Uno de los retratos más duros de la guerra se encuentra en esta película alemana de Netflix que se ha convertido en una de las sensaciones inesperadas del año
Netflix

Uno de los retratos más duros de la guerra se encuentra en esta película alemana de Netflix que se ha convertido en una de las sensaciones inesperadas del año

El cine bélico ha vivido siempre en una eterna contradicción, señalada tiempo ha por François Truffaut con ese "toda película de guerra termina siendo pro-guerra" que sigue siendo pertinente a día de hoy. Es casi imposible no caer en la glorificación de la guerra cuando tratas de hacerla visualmente potente y, al final, fascinante. Algo que contradice cualquier mensaje de crítica sobre la propia guerra.

No es que el cine en general esté libre de contradicciones. Precisamente muchas grandes películas saben cómo navegarlas, y hay grandes ejemplos de cine bélico en ese aspecto. No obstante, una de las sorpresas más inesperadas del momento consigue hacer creíble su retrato del horror de la guerra más que obras como '1917' o 'Dunkerque', y no tiene tanto que envidiar en espectacularidad. Se trata de 'Sin novedad en el frente'.

Cómo se pierde la humanidad

La nueva versión de la obra literaria de Erich Maria Remarque se ha convertido en uno de los éxitos más importantes en materia de cine en Netflix, y no partía nada precisamente a su favor para ello. Es una propuesta que, incluso con sus momentos potentes, es muy reposada, hablada exclusivamente en alemán y con duración aproximada de dos horas y media.

Cierto es que la plataforma tiende a tener muchos éxitos internacionales, pero el caso de la película de Edward Berger es interesante precisamente por no caer en tendencias propias de algoritmo, que sí suelen ser comunes en los grandes pelotazos. Es una propuesta autoral que ha triunfado con rotundidad allí donde gente muy loable como Martin Scorsese o Jane Campion se ha quedado rozando con la punta de los dedos.

Es, hasta cierto punto, esperanzador para propuestas elegantes y con cosas que contar como la película germana. Su exploración de la Primera Guerra Mundial desde la perspectiva del bando alemán es capaz de deconstruir secuencias de batalla realmente increíbles para que impacten visualmente pero no se pierda la denuncia del terror y de las deplorables actitudes humanas durante el conflicto. En ese aspecto, tiene una influencia muy directa de demoledoras experiencias como 'Masacre. Ven y mira'.

'Sin novedad en el frente': ven y mira

Entre lo más valioso de su película se encuentra cómo va contando con sumo mimo cómo las autoritarias fuerzas del estado van cautivando la ilusión de jóvenes patriotas, que no tardarán en convertirse en hombres rotos. La oscuridad con la que Berger va señalando las diferentes fuerzas involucradas en el mantenimiento de un conflicto innecesario hacen punzante la experiencia.

No por ello deja de haber momentos de respiro, donde pueda haber cierta humanidad que dé vida y realismo a los personajes que vemos, aunque luego nos muestre cómo queda sepultada entre ceniza y artillería. Esa riqueza en el relato la hace digna heredera de la primera adaptación realizada por Lewis Milestone en 1930, quizá menos contundente vista con ojos del presente pero no carente de exploración y humanismo excelentemente desarrollados.

No obstante, también cabe señalar cómo la actual 'Sin novedad en el frente' termina perdiendo su colmillo ella sola a causa de aspectos como su duración. En sus ansias por querer cubrir todos los frentes posibles en su relato la experiencia termina parcialmente diluida, dejando la nota agridulce en lo que, por otro lado, sigue siendo una película que debe ser vista y apreciada con detenimiento. Dicho de otro modo, la antítesis de película que ponerse mientras planchas, que es siempre la tentación con algo original de Netflix.

Temas
Inicio