Compartir
Publicidad
'CSI' centra su final en Grissom
Series de ficción

'CSI' centra su final en Grissom

Publicidad
Publicidad

'CSI' y Gil Grissom siempre fueron sinónimos. Al menos, durante las nueve temporadas en las que fue el jefe del turno de noche del laboratorio criminalístico de Las Vegas. La peculiar personalidad de Grissom (llamado así en homenaje a uno de los primeros astronautas de la NASA) se trasladaba a su serie, dotándola de ciertos toques frikis y de un ligero humor negro que la diferenciaban de los spin-off que surgieron enseguida, al calor de sus enormes audiencias.

Cuando Grissom se marchó, 'CSI' sufrió un poco buscando a su sustituto. Tuvo a Liev Schreiber como un pequeño experimento durante unos pocos capítulos de la séptima temporada, luego optó por un Laurence Fishburne cuyo personaje era demasiado serio e intenso, y finalmente encontró en Ted Danson, y su habilidad para los detalles cómicos, la pieza que faltaba. Sin embargo, para la tv movie final de la serie tenía que regresar Grissom. Y la historia tenía que estar muy centrada a su alrededor.

Una despedida en la línea de 'CSI'

'Immortality' está escrita por el creador de la serie, Anthony E. Zuiker, que sin embargo ha escrito muy pocos guiones para ella. Zuiker utiliza un crimen en un casino para reunir a buena parte del equipo original de 'CSI': Catherine Willows, que ahora es agente del FBI en Los Ángeles, vuelve porque todo sucede en el casino que heredó de su padre, y Grissom lo hace porque el crimen involucra a uno de los secundarios más recordados por los fans, y con mayor conexión con él; Lady Heather.

Csi Final

Ellos dos y Jim Brass (que trabaja como jefe de seguridad en el casino de Catherine) son quienes hacen las apariciones especiales al lado de los personajes que se han mantenido durante las últimas temporadas, como Sarah, D.B. o Greg Sanders. Warrick no podía regresar porque el final de su personaje fue bastante definitivo y la vuelta de Nick estaba descartada después de la marcha de George Eads de la serie, precedida de ciertos problemas en el set. Además, la única vuelta que importaba de verdad era la de William Petersen, seamos realistas.

Sólo Warrick y Nick se pierden el final de 'CSI', el primero por razones obvias para los fans

Con Grissom vuelven también aquellos experimentos suyos en los que utilizaba a los técnicos de laboratorio como conejillos de Indias, sus enciclopédicos conocimientos de entomología, los detalles de humor friki y la fácil y entretenida dinámica que tenía con Willows. Aunque 'CSI' se sacara de la manga la historia de amor entre Grissom y Sarah (que, francamente, es de lo menos interesante del final), la química entre él y Catherine fue siempre de lo mejor de la serie.

Esta 'Immortality', por otro lado, no va a pasar a la historia como un final memorable. Pone cierre a la historia entre Grissom y Sarah y da la excusa para que D.B. acabe en 'CSI: Cyber', pero poco más. Los fans disfrutarán del regreso de Lady Heather, que siempre sacaba un lado diferente de ese Grissom siempre obsesionado por lo sagrado de las pruebas, y encontrarán guiños a algunos momentos de la historia pasada de 'CSI'. Por lo demás, es un episodio típico, aunque alargado, de la serie.

El legado de 'CSI'

El final de 'CSI' ha provocado los inevitables recordatorios a su enorme influencia en la ficción mainstream estadounidense. El crítico Alan Sepinwall recordaba, por ejemplo, que en el otoño de 2000, casi ningún periodista daba demasiadas opciones de éxito al procedimental que "creó" los procedimentales. Todo el mundo pensaba que el título que triunfaría sería una nueva versión de 'El fugitivo' que CBS había emparejado en la noche de los viernes con 'CSI'.

Sin embargo, la fotografía de colores saturados de la serie, la importancia que Grissom daba al análisis científico de las pruebas y las reconstrucciones en CGI de cómo el arma homicida había entrado en el cuerpo de la víctima fueron una sensación inmediata. Quince años después, es fácil olvidar que 'CSI' representó toda una revolución para un género tan explotado en la televisión estadounidense como el policial. A la sombra de su éxito proliferaron otros procedimentales como 'Numb3rs', 'Bones' y hasta 'House', que utilizaba las mismas reconstrucciones por ordenador para mostrar el estado de los órganos internos de los pacientes.

Su piloto (que daba un giro inesperado a la mitad del episodio) ya indicaba que los espectadores estaban viendo algo diferente. Sí, era entretenimiento para el gran público, y el clásico entretenimiento que seguiría la fórmula del caso de la semana, pero hay que reconocer que, en sus primeras siete temporadas, desplegó un gusto por lo peculiar y por el humor que le daba su personalidad propia. Casos como el del buceador que aparece encima de un árbol en el desierto, el Asesino de las Miniaturas, las conversaciones entre Grissom y el doctor Robbins en la sala de autopsias, el crimen que vemos a través de los puntos de vista de cada uno de los investigadores o el episodio que dirigió Quentin Tarantino son momentos que dan una idea de por qué 'CSI' cambió la manera en la que se hacían series de policías en Estados Unidos.

En ¡Vaya Tele! | Grissom regresa en el primer trailer de la tv movie que dará final a 'CSI'

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio