Dura menos de 5 horas y la puedes ver en HBO Max: un fresco y divertido vistazo a la historia de la pornografía feminista
HBO

Dura menos de 5 horas y la puedes ver en HBO Max: un fresco y divertido vistazo a la historia de la pornografía feminista

Trabajar en una industria como la del entretenimiento, sea en medio de papel, digital o audiovisual, lleva siempre una serie de compromisos. Especialmente si tienes un alto concepto de ti mismo y de lo que tu trabajo significa. La mayor parte del tiempo no vas a poder contar o hablar de lo que quieres, y si lo haces vas a tener que hacerlo de una manera amoldada a las necesidades de la industria.

Y claro, cuando comprometes parte de lo que haces, cabe la duda de si esto termina teniendo las repercusiones que realmente quieres. La serie de cambios sociales producidos a lo largo de las décadas, y la aparente lentitud con la que se producen, casi invita a pensar que esos compromisos tienen efectos muy a largo plazo, aunque a veces da la sensación de que se regresa a la casilla de salida. Parte de esto reluce en una de las series tapadas del año: 'Minx', disponible en HBO Max.

A doble página

Lejos de lo que pueda parecer con lo expresado anteriormente, 'Minx' se trata de una comedia. Y no un drama disfrazado de comedia, o una comedia "elevada" que prolifera tanto en las series de streaming. 'Minx' es una comedia-comedia, sin multicámaras pero con algo de esencia sitcom, que deja que sus ambiciones temáticas sobre el feminismo, el sexo, la industria del entretenimiento o el periodismo vayan calando en cápsulas de menos de 30 minutos.

La serie sigue a Joyce (Ophelia Lovibond), una ambiciosa periodista y activista feminista que quiere sacar una revista orientada a mujeres que trate de temáticas que creen que son de verdadero interés para la causa en plena segunda ola del feminismo -esto incluye desde mutilación genital femenina en África hasta violaciones durante el matrimonio-. Por lo que sea, ningún inversor quiere apostar por ella. Sólo una persona ve potencial en ella, y es precisamente quien menos espera.

Termina aliándose con Doug (Jake Johnson), un editor y publicista muy zalamero pero aparentemente de poca monta a pesar de estar editando más de una decena de revistas. Pero hay un truco: son todas revistas pornográficas, y busca remodelar la revista de Joyce en otra publicación erótica que esté orientada hacia mujeres. El contenido editorial corre a cargo de ella por completo, pero tiene que haber desnudos masculinos como eje central de cada ejemplar.

'Minx': una joya a destapar

La serie de Ellen Rapoport cuenta con un increíble valor de producción para hacer una ambientación setentera cuidada, pero no busca hacer un relato realista. Sus intenciones van más por explorar cuestiones aparentemente actuales para reflejar cómo ya antaño ya había las mismas inquietudes, y lo poco que se ha hecho por avanzar durante este tiempo.

Y cómo una serie de individuos concretos manejando las maquinarias de producción se han encargado de que esos avances no se produzcan al ritmo necesario.

Todo esto suena a serie muy ambiciosa y hasta transgresora, pero realmente el valor de 'Minx' está en cómo lo hace sin renunciar a una fresca ligereza propia de su género. Quiere apelar al intelecto del espectador para tocar cuestiones interesantes pero nunca quiere dejar de entretenerlo.

Por eso es una de las series más estupendas de este año y por eso no debería seguir siendo la tapada durante mucho más tiempo.

En Espinof | Las 13 mejores series en HBO Max en 2022... hasta ahora

Temas
Inicio
Inicio