoslo: qué nos gusta una caída. Por algún motivo inexplicable nos resulta gracioso ver a alguien escalabrarse y a los japoneses más aún. Los concursantes de ‘Humor Amarillo’ se sometían a ese tormento con espíritu entusiasta y una sonrisa perenne, como sólo ellos saben. Y no era fácil: desde la pequeña muralla china hasta el combate de Sumo, pasando por la tabla de planchar/surfear, había mil oportunidades de partirse el cráneo y/o ser atacado por los esbirros de Kitano. Quizás, una de las más míticas sea la prueba de las zamburguesas, en la que los participantes se las jugaban cruzando un río sobre unas rocas, que podían ser fijas o no. Había varias técnicas: una, atravesarlo como una gacela, casi levitando, para evitar pisar una roca falsa. La otra, más prudente, consistía en tantear cada piedra antes de apoyarse en ella. Sin embargo, ninguna de estas tácticas garantizaba el éxito.

Lo cierto es que no era nada fácil llegar hasta el castillo. Superar todas las pruebas requería resistencia física y una mente fría. En el Laberinto del Chinotauro eran muchos los que caían presa del pánico, en cuanto de veían atrapados entre alguna puerta y Juanito Calvicie y Paco Peluca, los guardianes. Tampoco es nada fácil atravesar un puente colgante mientras te acribillan con pelotas o superar un circuito de obstáculos montado en una bici-ballena.

La versión española

Aunque ya había bastante tela que cortar sólo con lo que nos llegaba originariamente de Japón, lo cierto es que en cada país hacían suyo ‘Humor Amarillo’, haciendo gala de un particular estilo. Así, Telecinco se sacó de la manga una de las cabeceras más cutres del mundo (“el mejol, el humol amalillo”) pero convirtió el espacio en programa de culto gracias a la intervención de sus narradores/dobladores. Ellos crearon todo un universo particular, que nada tenía que ver con el programa, inventando personajes como Dolores Conichigua o el mítico Chino Cudeiro, que, como Kenny en ‘South Park’, moría en casi todos los programas. Cudeiro (Miguel Ángel) era el realizador del programa y víctima de esta particular broma, que duró mientras se emitió.

Paco Peluca

Además de crear personajes a su antojo (Pinky-Winky, el Dúo Pirata) les atribuían una nueva personalidad; el reportero, Pepe Livingstone, encargado de entrevistar a los concursantes que eran eliminados, era representado como un ligón que quería llevarse a todas a las chicas a su caravana. Practicaban también el doblaje dadaísta, un estilo muy similar a lo que hacía Joaquín Reyes en Mundo Viejuno o Retrospecter. Así, nunca supimos lo que decían realmente los concursantes, pero a cambio nos regalaban esas historias surrealistas y aportaban un valor añadido a un ya de por sí mítico e inimitable programa, por mucho ‘Wipeout’ y ‘Guaypaut’ que quieran vendernos ahora.

Ficha Técnica: Humor Amarillo


Humor Amarillo_Play
  • Título Original: 風雲!たけし城 Fūun! Takeshi Jō
  • Género: Concurso
  • Cadena: TBS
  • Emitida en España: Telecinco
  • Disponibilidad DVD: No

  •     <p></p>
    

    En ¡Vaya Tele! | Nostalgia TV

    Temas
    Publicidad
    Comentarios cerrados
    Publicidad
    Publicidad
    Inicio