Compartir
Publicidad

'Juego de Tronos' 3x07: cuando las relaciones importan

'Juego de Tronos' 3x07: cuando las relaciones importan
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Poco a poco nos vamos acercando al final de la tercera temporada de 'Juego de Tronos'. Esta semana hemos podido ver el séptimo episodio de este tercer año en el que la serie nos sigue sorprendiendo cada vez más. En esta nueva entrega la historia hemos podido disfrutar de una gran variedad de sus personajes ya que en vez de avanzar enormemente en la historia, este episodio se ha centrado en mostrarnos a fondo las relaciones interpersonales de los personajes, algo que nos ha permitido ahondar más en la personalidad de cada uno de ellos.

'Juego de Tronos' (3x07): El Oso y la Doncella

Aunque la serie no lo refleje demasiado, en el universo de 'Canción de Hielo y Fuego' está muy presente el cancionero popular de Westeros y el título de este episodio alude a eso mismo, una canción que cuenta la historia de un oso que es convencido para ir a una feria y acaba rescatando a una doncella en su camino. Por supuesto, la canción es una especie de juego de palabras que apunta directamente a la última escena del episodio, donde vemos a Jaime rescatar a Brienne después de darse cuenta de lo que le iban a hacer a la Doncella de Tarth al no serviles ya de mucho.

Margaery

Como ya dijimos, este episodio se ha centrado en ahondar en las relaciones entre los personajes y la de Jaime y Brienne ha sido una de las que más a fondo hemos visto en el episodio. Desde hace un par de entregas hemos ido viendo la evolución del personaje de Jaime, pasando de ser un bravucón engreído (típico Lannister) a alguien que tiene que ser, por fuerza, más humilde y consciente de sus posibilidades. Aunque Brienne no ha evolucionado demasiado sí que ha tenido un cambio, sobre todo en su relación con Jaime, pasando de ser para ella un simple prisionero a alguien a tener en cuenta para poder seguir con su vida en los siete reinos.

Y es que la relación entre Jaime y Brienne ha sido un cambio constante realmente interesante. Al comienzo todo era frío y agresivo, cambió ligeramente cuando comenzaron a pasar tiempo juntos hablando en el viaje hacia Desembarco del Rey y acabó evolucionando cuando uno necesitó del otro (y viceversa), teniendo incluso una cierta tensión sexual en el anterior episodio, cuando se encontraron los dos desnudos dándose un baño. Ha sido tremendamente interesante ver cómo dos personalidades tan dispares como la de los dos personajes se han ido acercando más y más hasta acabar creciendo en ellos una necesidad por el otro. Las circunstancias aceleraron este proceso, pero seguramente si hubieran pasado más tiempo solos habrían acabado de la misma manera.

Vidas separadas, problemas semejantes

Gendry en Desembarco del Rey
Gendry y Missandei

Mientras Jaime y Brienne tenían su relación platónica y épica el resto de personajes no se han quedado atrás. La historia ha dado varios saltos geográficos importantes para contarnos cómo están las actuales relaciones entre todos los personajes. En Desembarco del Rey pudimos ver la enésima escena maravillosa con Margaery como protagonista. Es posible que tenga una obsesión personal con este personaje, pero todo diálogo en el que interviene ella (o su abuela) se convierte automáticamente en una genialidad. La inteligencia que demuestra hablándole de la vida a Sansa es simplemente magistral y nos dice mucho de cómo piensan las grandes mujeres de poniente.

A unas pocas decenas de metros de Margaery y Sansa hemos disfrutado de otras conversaciones interesantes. Por un lado Tyrion cuestionándose la decisión de su padre y demostrando así que no es un frío e interesado Lannister. Por el otro el enfrentamiento sin pelea de Joffrey con Tywin. Rey contra Mano del Rey. Nieto contra abuelo. La tensión de esta escena se podía cortar con cualquier espada del trono de hierro, sobre todo a medida que avanzaba y se veía las caras que ponía Joffrey al darse cuenta que él realmente es una marioneta a manos de su abuelo, el cual toma todas las decisiones sin necesidad de estar sentado en el trono.

Shae y Tyrion

Siguiendo en la misma ciudad pero cambiando la tierra por el agua hemos descubierto algo que se sospechaba desde la primera temporada pero que nunca se ha confirmado del todo: Baratheon tiene un hijo bastardo. Aunque desconocemos por qué Melissandre se lo lleva a tierras enemigas, ha sido impactante ver cómo le cuenta a Gendry quien es realmente su padre y por qué es tan importante para ella.

Saltando unos cuantos kilómetros (miles si no me equivoco) llegamos al Muro donde hemos podido ver una vez más la especial relación que tienen Ygritte y Jon. Personalmente, la relación de la salvaje y el Stark es una de las más interesantes de la serie (si hablamos de relaciones sentimentales, claro), pero aún así creo que en este episodio se han pasado de romanticismo. Ya en el episodio anterior nos regalaron una imagen excesivamente romántica con el beso desde encima del muro, pero el momento celos y el diálogo de "Eres mío y yo soy tuya" quedó quizás demasiado pasteloso para el tono de la seríe. Sí, a los fans nos ha encantado verlo pero viendo la dureza de la situación en la que están involucrados queda bastante irreal que ocurra esto.

Daenerys a lo suyo

Daenerys

Todos sabemos que Daenerys es una de las piezas clave de esta historia y siempre que aparece en un episodio es sinónimo de que algo interesante va a ocurrir. En esta ocasión hemos podido ver una vez más como Daenerys se está convirtiendo en la reina que necesita ser. Después del famoso "Dracarys" este episodio nos ha demostrado que pese a la bondad interior que tiene, Daenerys sigue teniendo sangre Targaryen ya que se muestra impasible ante el enviado Yunkai que quiere sobornarla para que pasen de largo de su ciudad. Si no hubiéramos tenido la escena final con el oso y Brienne, el momento de Daenerys amenazando al enviado Yunkai con los tres dragones habría sido sin duda la escena del episodio.

Todo sigue igual pero diferente

Tres Tyrion
Este episodio no pasará a la historia de 'Juego de Tronos' como el que más ha avanzado en la historia pero nos ha valido para mucho más. Nos ha valido para seguir conociendo a todos los personajes que están desperdigados por el gran mundo de Westeros, para saber sus inquietudes, sus miedos y sus luchas internas por lo que les está tocando vivir a cada uno de ellos. Quedan pocos episodios para rematar la temporada y gracias a este episodio hemos podido profundizar un poco más en todos los personajes, permitiéndonos identificarnos (o no) con ellos. Por habernos dejado conocer mucho más a los personajes y sus relaciones este episodio se merece ni más ni menos que tres Tyrions en nuestro Tyriómetro particular.

En ¡Vaya Tele! | Seguimiento de 'Juego de Tronos'

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos