Compartir
Publicidad
Publicidad

TLC, un canal de realities bizarros para amas de casa americanas

TLC, un canal de realities bizarros para amas de casa americanas
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando hablamos de televisión por cable americana, normalmente nos centramos en los grandes canales que producen series de éxito. Pero hay otros muchos canales cuya dedicación es otra y que, de vez en cuando, es interesante echarles un ojo para ver qué nos ofrecen. Y entre el cable básico encontramos a TLC, o lo que es lo mismo, The Learning Channel. Este nombre se debe a que antaño se dedicaba a emitir programas divulgativos, siendo el hermano menor de Discovery Channel, aunque hoy día, de “learning” (aprendizaje) le queda poco.

En la actualidad, TLC se ha reconvertido en un canal de realities destinado al público de amas de casa, basando su programación en unas bases concretas que nos quedan claras al entrar a su web “Family, Home, Style, Cooking” (Familia, Hogar, Estilo y Cocina). Esos son los mimbres con los que, a grandes rasgos trabaja TLC, pero lo sorprendente es que con estos ingredientes que parecen a priori muy convencionales, ellos hacen un canal realmente bizarro, creando los realities más llamativos, insólitos y a veces chorras que podáis imaginar. ¿Queréis saber qué hace TLC?

Familias peculiares

Hablando de TLC estamos ante un canal destinado a amas de casa, a las housewives de América, y los contenidos de este canal son un reflejo de ellas y sus valores tradicionales. Por tanto, no es de extrañar que el leitmotiv de la mayoría de sus realities sea el concepto de familia. Y de ahí surgen todos los programas posibles relacionados con las familias más extrañas de Estados Unidos, teniendo especial predilección por las familias con infinidad de hijos.

  • Kate Plus 8

Probablemente este programa sea la joya de la corona y uno de los más famosos del canal. Es un reality de seguimiento sobre la vida de Kate Gosselin y sus ocho hijos (sextillizos y gemelos). Pero antes que nada hay que aclarar que el programa siempre ha sido conocido como ‘Jon & Kate Plus 8’, siendo Jon el entonces marido de Kate y padre de sus hijos, que tras el divorcio salió del programa. Este divorcio fue muy sonado entre la prensa del corazón yanqui, ya que allí la familia Gosselin es muy conocida.

De hecho, el anuncio televisado de su divorcio fue una de las emisiones más vistas de la tele por cable con 10,6 millones de espectadores. Tal es su nivel de popularidad que Kate fue una de las concursantes de ‘Dancing with the stars’ el año pasado. El programa cuenta ya con 7 temporadas y más de 120 episodios emitidos, y parece que tiene cuerda para rato porque sus audiencias son muy buenas y parece que la gente no se cansa de ver las andanzas de esta familia numerosa.

  • Sisters Wives

¿Alguien ha visto ‘Big Love’ y ha pensado que eso de las familias de mormones no existe en la realidad? Pues las hermanas esposas son precisamente el eje central de ‘Sister Wives’. TLC te invita a conocer la vida de Kody Brown, sus tres esposas, Meri, Janelle, y Christine, y un total de 16 hijos que suman entre todos. Curioso, desde luego.

Bodas y nacimientos

Si como hemos visto las familias diferentes generan una gran atracción entre los espectadores del TLC, también lo serán otros aspectos relacionados con la familia. En concreto, en este epígrafe podemos destacar dos tipos de programas relacionados con crear una familia, las bodas como paso previo a la formación del nucleo familiar, o los nacimientos como su consolidación.

  • Say yes to the dress (Di sí al vestido)

A las amas de casa americanas les gustan las bodas. Les gusta soñar con los preparativos, con quienes serán los invitados y qué flores adornarán la iglesia. Pero sobre todo, les gusta lo más importante de una boda, ¿el novio? no, el vestido que lucirá ella. Y entorno a este concepto gira ‘Say yes to the dress’, donde las futuras esposas se verán en la tesitura de elegir vestimenta nupcial con una tendencia algo exagerada a montar un drama de todo esto. Este docu-reality ha sido recientemente comprado en España por Telecinco para ser emitido en Divinity proximamente bajo el título ‘El vestido de tu boda’.

  • I Didn’t know I was pregnant (No sabía que estaba embarazada)

Aquí damos con otro de los que te hacen levantar las cejas más allá de tu frente. Si veis el video os daréis rápidamente cuenta de que estamos ante una dramatización hecha de una manera bastante patillera, pero aún así el leitmotiv del programa no deja de ser curioso: relatar la historia de chicas que no sabían que estaban embarazadas hasta que les tocó dar a luz. Que ya hay que ser corto para no darse cuenta, pero en Estados Unidos hay gente para todo, y si no la hay, se las inventan.

Comida y alimentación

  • Next Great Baker

nextgreatbaker.jpg

Toda cadena de entretenimiento que se precie tiene un concurso para buscar un talento en algo. Con los clásicos títulos del tipo America’s next lo que sea o The Next Best algo, hay programas que buscan estrellas de cualquier disciplina, desde cantantes a bailarines, pasando por modelos o diseñadores de ropa. Y luego están los que buscan panaderos. ¿Dominas la chapata y la baguette tan bien como para ser el mejor de América? Pues hará falta más que eso, porque como imaginaréis, ahí se hacen unas tartas prodigiosas. El programa va por su segunda temporada y viene precedido del éxito de ‘Cake Boss’.

Los incunables

  • My Strange Addiction (Mi extraña adicción)

‘My Strange Addiction’ es probablemente mi favorito de todos los realities del TLC. Va un poco en la línea de la serie documental ‘Gente extraordinaria’ que emite Cuatro, y como su propio nombre indica, es un programa que relata la vida de gente con adicciones raras. No hablamos de drogas, de bebidas alcoholicas, ni siquiera de pegamento, estos sujetos van mucho más allá. Y para muestra, un botón, ahí tenéis en el video a una señorita cuya adicción es comerse el relleno de los cojines. Tal cual.

Y así, en esa línea podemos ver adicciones como comer cristales, detergente o el propio pelo, hasta trastornos obsesivos por la limpieza. También tenemos casos como el de una mujer alérgica a los gatos que vive con veinte de ellos, un chico adicto a oler chicles usados, o una chica a la que le encanta dormir con el secador encendido en la cama. Cada caso más insólito que el anterior.

  • Extreme Couponing (Descuentos extremos)

Puede que aquí en España no hagamos mucho cuanto a los cupones descuento que traen las Páginas Amarillas o la QDQ, y que solamos olvidar en el bolsillo de un pantalón los flyers que nos dan y nunca los lleguemos a usar, pero en Estados Unidos es diferente. Sobre todo si hablamos del tipo de ama de casa que sintonizaría el TLC.

En EE.UU. gozan los vales descuento, les encanta disfrutar de sus gangas y ofertas, y algunas señoras se dedican a recortarlos y coleccionarlos hasta el punto de conseguir importantes ahorros en su cesta de la compra. Y de esto va ‘Extreme Couponing’, de señoras que ahorran una barbaridad a base de usar decenas de vales. Sí, han hecho un programa sobre eso.

  • Mall Cops (Policías de centros comerciales)

‘Mall Cops’ es un reality que me provoca una risa no pretendida por ellos a causa de lo absurdo de su planteamiento, y sobre todo del tono con el que tratan el tema. El programa es una especie de versión del mítico ‘Cops’ de FOX, pero centrado en lugar de en policias, en guardias de seguridad de centros comerciales.

Y manifiesto todos mis respetos a los trabajadores del sector de la seguridad, no os equivoquéis, pero nadie me dirá que su labor es tan apasionante como para hacer de ello un reality, que un Wal-Mart no es precisamente el SD-6. Pero si ya la temática es de risa, el colmo es que nos lo presenten como algo super serio, con música de tensión peliculera como si el borracho de turno al que tienen que reducir fuese un peligroso terrorista islámico. Simplemente ridículo.

Esta es una muestra de a lo que dedica su programación el canal TLC. Hay un poco de todo, cosas interesantes y cosas muy marcianas, pero dentro de una lógica interna del canal que deja muy claro a sus espectadoras qué le va a ofrecer. Algunos de estos formatos son para olvidarlos, pero hay otros que bien podrían ser adaptados aquí en España y les vendrían la mar de bien a algunos canales, especialmente a los de TDT. ¿No sería genial un ‘My strange addiction’ en Cuatro? ¿No seguiríais en Nova a la versión patria de Kate Gosselin?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos