Compartir
Publicidad

Las peores películas de superhéroes

Las peores películas de superhéroes
93 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Este pasado viernes llegaba a los cines de toda España ‘Thor: El mundo oscuro’ (‘Thor: The Dark World’, Alan Taylor, 2013), la nueva película de superhéroes avalada por Marvel. Estoy seguro de que provocará reacciones para todos los gustos, desde los que la disfrutarán enormemente hasta los que se sentirán bastante timados por ella, por lo que es una ocasión tan buena como cualquier otra para ofreceros una pequeña reflexión sobre las que considero que son las peores películas de superhéroes que he visto. Eso quiere decir que títulos como ‘The Fantastic Four’ (Oley Sassone, 1994), que en breve comentará mi compañero Sergio dentro de su especial Cómic en cine, o ‘Capitán América y El Santo contra Spider-Man’ (‘3 Dev Adam’, T. Fikret Uçak, 1973) se han quedado fuera de la misma.

Mi compañero Juan Luis ya nos ofreció en su momento la otra cara de la moneda, es decir, sus películas favoritas protagonizadas por un superhéroe, por lo que ya iba siendo hora de adentrarse en las mayores blasfemias cinematográficas centradas en esta tipología de personaje. Ya puedo adelantaros que, como viene siendo habitual en mis últimas reflexiones, ninguna de las que aparecen en la imagen superior forman parte de este lista y que, como era de esperar, tampoco encontraréis más abajo a la muy entretenida secuela de ‘Thor’ (Kenneth Branagh, 2011). Sin más que añadir, os dejo con ellas.

'Batman & Robin'

Batman es seguramente el superhéroe más cool jamás creado —aunque yo tenga mis más y mis menos con el hecho de considerarlo como tal—, pero Joel Schumacher estuvo a punto de destruir para siempre su potencial cinematográfico con la espantosa ‘Batman & Robin’ (1997). Resulta complicado destacar cuáles son las principales debilidades de una película en la que ni lo más mínimo funciona, por lo que dejaré a vuestra elección si os molesta más la lamentable inclusión de Batgirl, el ridículo villano interpretado por Arnold Schwarzenegger —aunque quizá sea peor la pésima utilización de Bane—, un guión sin pies ni cabeza o Schumacher dando lo peor de sí mismo cuando sus excesos tampoco habían funcionado tan mal en ‘Batman Forever’ (1995).

'Las aventuras de Food Boy'

Las aventuras de Food Boy

Una película que se vende con el eslogan de que no todos los superhéroes luchan contra el crimen ya nos garantiza algo inusual, pero esto no es necesariamente algo bueno. ‘Las aventuras de Food Boy’ ('Food Boy', Dane Cannon, 2008) nos habla de un adolescente que el día que cumple 5900 días descubre que puede expulsar comida por sus manos, y su gran objetivo con ello es convertirse en presidente del consejo de los estudiantes para así tener algo que quede bien en su aplicación para una de las mejores universidades del país. Creo que el argumento ya deja claro lo absurdo que es lo que encontraréis aquí, pero el resultado es aún peor, desde su impersonal aspecto visual propio de una serie mala de Disney Channel hasta un guión repleto de justificaciones porque sí, diálogos que dan vergüenza ajena y un reparto repleto de desconocidos sin talento.

'Catwoman'

Catwoman

La idea de que Catowman protagonizara una película se remonta a mediados de los noventa, cuando la aplaudida caracterización de Michelle Pfeiffer en ‘Batman vuelve’ (‘Batman Returns’, Tim Burton, 1992) sedujo a Warner para tantear la idea. Sin embargo, no logró salir adelante y a principios del siglo XXI se tanteó a actrices como Ashley Judd o Nicole Kidman para protagonizarlo, pero fue finalmente Halle Berry quien aceptó el papel, siendo la primera gran producción que lideraba tras ganas un Oscar por su participación en ‘Monster’s Ball’ (Marc Forster, 2001). Además, consiguieron que Pitof diese el salto a Hollywood tras tener un gran éxito con su entretenida ópera prima ‘Vidocq’ (2001). ¿Qué podía salir mal? Pues absolutamente todo, aunque el insustancial y risible guión de John Rogers, Michael Ferris y John D. Brancato sea el origen de casi todos sus males.

'Steel, un héroe de acero'

Steel, un héroe de acero

Tras una breve y bastante aceptable aparición en ‘Ganar de cualquier manera’ (‘Blue Chips’, William Friedkin, 1994), Shaquille O’Neal quiso convertirse en una estrella de cine durante los ratos que le dejaba libre su carrera como jugador de baloncesto. ¿El resultado? Dos completos desastres como ‘Kazaam’ (Paul Michael Glaser, 1996), donde daba vida a uno de esos genios que conceden deseos tras ser liberados, y ‘Steel, un héroe de acero’ (‘Steel’, Kenneth Johnson, 1997), una especie de versión para todos los públicos de ‘RoboCop’ (Paul Verhoeven, 1987). Por una vez, la total ausencia de calidad —acabado visual de baratillo, puesta en escena vulgar, un relato repleto de situaciones absurdas y que difícilmente podría ser más aburrido, etc.— vino acompañada de un fiasco económico tal que Saquille decidió aparcar su carrera en la gran pantalla para dedicarse a machacar el aro —y fallar un tiro libre detrás de otro— de los equipos rivales en la NBA.

'Superman IV: En busca de la paz'

Superman IV: En busca de la paz

La insultante película mató al personaje de Superman en el cine durante casi 20 años. Lo cierto es que apenas puedo aportar gran cosa a la infinidad de críticas negativas que ‘Superman IV: En busca de la paz’ (‘Superman IV: Quest for Peace’, Sidney J. Furie, 1987) ha recibido, por lo que me dedicaré a señalar que la drástica reducción presupuestaria se nota mucho en el apartado visual, que el guión debió ser escrito por los monos borrachos de Lawrence Konner y Mark Rosenthal y que el único sentimiento que despierta la película es el de la vergüenza ajena. Con todo, tengo que concederle que puedes llegar a pasar un buen rato si la ves tomándotela a cachondeo en compañía de buenos amigos.

Crítica en Blogdecine:

'Supersonic Man'

Supersonic Man

De la película que mostró lo peor del hombre de acero a la cinta española que quiso explotar el previsible éxito de ‘Superman’ (1978), aunque Juan Piquer Simón no quiso limitarse a ello y también copió descaradamente Star Wars con ‘Que la fuerza de las galaxias sea conmigo’, la frase utilizada para que el protagonista abandone su camuflaje humano. Es evidente que el presupuesto de ‘Supersonic Man’ (1979) era bastante inexistente, algo que se deja notar en unas soluciones visuales que ya en la época debieron ser dañinas para la vista de los espectadores. Por lo demás, pésimos personajes —aunque las actuaciones de su reparto tampoco ayudan precisamente a mejorarlo— y un guión del que resulta imposible salvar lo más mínimo. Eso sí, no tengo muy claro que realmente sea la peor película de Juan Piquer Simón, que con ésta al menos puedes divertirte a su costa.

Crítica en Blogdecine:

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio