Publicidad

We all Scream for Ice Cream

11 comentarios

Publicidad

Hay películas que se ganan nuestra simpatía con sólo una escena. 'Bajo el Peso de la Ley' (del original 'Down by Law', o 'Don Bailao' como lo llaman algunos), película de Jim Jarmusch, es un decente título que cambia de género varias veces. Rodada en riguroso blanco y negro, cuenta las andanzas de tres presos cuyas historias se han contado en forma de tramas paralelas. Es curioso que la película sea más un repositorio de anécdotas que una trama lineal. Así, puede ocupar varios minutos las tonterías que hace uno de los personajes en la cárcel, o un diálogo dudosamente trascendente, que por ejemplo, los detalles de la fuga que se lleva a cabo.

Los protagonistas de la película, y de la escena que les presento, son Tom Waits, John Lurie y Roberto Benigni. Sí, Roberto Benigni, que ya era un actor conocido antes de 'La vida es bella', aunque muchos espectadores no le habían descubierto todavía. Están en la cárcel, jugando al póker, y de repente al personaje de Benigni, que habla con un marcadísimo acento italiano, se le ocurre, por asociación de ideas, el gran parecido fonético entre "scream" y "ice cream" (gritar y helado, respectivamente).

Entonces Benigni empieza a recitar, más que a cantar, una frase ingeniosa de forma obsesiva: "I scream, you scream, we all scream for ice cream" ("yo grito, tú gritas, todos gritamos por helado"). Su acento italiano hace que se incluya una "a" final detrás de scream y ice cream. Sus compañeros de celda al principio se quedan tan atónitos como el espectador, pero luego empiezan a imitarle, con una entonación asonante e hipnótica, y más tarde toda la cárcel empieza a cantar como una especie de cántico de rebelión.

Si esta película se hubiera hecho en la actualidad y no en 1986, seguramente sería una opción para los politonos de móviles, sería objeto de parodias en cine y televisión, y sería, en fin, parte de la cultura popular. Les parecerá simpático o abominable, pero todos se sorprenderán repitiendo mentalmente el soniquete durante horas. Por cierto, que Jarmusch ha filmado su última película, 'The Limits of Control', en Madrid, Almería y Sevilla.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios