Compartir
Publicidad
Antes de 'You': 13 películas de psicópatas que quieren ser tus mejores amigos
Listas

Antes de 'You': 13 películas de psicópatas que quieren ser tus mejores amigos

Publicidad
Publicidad

Uno de los últimos éxitos-sorpresa de Netflix (el de aquella semana, que ésta ya hay otro) ha sido 'You', una interesante serie de suspense con psicópata a bordo, con un argumento que a los amantes de los thrillers para todos los públicos les resultará familiar: un librero (Penn Badgley) de modales aparentemente exquisitos y gran corazón se obsesiona con una chica (Elizabeth Leil) sin que ésta lo sepa. La vigila en redes, entra en su casa y se enemista con quienes sospechan de sus intenciones.

Un auténtico elemento, y que encaja perfectamente con uno de los villanos más recurrentes del thriller de las ultimas décadas, aunque sus orígenes pueden remontarse mucho más atrás, con cultivadores tan notorios como Alfred Hitchcock. Son los acosadores (o acosadoras, que ellas también pueden ser maquiavélicas) que se introducen en una familia o en una relación, a veces sin levantar sospecha, a veces aparentando ser solo un poco raritos, y poco a poco despliegan una telaraña de trampas, regalos envenenados y comportamientos pasivo-agresivos que acaban resultando de lo más inquietantes.

Como homenaje a esta subsección de los psicópatas que antes de sacar el cuchillo jamonero pasan una buena temporadita crispando los nervios del respetable y haciéndose pasar por excelentes personas (aunque solo engañan al incauto protagonista), hemos seleccionado algunos de los más notables. Estos son los 13 acosadores más inesperados y seductores del cine.

Sospecha (Suspicion, 1941)

Dirección: Alfred Hitchcock

Reparto: Cary Grant, Joan Fontaine, Cedric Hardwicke, Nigel Bruce, Dame May Whitty, Isabel Jeans, Heather Angel

La idea del peligroso asesino oculto tras una capa de normalidad inofensiva, o incluso tras un aspecto de agradable caballerosidad, fue introducido en el cine por el maestro de la sospecha constante, los falsos culpables y la mirada engañosa: Alfred Hitchcock y su muda 'El enemigo de las rubias' (1927). Estaba inspirada en las andanzas de Jack el Destripador, con un inquilino en una pensión, atractivo y sin mácula que sin embargo podría ser un psicópata que asola las calles de Londres.

Pero es 'Sospecha' la gran película de Hitchcock sobre el tema: Cary Grant es um vividor que se casa con una solterona (Joan Fontaine) cautivada por su buena planta, pese a las advertencias de familiares y amigos. Pronto sospechará de sus buenas intenciones, todo ello con un jugueteo con la mirada del espectador magistralmente plasmado en la secuencia en la que Grant sube a su dormitorio un vaso de leche que puede estar envenenado: una auténtica pieza magistral de suspense minimalista.

Crítica en Espinof: Sospecha

Escalofrío en la noche (Play Misty for Me, 1971)

Dirección: Clint Eastwood

Reparto: Clint Eastwood, Jessica Walter, Donna Mills, John Larch, Jack Ging, Irene Hervey, James McEachin, Clarice Taylor

Adelantándose más de década y media a 'Atracción fatal', el debut en la dirección de Clint Eastwood (que rodó sin cobrar para conseguir el encargo) es una película por una parte adelantada en su tiempo, con su historia de un disc-jockey (Eastwood) que se ve acosado por una fan con la que ha tenido una noche de sexo ocasional (Jessica Walter). Y por otra, un thriller que bebe mucho del suspense tradicional, con un tramo final que Hitchcock habría firmado sin problemas.

El resultado, con Eastwood muy influido por Don Siegel, su referente más claro y directo, tiene tanto de innovador en lo formal -se permite experimentar en algunas secuencias con el montaje y el sonido-, como de abrazo caluroso a las convenciones del género. Algo hay de gótico moderno en las imágenes de la madura Walter dejándose llevar por los demonios en la penumbra, cuchillo en ristre y agrediendo a todas las posibles competidoras por el corazón de su ídolo.

El padrastro (The Stepfather, 1987)

Dirección: Joseph Ruben

Reparto: Terry O'Quinn, Jill Schoelen, Shelley Hack, Charles Lanyer, Stephen Shellen, Stephen E. Miller, Robyn Stevan

Otra película adelantada a su tiempo, protagonizada por un perfecto y muy inquietante Terry O’Quinn, que bastantes años después alcanzaría fama internacional con 'Lost'. Antes de 'La mano que mece la cuna' o 'De repente un extraño', Josep Ruben (que unos años más tarde rodaría otra muestra del género pero con niños, la simpática 'El buen hijo', donde enfrentó a Macaulay Culkin y Elijah Wood) ya contaba la historia de un recién llegado a una familia que conseguía cautivar a todos salvo a una suspicaz hija adolescente.

Es una de las piezas más perversas de esta lista, una película sencilla que, sin embargo, disecciona sin piedad las emociones artificiales que hacen funcionar a las familias y cómo es relativamente sencillo trampearlas para introducir elementos extraños. Altamente inquietante y con una gran cantidad de buenas ideas visuales, tendría un remake inferior en 2009, pero también apropiadamente perverso. En ella el padrastro del mal sería Dylan Walsh ('Nip & Tuck')

Atracción fatal (Fatal Attraction, 1987)

Dirección: Adrian Lyne

Reparto: Michael Douglas, Glenn Close, Anne Archer, Ellen Hamilton Latzen, Stuart Pankin, Fred Gwynne

Del mismo año que que 'El padrastro', este éxito mundial fue básico a la hora de configurar las constantes del género, que aquí tomaron forma de thriller psicosexual (influyendo a su vez en posteriores bombazos como 'Instinto básico'). Algunos de los elementos que le dieron fama han quedado anticuadísimos, como es la pura esencia de la historia: Michael Douglas es un esposo infiel que comienza a ser acosado por una amante despechada (Glenn Close).

De ese modo Adrian Lyne, siempre tan elegante, se las arregla para victimizarlo a él y convertirla a ella en una chiflada peligrosa, con un punto de vista que hoy resulta esquemático y previsible. Pero dejando eso de lado, la escalada de demencia es divertidísima, empezando por el drama romántico y acabando con el grand-guignol cuchillo en ristre, y la interpretación de Glenn Close configura una de las psicópatas más memorables de la pantalla. Revisarla dejando los prejuicios a un lado y con todos los peros que se le quieran poner, puede dar pie a alguna que otra sorpresa gracias a sus espeluznantes excesos y su falta de medida.

De repente, un extraño (Pacific Heights, 1990)

Dirección: John Schlesinger

Reparto: Michael Keaton, Melanie Griffith, Matthew Modine, Beverly D'Angelo, Nobu McCarthy, Laurie Metcalf, Carl Lumbly

Aunque muchos la recuerdan como una explotación del éxito de 'La mano que mece la cuna', en realidad esta película es anterior: se le adelantó un par de años con uno de los mejores psicópatas del subgénero. Un Michael Keaton extraordinario, recién salido de 'Batman', que se instala en un piso alquilado por Melanie Griffith y Matthew Modine. Atrincherado allí y conocedor de una buena cantidad de vacíos legales, se dedica a ponerles de los nervios y a coleccionar insectos.

El resultado es una película negra y macabra, que como los mejores casos del género, usa la figura del "extraño" para poner en solfa las convenciones de la vida acomodada. El desconcierto con el que fue recibida en su día, cuando aún no estaba claro si Keaton era Bitelchús, el Hombre Murciélago o ambas cosas, ha sido superado, y hoy podemos verla como una de las muestras más peculiares del subgénero de los psicópatas meticulosos en unos nacientes noventa que nos tendrían que dar aún muchos disgustos.

La mano que mece la cuna (The Hand that Rocks the Cradle, 1992)

Dirección: Curtis Hanson

Reparto: Rebecca De Mornay, Annabella Sciorra, Matt McCoy, Julianne Moore, Ernie Hudson, Madeline Zima, John de Lancie

Aunque, de forma asombrosamente casual, coincidió en el tiempo con la algo inferior (pese a su estupendo reparto: Ray Liotta, Kurt Russell, Madeleine Stowe) 'Falsa seducción' y con 'Mujer blanca soltera busca...', esta fue la que se llevó el gato al agua en taquilla, con casi noventa millones de dólares de recaudación sobre unos diez de presupuesto. El secreto estuvo en su estética y violencia comedidas y accesibles, así como su regreso a la idea de 'Atracción fatal', pero inyectándole el tema de la maternidad frustrada y bajándole las revoluciones histéricas.

Curtis Hanson rodaría películas más atractivas, como 'L.A. Confidential', pero esta fue la que convirtió a Rebecca De Mornay en una estrella durante un tiempo limitado, gracias a su físico atractivo pero cotidiano, y a la accesible y empática malicia con la que bañó su interpretación. Al final la película no es más que una modesta intriga sin demasiadas sorpresas, pero su onda expansiva aún la notamos hoy.

Mujer blanca soltera busca... (Single White Female, 1992)

Dirección: Barbet Schroeder

Reparto: Bridget Fonda, Jennifer Jason Leigh, Steven Weber, Peter Friedman, Stephen Tobolowsky, Frances Bay

Aunque en sus últimos compases pierde algo de interés, cuando se convierte casi en una película de psicópatas al uso con persecución de jovencitas hacha en ristre, esta película de un Schroeder arrancando su interesante etapa en Hollywood tiene unos compases iniciales muy notables, por sutiles y reconocibles. Bridget Fonda pone un anuncio buscando compañera de piso y se presenta una Jennifer Jason Leigh que quiere ser su mejor amiga por las buenas o por las malas.

Como más adelante haría 'Un loco a domicilio' con las amistades masculinas, 'Mujer blanca soltera busca...' disecciona, bajo una apariencia de thriller, los vericuetos de una relación tóxica entre mujeres. Quitarse novios o imitar trajes y peinados son solo algunos de los engranajes de la maquinaria del amor-odio autoimpuesto, que refleja con muy buen gusto este gótico urbano con extraordinarias interpretaciones de sus dos protagonistas. Más maquiavélica de lo que aparenta, deliciosamente pasada de moda en lo estético, pero aún muy pertinente.

Fanático (The fan, 1996)

Dirección: Tony Scott

Reparto: Robert De Niro, Wesley Snipes, John Leguizamo, Benicio Del Toro, Ellen Barkin, Chris Mulkey, Patti D'Arbanville

Excesiva y caricaturesca, pletórica del vibrante estilo visual del Scott bueno, 'Fanático' da un paso más allá en lo visto hasta ahora, el lógico después de que el psicópata que esconde una furia homicida tras una apariencia cotidiana se infiltre en una familia. 'Fanático' plantea esa misma historia, pero ambientada en la sociedad del espectáculo, una que ha evoluionado mucho desde 'Escalofrío en la noche': aquí es un fan fatal (Robert De Niro, que venera a un jugador de beisbol interpretado por Wesley Snipes) el que se convierte en una máquina de trinchar personas.

Es decir, que de la veneración a un extraño se pasa a eliminar por las malas a todo lo que se interponga en la relación entre ambos, al estilo de lo que planteaba Eastwood, pero sin necesidad de la intimidad sexual entre fan y acosado. Escasamente sutil, pero muy divertida en su esquemático planteamiento esta película de Tony Scott vaticina muchas neuras del siglo XXI, mientras que paradójicamente otea a una película muy, muy anterior de Robert De Niro, en la que también hacía de admirador desquiciado: 'El rey de la comedia'.

Un loco a domicilio (The Cable Guy, 1996)

Dirección: Ben Stiller

Reparto: Jim Carrey, Matthew Broderick, Leslie Mann, George Segal, Diane Baker, Jack Black, Owen Wilson

La película más extravagante y oscura (y se podría discutir si no es también la mejor) de las respectivas filmografías de Jim Carrey y Ben Stiller es esta auténtica olla de aceite hirviendo con la que el actor casi destroza una carrera que parecía imparble después de haber protagonizado el mismo año 'Ace Ventura', 'La máscara' y 'Dos tontos muy tontos'. Del varapalo crítico y de taquilla que se llevaron ambos se recuperarían pronto con dos obras mayores como 'Zoolander' y 'El show de Truman', y los años han sentado estupendamente a esta magistral fiasco, comedia solo en la superficie.

En realidad, el guión de un Judd Apatow también pre-estrellato es un negro retrato de las amistades tóxicas masculinas, por supuesto completamente desatado, pero en el que todos podremos encontrar detalles de escalofriante cotidianeidad. Más cerca de 'Mujer blanca soltera busca' y su semblanza de una room-mate desnortada que de 'La mano que mece la cuna', 'Un loco a domicilio' exige al espectdor unas buenas dosis de humor negro, pero le recompensa con un retrato devastador y emotivo (aquí no hay villanos, solo un paria social sin remedio) de lo peor de los mejores amigos.

Fanática (Swimfan , 2002)

Dirección: John Polson

Reparto: Jesse Bradford, Erika Christensen, Shiri Appleby, Kate Burton, Dan Hedaya, Kia Goodwin, Clayne Crawford

En los ultimísimos coletazos de la fiebre por el psycho-thriller adolescente post-'Scream', el género decidió sumergirse en los resortes del suspense a lo 'Atracción fatal', casi replicando el argumento de aquella, pero con ambientación universitaria. Aquí, el atleta juvenil Jesse Bradford tiene un encuentro sexual furtivo con Erika Christensen y ésta pierde la chaveta, haciéndose pasar por su fan y camelándose a la familia y amigos del desprevenido chavalote.

El resultado no es gran cosa y discurre en todo momento por los vericuetos más tópicos del género, pero desde luego deja claro que la fórmula puede aplicarse a cualquier entorno y moda, posiblemente porque los temores que refleja son universales. Tu mejor amigo o amiga, tu amante, tu nueva pareja pueden hacerte la puñeta: la paradoja es que, dependiendo de quien ejerza ese papel, el mensaje de la película será más o menos carca.

La víctima perfecta (The Resident, 2011)

Dirección: Antti Joniken

Reparto: Hilary Swank, Jeffrey Dean Morgan, Christopher Lee, Lee Pace, Aunjanue Ellis, Michael Massee, Penny Balfour

El nuevo siglo y las últimas tecnologías renovaron el modo de plantear el suspense, ahora con un extra de cámaras de vigilancia y espionaje por redes sociales, lo que ya tiende el puente de forma definitiva hacia lo que hemos visto en 'You'. Las dos primeras películas de esta revitalización del género fueron esta simpática primera película de la nueva etapa de la Hammer como productora y la más bien horrible 'Mientras duermes' de Jaume Balagueró.

Aquí tenemos una inquilina (Hilary Swank) que empieza a sospechar que está siendo espiada por su casero (Jeffrey Dean Morgan), pero la película juega muy bien sus cartas (el as de picas es nada menos que Christopher Lee como vecino sabio y siniestro). Y, haciendo honor a la tradición hammeriana, inyecta en la historia elementos visuales de película de casas encantadas (pasadizos, trampas, ruidos extraños), dándole una personalidad muy especial. En esa misma época el terror tomaría al asalto el género de los psicópatas familiares, con películas ya más esquinadas hacia lo siniestro como 'Tú eres el siguiente' o 'Protegidos por su enemigo' de Neil LaBute

Crítica en Espinof: La víctima perfecta

Open Windows (2014)

Dirección: Nacho Vigalondo

Reparto: Elijah Wood, Sasha Grey, Neil Maskell, Adam Quintero, Iván González, Jaime Olías, Rachel Arieff, Jake Klamburg

Aunque no tan redonda como otras películas del director cántabro, la valentía formal de 'Open Windows' sigue siendo pasmosa: la narración en multipantalla es una prolongación, caricatura e hipervitaminación de las propuestas del Brian De Palma más chiflado. Y con el empleo de Sasha Grey como actriz perseguida por un fan obsesivo, adquiere una metalectura muy interesante.

Aquí, Elijah Wood está en el centro de un complot de espionaje a la actriz, y todo lo vemos desde una pantalla de ordenador donde se van abriendo múltiples ventanas, en una apuesta por la saturación sensorial mucho más arriesgada de lo que parece. El conjunto es una reflexión sobre la era del simulacro que tiene mucho que ver con las películas de psicópatas que se hacen pasar por tu mejor amigo, solo que aquí hay un cristal por medio.

Crítica en Espinof: Open Windows

El regalo (The Gift, 2015)

Dirección: Joel Edgerton

Reparto: Rebecca Hall, Jason Bateman, Joel Edgerton, Beau Knapp, Allison Tolman, David Denman, P.J. Byrne

Una variante de la historia de psicópata que empieza como amigo y se convierte en una auténtica peste de persona, pero con giros argumentales y colleja para el listo que empieza la película creyéndose que lo ha visto todo. Joel Edgerton (que ganó muy merecidamente ese año en Sitges el premio a la mejor interpretación masculina) es el misterioso amigo de la infancia salido de la nada, y también es el director de esta joya de humor negro y golpes bajos donde se saca buen partido de la imagen de chico bueno de Jason Bateman.

Lo mejor es que también funciona a toda potencia como película de suspense: todos los tropos (de las cenas incómodas a los regalos envenenados pasando por las mascotas como víctimas propiciatorias) están aquí, pero siempre con un giro que distancia a 'El regalo' de otras películas que parten del mismo punto. Una pequeña maravilla que casi podríamos decir que, hasta el siguiente giro o la siguiente sorpresa que cambie el género, sirve para enterrar los tópicos que llevan dando tumbos desde 'Sospecha' de Hitchcock.

Crítica en Espinof: El regalo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio