Publicidad

"Los cambios bruscos provocan la inadaptación de mucha gente". Pepe Viyuela ('Marcelino, el mejor payaso del mundo')
Entrevistas

"Los cambios bruscos provocan la inadaptación de mucha gente". Pepe Viyuela ('Marcelino, el mejor payaso del mundo')

Publicidad

Publicidad

Hace un par de semanas salía a la luz la interesante docuficción 'Marcelino, el mejor payaso del mundo', una historia híbrida entre la recreación y el documental que nos presentaba la desconocida historia del legendario Marcelino Orbés. El trabajo de Germán Roda cuenta con la inestimable colaboración de otro payaso más popular, Pepe Viyuela, que ha tenido el detalle de responder a nuestras preguntas.

De payaso a payaso

Kiko Vega (KV): ¿Cuándo oyes hablar de Marcelino primera vez?

Pepe Viyuela (PV): Tuve noticia de Marcelino cuando Mariano García publicó un pequeño artículo en el que compartía la noticia de que había encontrado pruebas de su existencia. De esto hará más de diez años. Recorté el artículo y lo guardé. Al cabo del tiempo, Mariano, que había seguido investigando, publicó un libro. En ese momento se produjo la llamada de Germán Roda, el director del documental, proponiéndome participar en su proyecto.

(KV): ¿Te habría gustado dedicarle un relato de ficción entero o crees que es más estimulante esta recreación de alguno de sus momentos privados y circenses?

(PV): Nos hubiera gustado mucho que toda la película fuera una recreación ficcionada, porque la historia de la vida de Marcelino es muy atractiva y muy sugerente. Sobre todo teniendo en cuenta que ha permanecido oculta durante más de un siglo. Si nuestra industria cinematográfica fuera tan poderosa como la norteamericana, a Marcelino Orbés ya se le habría dedicado una superproducción que recreara el Londres y el Nueva York de los primeros años del siglo XX.

Pepe Viyuela Como Marcelino Orbes

(KV): ¿Los números son adaptaciones de Marcelino o son de tu cosecha?

(PV): No sabemos muy bien cómo eran los números que llevaba a cabo Marcelino. Solo hay testimonios escritos y muy escuetos sobre ellos. Lo que hemos hecho al recrearlos es tener en cuenta que se trataba de humor sin palabras y que la torpeza le llevaba a estorbar las actuaciones de otros artistas. Se trata de una recreación muy libre que está basada en mi experiencia como payaso y en otros trabajos que yo había llevado a cabo previamente.

(KV): Tú has sabido adaptarte mejor que nadie a los distintos medios, así que sabes perfectamente por lo que pasó Marcelino. ¿Conoces a muchos Marcelinos de tus tiempos?

(PV): En estos momentos en los que las nuevas tecnologías han cambiado completamente nuestras vidas en muy poco tiempo, es necesario estar muy atento para no quedarse fuera de juego. Los cambios bruscos provocan, sin duda, la inadaptación de mucha gente.
La irrupción de las plataformas, las redes sociales y la globalización de la producción han revolucionado en muchos sentidos, y a veces para mal, nuestra profesión. Si siempre ha sido inestable, hoy en día lo es aún más.

(KV): Hablas del dolor y la risa en el payaso, y pienso en tu Filemón. ¿Fue el papel más redondo para ti a la hora de mezclar talento interpretativo y clown o me estoy flipando?

(PV): Interpretar a Filemón fue toda una oportunidad de mezclar trabajo y diversión. Lo pasé realmente bien y estoy contento con el resultado. Sobre su “redondez” prefiero no opinar. Me divertí mucho, insisto, pero prefiero que sean otros los que opinen sobre mi trabajo.

marcelino chaplin

(KV): ¿Cómo crees que afectará la nueva normalidad al cine?

(PV): Tengo la sensación de que desaparecerán muchas salas y de que eso, evidentemente, afectará al modo en que consumiremos películas. Es posible que acabemos viendo más cine en casa y menos en las salas. Por otro lado, si la producción acaba concentrándose en manos de unas pocas empresas muy poderosas las condiciones laborales seguramente empeorarán. Desde un punto de vista más positivo, también pienso que el avance tecnológico nos permitirá llevar a cabo películas con poco presupuesto, con lo que posiblemente asistiremos a un boom creativo en el que lo más importante será la calidad de la historia y la forma de rodarla. Hay mucho talento deseando mostrarse, muchas historias que contar y eso es imparable.

(KV): ¿Crees que es el momento de recuperar al clown y que nos alegre un poco la situación?

(PV): Los payasos siempre han estado presentes en la historia, sobre todo en los momentos más complicados. El humor no es un artículo de lujo, sino una necesidad para sobrevivir a nuestras propias agresiones. Sin humor pienso que el ser humano ya habría desaparecido de la faz de la tierra. Mientras haya payasos habrá esperanza

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios