Dura sólo 3 horas y la puedes ver en HBO Max: un inesperado lugar feliz en una comedia rural realmente empática y encantadora
HBO

Dura sólo 3 horas y la puedes ver en HBO Max: un inesperado lugar feliz en una comedia rural realmente empática y encantadora

La felicidad ni es sencilla ni tampoco es compleja. Es un ideal abstracto, un concepto a perseguir aunque muchas veces uno no sepa realmente lo que significa. Porque no está en una cosa concreta, no significa lo mismo para todo el mundo. Y, por su naturaleza abstracta, no es alcanzable. Sólo lo es una agradable sensación de paz personal a la que podemos darle ese nombre.

En algún lugar

El proceso para darse cuenta de ello sí que es complicado. Requiere mucha reconciliación con demonios, con traumas, con uno mismo, para así poder abrirse a otros. Es algo que explora de manera muy cálida y fresca una de las pequeñas sorpresas del año pasado como es 'Somebody Somewhere', una pequeña serie de HBO Max que sigue en el catálogo (de momento).

La cómica Bridget Everett entra en la cada vez más popular vertiente de la dramedia de media hora, con los hermanos Duplass ejerciendo de productores para dar forma a un relato de aceptación no muy alejado de 'Transparent', aunque menos anclada en una irreverencia indie. Episodios cortos con situaciones medianamente modestas y corregibles mediante humor a veces oscuro que van contribuyendo al viaje de crecimiento.

Everett da vida a Sam, una mujer de Kansas que regresa a su ciudad natal con su familia buscando como ponerse en pie. Como iremos descubriendo, una dolorosa pérdida ha azotado su existencia, y tendrá que navegar su futuro sin un apoyo que casi consideraba una extensión de sí misma. Tendrá que afrontar eso y también los problemas familiares mientras encuentra la aceptación en una comunidad de gente diferente.

Ver la serie es similar al viaje que experimenta la protagonista. Su mirada a la América rural, a los dramas familiares o a los lazos que estableces con el entorno está hecho desde una particular frescura. Nada revolucionario, pero sí especial en su empatía, con perlas de humor que entran de maravilla entre aspectos dramáticos complejos y crisis personales.Esto crea una experiencia tan agradable que te terminan encontrando muy a gusto con cada capítulo, incluso aunque entre en terrenos no especialmente bonitos. Los siete episodios de la serie forman un reducto tan especial dentro de la televisión de media hora actual que es tentador llamarlo un lugar feliz. Al menos, se acerca bastante al concepto que tengamos de él en la cabeza.

En Espinof | Las mejores series de HBO Max en 2022

Temas
Inicio