Compartir
Publicidad

Diez series mejores que cualquier película

Diez series mejores que cualquier película
79 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los siglos XV y XVI fueron para Italia una etapa de resurgimiento de las artes. En poco más de cien años las ideas del humanismo comenzaron a expandirse como la espuma, promoviendo la vuelta a las artes clásicas y al ser humano como creador de una belleza que se podía disfrutar siempre que se pudiera. Fue en esta época cuando, combinando las artes mayores y las bellas artes, se comenzó a hablar de las seis artes para referirse a la pintura, la escultura, la arquitectura, la música, la poesía y la danza. Todo lo que creara el hombre y fuera bello tenía la calificación de arte y esta clasificación se mantuvo durante cientos de años.

No fue hasta el siglo XX cuando un señor, italiano también, llamado Ricciotto Canudo, encuñó el término séptimo arte para referirse al cine. Un bonito término que se ha quedado en nuestras mentes para siempre y que hoy aquí desde ¡Vaya Tele! queremos reclamar. No porque no creamos que el cine lo merezca, si no porque creemos que las series lo merece mucho más. Hoy os traemos una pequeña batalla con nuestros compañeros de Blog de Cine. ¿Qué es mejor? ¿El cine o las series? Para mí sin lugar a dudas las series y aquí os traigo 10 ejemplos de series que son mejores que cualquier película para apoyar mi afirmación.

'Lost', por ser capaz de crear una religión a base de misterios

Te hayas sentido a gusto o no con su final nadie puede negar que 'Lost' fue un antes y un después en el mundo de la televisión. A través de los diferentes misterios que nos iba planteando la isla la ficción de ABC fue capaz de crear una religión que ningún largometraje ha sido capaz de igualar. Están los trekkies y los acólitos de George Lucas, pero ni por asomo llegan al nivel al que han (hemos) llegado los losties. Ríos de tinta electrónica han corrido por toda la red a base de teorías, historias y un fenómeno fan inigualable.

Lograr el nivel de dedicación que logró 'Lost' en la mayoría de sus espectadores es impensable para una película. Gracias a haber tenido una vida larga a lo largo de las diferentes temporadas el espectador fue capaz de asimilar toda la historia, con sus giros, sus ideas enrevesadas y su manera de contar las cosas que te dejaba mordiéndote las uñas al final de cada episodio. Gracias a tener "todo el tiempo del mundo" 'Lost' fue capaz de transmitir al espectador un sentimiento de interés e implicación que es imposible que se pueda dar en una película de 90 minutos o más.

'Dexter', por hacernos querer al antihéroe

¿Quién se podría imaginar poder conectar con un psicópata asesino? Si lo preguntas antes de existir 'Dexter', nadie. La serie de nuestro asesino favorito consiguió que amáramos a un antihéroe, que le entendiéramos en sus deseos y que quisiéramos estar con él para abrazarle en sus peleas internas. El argumento continuado y la evolución de un personaje hasta el nivel que lo hizo Dexter sólo lo puede dar una ficción gracias, en parte, a esa maduración que obtenemos al ver cada episodio, la cual hace que al finalizar cada visionado nuestra mente comience a analizar todo lo visto y a generar emociones por la historia y los personajes. ¿Podríamos tener este tipo de maduración de sensaciones en un largometraje? Está claro que no.

'Battlestar Galactica' por combinar la acción y la aventura con el humanismo

La ciencia ficción siempre ha sido un terreno del cine. Los gigantes presupuestos siempre han llevado la mayoría de historias relacionadas con la ciencia ficción a la pantalla grande, pero eso no significa que en televisión no hayamos disfrutado de grandes historias sobre este tema, ni mucho menos. 'Battlestar Galactica' es el claro ejemplo de cómo contar una historia de ciencia ficción sin muchos recursos y hacerlo tremendamente bien. La serie de SyFy (Sci-Fi de aquella) consiguió mezclar un argumento localizado en el espacio exterior con acción, aventura y temas tremendamente humanistas.

'Battlestar Galactica' consiguió contar sus historias gracias a la libertad que te da una temporada a nivel de argumento. Cada temporada estaba dedicada a una problemática de la civilización en concreto, si bien la primera temporada nos trasladaba el sentimiento de supervivencia al intentar escapar de los cylons, la segunda mostraba cómo la raza humana puede corromperse aún estando a punto de la extinción. Esta profundidad en los argumentos sólo se puede contar gracias a tener varias temporadas espaciadas en el tiempo que te permiten narrar historias diferentes dentro de un mismo marco argumental.

'The Office', por llevar la comedia y el documental a otro nivel

En la historia del cine hay cientos de documentales que vale la pena ver. Aunque es un género al que los cinéfilos no le hacen demasiado caso, tiene sus particularidades que hacen que tenga su sitio dentro del mundo de las películas. En televisión no habíamos tenido documentales propiamente dichos... hasta que llegó 'The Office'. Bajo el formato de mockumentary (falso documental) la ficción de la NBC fue capaz de contarnos en formato de comedia las peculiaridades de la vida de una oficina llevada al extremo cómico.

La libertad de argumento es la clave en esta serie. Pocos se podrían imaginar que al espectador le interesara las historias que ocurren en una oficina, por muy extraña y divertida que fuera. Gracias a a la libertad de acción y reacción que le dio el formato documental, el argumento de 'The Office' fue capaz de proporcionarnos grandes escenas cómicas que rara vez hemos visto en el cine. Está demostrado que el formato sitcom es donde la comedia se siente más cómoda, ya que gracias a su corta duración es capaz de mantener la atención del espectador y divertirlo durante todo el trayecto, favoreciendo así también un humor mucho más trabajado e inteligente que el que nos podemos encontrar en cualquier película. Sólo hay que echar un vistazo a los largometrajes cómicos de éxito en los últimos tiempos ('Resacón en Las Vegas', 'American Pie') para ver que la televisión le mete al cine una goleada al estilo 12-1 del España-Malta.

'Friday Night Lights', porque las grandes historias necesitan tiempo para ser contadas

'Friday Night Lights' es el fiel reflejo de cómo una serie le da mil vueltas a una película. La ficción comenzó estando basada en la película de mismo nombre que tuvo, todo sea dicho, un éxito bastante moderado. Mientras la película pasaba de puntillas ante temas como la presión social o el racismo la serie se mojó entera al contarlos, profundizando en ellos al máximo y reflejando la realidad de un pueblo ficticio que podría ser cualquiera del interior de Estados Unidos.

No es que la película estuviera mal hecha (ni mucho menos), sino que gracias a un guión muy bien hecho la serie le pasó por delante en todo, desde la definición y maduración de los personajes (¿alguien se acuerda de otro personaje que no sea el Coach Taylor en la película?) como en la historia, la cual se cuenta de manera más reflexiva en la ficción de la NBC sin quedar empañada por el tema del fútbol americano, al cual se le da demasiada importancia en la película por cuestiones de necesidad de espectacularidad y atención por parte del espectador. Historias como la que nos cuenta 'Friday Night Lights' necesitan tiempo para ser contadas y eso sólo te lo puede dar la televisión.

'Breaking Bad', por un guión que merecería quince Oscar

Una de las mejores series de todos los tiempos no podía faltar en esta lista: 'Breaking Bad' consiguió contar de forma magistral una historia que, aunque la hemos visto plasmada muchas veces, nunca lo fue de la manera que lo hizo la ficción de la AMC. De 'Breaking Bad' se podrían alabar multitud de cosas, pero sin duda las dos que resaltan por encima de todas las demás son sus interpretaciones y su guión.

La transformación que sufrió Walter White a lo largo de de sus cinco temporadas se puede comprara con la de Robert de Niro en 'Taxidriver' o la de Al Pacino en 'Scarface' pero con una sutil diferencia: ha sido mucho más intensa y creíble. La versatibilidad que da el formato serie hizo que nos creyéramos mucho más a un personaje como el de White, identificándonos, gracias a la fantástica interpretación de Brian Cranston, con él y haciendo nuestro el personaje. Por muy bueno que sea el guión esto es casi imposible que ocurra en un largometraje, ya que no hay líneas suficientes de guión para provocar un sentimiento tan intenso como el que nos hizo sentir la serie.

'Six Feet Under', por contar una gran historia en un ambiente poco propicio

Six Feet Under

Recomendar series contando el argumento de puntillas siempre es algo complejo, pero si te metes con una serie como 'Six Feet Under' lo esaún más. La historia de una familia que regenta una funeraria no es, a todas luces, un escenario propicio para atraer al espectador y contar una historia que merezca la pena. O eso es lo que se puede pensar hasta que se ve la serie de Alan Ball, la cual supuso el inicio de la libertad de temas en la televisión, consiguiendo que hasta las ideas más locas tuvieran su sitio en la mal llamada pequeña pantalla.

¿Alguien se imagina una historia como esta en el cine? Por supuesto que no. Es imposible que un guión tan complejo y con una escala de grises tan amplia se pueda trasladar a una historia de 90 minutos. Dejando a un lado que no hay tiempo suficiente, el cine siempre se ha caracterizado por tener temas demasiado definidos para sus argumentos. La televisión da a sus productos esa libertad que necesitan los creadores para contar eso que les ronda por la cabeza, esa historia loca y genial a partes iguales que luego nos acaba maravillando. Eso fue 'Six Feet Under' y a nivel creatividad no hay película que se pueda comparar a ella.

'Los Soprano', la complejidad hecha serie

Tony Soprano es uno de los mejores personajes que ha habido en el mundo audiovisual. Da igual si preguntas a un cinéfilo, a un seriéfilo o alguien que ama los dos mundos. 'Los Soprano' fue una serie que maravilló a la crítica y al público a partes iguales y eso es gracias a la libertad para contar historias que te da el formato serie. Contar historias sobre la mafia es sencillo, pero hacerlo sin seguir el camino fácil de las escenas de acción y tiros no lo es tanto, ya que se requiere un número suficiente de pausas dramáticas, una continuación del guión y una evolución de personajes que sólo la televisión te puede ofrecer.

Es complicado comparar a 'Los Soprano' con la saga de 'El Padrino', pero está claro que si miramos a las dos historias hay una que cojea en algún sitio y otra que es, simplemente, perfecta. Y esa perfección no reside en una maravillosa actuación de Marlon Brando, si no en una historia ambientada en New Jersey a lo largo de 86 episodios con un grupo de patos como invitados especiales.

'Sherlock', por mejorar un personaje conocido hasta límites insospechados

El guión adaptado es una de las categorías de los Oscar. Este galardón se basa en premiar al mejor guión que haya cogido una historia ya existente y haberla adaptado a un largometraje. En televisión tenemos varios ejemplos que se podrían encuadrar dentro de esta categoría y uno de ellos es 'Sherlock'. El personaje creado por Sir Arthur Conan Doyle ha aparecido en televisión y en cine con resultados completamente diferentes. El cine decidió convertir al personaje en un gamberro playboy con Robert Downey Jr. como gran exponente. La televisión, BBC mediante, optó por homenajear a un gran personaje con una excepcional serie, mejorando el personaje y dándole el espíritu y la personalidad que se merece.

La mejoría es tan obvia que hasta da vergüenza comentarla. La ficción protagonizada por Benedict Cumberbatch nos presenta a un Sherlock Holmes sociópata, introvertido y que respira genialidad por todos sus poros, un espíritu que casa a la perfección con el tipo de personaje que creó Sir Arthur Conan Doyle. El guión es otro punto a favor, ya que nos acaba presentando grandes historias que son capaces, en ocasiones, de hacer algo de sombra a lo aparecido en los libros. El formato de episodios de 'Sherlock' es similar al que podemos ver en el cine, añadiéndole ese toque de continuidad que sólo podemos encontrar en la televisión. Y es de agradecer que la haya porque de esta manera podemos seguir disfrutando de un gran personaje como el de Sherlock Holmes.

'Game of Thrones', por ser capaz de contar la historia más compleja jamás contada

'Canción de Hielo y Fuego' es posiblemente una de las historias más complejas, complicadas y enrevesadas que hay ahora mismo en la literatura internacional. George RR Martin se preocupó de crear un mundo y una historia tan bastos y enmarañados que si alguna vez se quería trasladar al lenguaje audiovisual había que hacerlo, sin lugar a dudas, en la televisión. 'Game of Thrones' representa la clara ventaja que tienen las series sobre el cine a la hora de contar historias.

Gracias a la continuidad y la duración de las temporadas y episodios los guionistas de la serie de HBO son capaces de contar una historia tan compleja como la de Martin. Es complicado encontrar un símil en el cine para comparar un producto tan grande y complicado, por lo que aquí es donde la televisión gana por goleada al cine. ¿Alguien se imagina esta historia contada en la gran pantalla? Se necesitarían más películas que Harry Potter y aún así no serían capaces de llegar a la mitad del segundo libro. Por no hablar que la profundidad que tienen los personajes en los libros sería tratada de puntillas o incluso eliminada en pos de la espectacularidad.

Aquí terminan nuestras razones para demostrar que las series son mejores que el cine. Viendo la cantidad de grandes ejemplos expuestos para mí no hay dudas, ya que si nos fijamos bien el nivel que hay en la televisión de los últimos años es difícil de igualar, por mucho que te llames séptimo arte y te rodee ese aura de admiración extraña que siempre le ha rodeado.

En Blog de Cine | Diez películas mejores que cualquier serie de televisión

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio