Publicidad

'Death Valley': buscando el cruce de la comedia y el terror

'Death Valley':  buscando el cruce de la comedia y el terror
10 comentarios

Publicidad

Publicidad

¿Qué se le puede pedir a una serie como ‘Death Valley’, que nace como parodia y homenaje a ‘Cops’ pero en la que los delitos cometidos por gente de verdad se han sustituido por ataques zombie, hombres lobo sueltos por el mundo y vampiros?

Obviamente, solo se le puede reclamar la mayor cantidad de locuras e imaginación desatada posible, además de humor negro y que sus responsables hayan mamado de las fuentes originales del fandom de terror. ‘Death Valley’ no cumple esas peticiones, a veces por no saber cómo y otras por no tener la gracia indispensable para ello.

‘Death Valley’, su enfoque y los modelos recientes

‘Death Valley’ tenía un modelo reciente que poder imitar, uno breve y que en su origen tenía mucho de broma, pero que funcionó bien: los capítulos de ‘Supernatural’ en los que aparecían los “cazadores de fantasmas”. Aquello era un juego paródico sobre leyendas urbanas, internet y los 15 minutos de fama filmados al estilo mockumentary.

‘Death valley’ apuesta por lo mismo pero desde una comisaría y sin los Winchester de por medio. Y realmente necesitamos mas comedias de terror, tanto en el cine como en la televisión. Da igual que tengamos que refugiarlas en cadenas juveniles o envolverlas de otra cosa, pero tenemos campo para hacer cosas que funcionen y ya de paso aprovechar una de las zonas mas desaprovechadas del fantástico en televisión.

‘Death valley’ hace muy bien en no tomarse demasiado en serio a si misma. De hecho, lo que más lamento como espectador suyo es que no vaya más lejos, que no apueste por forzar un poco más sus limites cómicos. Y ahí también tenía un modelo útil, la magnífica ‘Shaun of The Dead’. A veces da la sensación de que la serie de la MTV ha preferido intentar ser mas generalista a costa de perder filones de humor absurdo. Plantearte una obra de comedia de terror desde una posición light te condena a tener solo “momentos” en vez de grandes capítulos o rachas de varios. O ni siquiera encontrar esos momentos.

La puesta en escena ahogando a los cómicos

Death Valley

Peto es curioso que lo que más le acabe pesando a Death Valley sea justamente su puesta en escena, que desaprovecha a un puñado de buenos cómicos por querer siempre estar fingiendo el “documental cámara en mano”, pero sin acabar de hacerlo del todo. A veces hay demasiado discurso, personajes continuamente empeñados en repetir lo que ya vemos en vez de en hacer reír, y a ‘Death Valley’ le falta encontrar la formula para que la escaleta cómica no se pierde entre los engranajes del falso documental.

Diréis que ya se veía que el proyecto iba a ser así, pero no se puede descartar nada hasta que no comprobamos que los prejuicios eran en realidad “verdad de la buena”. ‘Death Valley’, emitida por MTV, estaba en el sitio ideal para ser gamberra y alocada, pero falta talento para llevarla allá donde la risa y el miedo se entrecruzan.

En ¡Vaya Tele! | ‘Expediente X’ y el misterio que se volvió comedia

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir