Compartir
Publicidad

La mala suerte de Firefly en Fox

La mala suerte de Firefly en Fox
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos sabemos perfectamente que, el próximo mes de enero, Joss Whedon vuelve a la televisión con una nueva serie, Dollhouse, que emitirá Fox. La última experiencia del guionista en el medio fue precisamente en esa cadena, y no fue todo lo bien que habría sido de esperar. También era un proyecto de género, encuadrado en la ciencia ficción, pero quizás era más arriesgado y llegó un par de años antes de tiempo a las parrillas estadounidenses. Esa serie era Firefly.

En realidad, Firefly era un western, pero ambientado en el espacio, en un sistema planetario dominado por una Alianza con reminiscencias del Imperio de La guerra de las galaxias y que había sido asolado por una guerra entre los planetas interiores (miembros de esa Alianza) y los exteriores. El protagonista de la serie, Malcolm Reynolds, había luchado en esa guerra y la había perdido, y tenía que ganarse la vida como "transportista" espacial al mando de una nave llamada Serenity y con una tripulación de lo más variopinto.

Muchos consideran Firefly la mejor obra de Joss Whedon. Estaba ambientada en un mundo propio bastante convincente, tenía acción, el sentido del humor marca de la casa y unos personajes muy bien dibujados, además de un reparto que funcionaba en conjunto como un reloj. Además, empezaba a presentar un misterio subyacente en el intrigante pasado de River Tam que prometía mucho de cara a futuras temporadas. La lástima fue que la serie sólo durara 14 capítulos, de los que Fox únicamente emitió 11, cambiando además el orden en el que estaban concebidos, y que el público no terminara de responder ante la apuesta de Whedon.

Es probable que, en 2002, la audiencia no estuviera lista para la mezcla de géneros que representaba una serie "de naves espaciales" que, además, era en realidad una del Oeste, con sus pistoleros, sus vendedores de caballos y sus pueblos polvorientos sin ley. También es posible que, en aquel entonces, chocara que su protagonista fuera un tipo en principio con pocos escrúpulos, preocupado sólo por conseguir dinero, modelado a imagen de semejanza de Ethan Edwards, el personaje de John Wayne en Centauros del desierto, que luego resulta tener mucho carisma y ser mucho más humano de lo que parece.

Ya sabemos que la cancelación convirtió Firefly en una serie de culto, con unos fans tan apasionados, que su enorme apoyo fue básico para que Joss Whedon pudiera rodar Serenity, la película que cerraba de algún modo la serie. Además, empezó a descubrir a dos actores que empiezan a estar en las agendas de medio Hollywood, como Nathan Fillion (visto últimamente en Mujeres desesperadas) y Summer Glau (una terminator en The Sarah Connor Chronicles).

En ¡Vaya Tele! | Dollhouse: Todas las noticias, De Firefly a Serenity

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio