Compartir
Publicidad

'Cómo conocí a vuestra madre' y la temporada de Robin

'Cómo conocí a vuestra madre' y la temporada de Robin
33 Comentarios
Publicidad
Publicidad


El capítulo del pasado lunes de ‘Cómo conocí a vuestra madre‘, llamado ‘The Symphony of Illumination’, ha causado un notable revuelo en Estados Unidos. Las acusaciones de que es tramposo y nos engaña, y de que es peor que el final de la primera temporada de ‘The Killing‘, han salido a la velocidad del rayo, y para dejarlo claro desde el principio, creo que todas ellas están dejando entrever que esos críticos no saben qué serie están viendo y tienen una memoria muy corta y muy selectiva. El modo en el que Robin nos narra, refiriéndose a unos supuestos hijos suyos, todas las consecuencias de su alarma de embarazo no hace más que seguir las tácticas que el Ted del futuro ha seguido desde el principio de la serie, escamoteándonos información, mezclando historias, reservándose detalles para otros momentos y convirtiéndose, a grandes rasgos, en el narrador menos fiable del mundo.

Ahí está en parte la gracia de ‘CCAVM’, y protestar porque Robin se sirve de los mismos trucos que el Ted de 2030 es menospreciar la evolución que está viviendo esta temporada Robin Scherbatsky, un personaje que siempre ha estado en un plano secundario y que, durante muchos episodios, los guionistas no sabían qué hacer con ella una vez dejó de ser novia de Ted. Carter Bays y Craig Thomas afirmaron, al principio de esta séptima entrega, que Robin iba a ganar mucho protagonismo, y episodios como ése, que la obligan a confrontar aspectos muy decisivos de su futuro, le permiten mostrar más facetas y tener más gancho emocional.

Robin y Barney

Casi todo el desarrollo de Robin que estamos viendo se presenta en relación a Barney. Estuvieron brevemente juntos en la cuarta temporada, pero todos sabemos que ahí sigue habiendo algo. En estos capítulos de la séptima entrega, son ellos los que están llevando la carga “romántica”, si queréis, de la serie, y no tanto Ted, al que están dejando descansar después del infausto asunto con Zoey. Y aunque se puede objetar que están tirando de algunos de los trucos más viejos en el manual de las comedias románticas (como ese “yo dejo a mi novia para estar contigo pero tú no dejas a tu novio”), con Neil Patrick Harris y Cobie Smulders funcionan. Siempre han tenido gran química y han resultado muy entretenidos y divertidos de ver juntos, y ahora están aprovechando perfectamente las tramas un poco más dramáticas que los guionistas les están ofreciendo.

himym_Barney

De hecho, en ellos está viéndose también algo que distinguió a ‘CCAVM’ desde el principio, y es el hecho de que sus personajes crecen y maduran. Marshall y y Lily eran los que iban dando más pasos en ese punto (aunque sigan manteniendo algunas tontunas propias de cuando eran más jóvenes) y los que iban planteándose como ir adaptándose a estar casados, a buscar el trabajo de sus sueños o renunciar a él, a superar la muerte de un familiar o, ahora, a tener un hijo. Pero, sobre todo en esta temporada y en parte de la anterior, son Robin y Barney los que han tomado un poco su testigo. Barney era muy divertido como mujeriego incansable al principio, pero no puede seguir así eternamente (muchos de los problemas que ha tenido la serie venían de dejar que la versión más extrema de Barney se adueñara de todo y no estuviera controlada). Y en cuanto a Robin, también tenían que sacarle más provecho aparte de las bromas sobre Canadá (que nunca fallan, por cierto), y con una comedia que está ya en su séptima temporada, es inevitable que haya más toques de drama que afecten más de cerca a los personajes.

¿Demasiado drama?

Lógicamente, esos toques han llevado a que surgieran las preguntas de si ‘CCAVM’ no estaba volviéndose demasiado dramática, y surgieron sobre todo a partir de la trama de la muerte del padre de Marshall, la temporada pasada, y un poco también alrededor del descubrimiento de Barney de quién es su verdadero padre. Aquí hay pareceres para todos los gustos, pero ambas tramas estuvieron bien llevadas, y se mostró de un modo bastante coherente y verosímil cómo a Marshall le costaba aceptar y superar que su padre había muerto. Ahora, que Robin descubra que no pueda tener hijos, aunque nunca se planteó tenerlos, la llevará probablemente a replantearse otras facetas de su vida. Son etapas por las que se tiene que pasar en la vida y es normal que la serie prefiera que sus personajes tengan que vivirlas también, en lugar de seguir atascados en cómo eran al principio.

himym_ted

La cuestión ahora es: ¿acabará todo esto derivando en esa boda que vimos al principio de la temporada, en la que Barney se casa con una mujer desconocida, por el momento? ¿Apuntarán todas estas cosas a que Robin es la novia? ¿O se moverán las tramas por otro sitio? ¿Veremos la boda a lo largo de esta temporada o se la reservarán para la octava? Al fin y al cabo, es allí donde Ted conoce a la Madre. Será interesante ver cómo siguen manejando la evolución de Robin y si va a seguir centrando buena parte de las historias. No sería raro que el nacimiento del hijo de Marshall y Lily lleve a los otros tres a empezar a pensar en otras cosas, y tenemos también aquel comentario profético del Ted del futuro después de contar su reencuentro con Victoria: Ted, Robin y Barney no pudieron mantener las cosas como estaban.

En ¡Vaya Tele! | La séptima temporada de ‘Cómo conocí a vuestra madre’ se desmelena en su arranque

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio