Publicidad

La zorra de 'Revenge' que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina
Series de ficción

La zorra de 'Revenge' que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina

Publicidad

Publicidad

Ninguna serie veterana tenía el listón tan alto de cara a la nueva temporada como ‘Revenge’. Se despidieron con un episodio que podríamos bautizar como ‘La boda roja de los Hamptons’ y su nivel de locura, giros y revelaciones no tuvo comparación con el resto de ficciones. No es que fuera la mejor serie del año pero sí aquella que debía partir con las expectativas más altas y manejando situaciones más complicadas.

Las promociones del canal ABC por suerte nos indicaron por donde irían los tiros. Victoria Greyson, como era de suponer, no podía permanecer encerrada en un psiquiátrico durante mucho tiempo. Si su pasatiempo como ama de casa aburrida era manipular al resto de la sociedad, poco le costaría ganarse las simpatías de sus desequilibradas compañeras. Vamos, que salir era cuestión de tiempo y ahora su sed de venganza es temible.

Esta inversión de papeles no deja de ser cínicamente divertida. Amanda Clarke se instaló en los Hamptons para destruir las vidas de los Greyson, que vivían en la casa más opulenta del condado, y que consideraba responsables de arruinarle su infancia y del asesinato de su padre además de otras calamidades. Ahora, en cambio, tenemos a Victoria con el mismo discurso y a Amanda, por casualidades de la vida, en la antigua mansión Greyson Manor.

Revenge Season 4 Spoilers
Victoria te mataría con un cojín sólo por vestir tan mal, Nolan.
La idea que Amanda no sabe quien es más allá de sus planes de venganza es interesante. Toda una vida dedicada a formarse para pelear y sabotear a los culpables y ahora que tenía tiempo y dinero no sabía qué hacer. Ni el mayor defensor del personaje puede discutir que Amanda es una sociópata. Otra cosa es que confío plenamente en la idea que algún día alguien se la llevará de ese venenoso mundo y la convencerá por dejarlo todo atrás, mudándose a un pequeño pueblo de interior donde vaya a comprar bollería cada mañana mientras salude a la gente con un “y’all” antes de ir a trabajar a una pequeña tienda de antigüedades.

Bienvenida, Charlotte

Los guionistas, sin embargo, todavía no contemplan esta posibilidad. La Amanda sin objetivos (afortunadamente) tuvo poco tiempo para aburrirse. Pronto se le apareció Victoria en la puerta y luego Charlotte intentaría matarla. Pero centrémonos en estas últimas palabras. ¡Charlotte por fin ha hecho algo con su vida y al servicio de la serie! Evidentemente no es la actitud que a Amanda le hubiera gustado pero ver esta transformación de víctima-de-todo a personaje activo que contribuye a la locura que es ‘Revenge’ es un paso en la buena dirección.

En las series donde los personajes tienen dobles identidades suelen recurrir a la idea que esconden su verdadero yo para no perjudicar a sus seres queridos. Es bazofia, ellos lo saben y nosotros también, y curiosamente estos personajes ignorantes siempre salen beneficiados cuando descubren el pastel. Así que aplaudamos a Charlotte por dejar inconsciente a Amanda con un extintor, coger un bidón de gasolina, prender fuego al local de su querido Jack y despedirse de su hermana biológica con unas palabras de zorra por antonomasia. Sabemos que irás por el buen camino pero este es el primer paso para coger las riendas de tu vida, guapa.

Revenge 4x02 2 2
Las peleas entre hermanas son muy sanas.
Al fin y al cabo, tras ver a Charlotte con David Clarke, ya sabemos que no nació para ser una zorra sistemática. Intenta matar a su hermana y luego siente remordimientos porque David no conoce la auténtica identidad de esa tal Emily Thorne de quien Victoria le habla tan mal. Y volvamos un segundo al momento pirómana: si alguien tiene justificaciones casi morales para matar a Amanda es ella. La pobre estaba más sola que la una, Amanda lo sabía y seguía prefiriendo destruir los pocos cimientos que tenía en la vida sin ofrecerle una alternativa. Ay, Amanda, ese porrazo e intento de asesinato te lo merecías un poquito.

Y lo que tiene guasa es que ahora que David ha regresado, mientras los guionistas buscan excusas para que no entendamos esa zulo donde sobrevivió, Victoria quiere manipularle para que mate a su propia hija. ¿Soy el único ingenuo que no lo veía venir? Es de una mala leche que sólo Sunil Nayar, el actual responsable de la serie, podía escribir.

David el loco

Es reconfortante, no obstante, que el personaje de David Clarke esté un tanto zumbado de tanta (supuesta) soledad y que tenga buen corazón. Matar a Conrad, al fin y al cabo, no puede considerarse un pecado: el verdugo no era David, más bien un merecidísimo karma. Porque lo correcto de cara al espectador es que el discurso no haya cambiado: hubiera sido un tanto tramposo que después de tanto tiempo resultara que Amanda estaba equivocada al cien por cien. Los Greyson son escoria, por suerte también lo vimos con nuestros propios ojos y les tocaba recibir este merecido.

David Clarke Revenge
Un hombre entre dos mujeres.
Lo único que espero, por más que disfrute enormemente de esta serie, es que los ejecutivos de ABC decidan que esta cuarta es la última temporada de ‘Revenge’. Da la impresión que estamos cerrando un círculo, que estamos ante la batalla definitiva con Victoria renaciendo de sus cenizas y preparada para un último combate. También hemos visto un atisbo de Amanda y Nolan rehaciendo sus vidas.

Ojalá le pongan la guinda al pastel, ahora que casi todos los ingredientes tienen tan buen sabor. Y digo “casi todos” porque el compañero policía de Jack no apunta maneras, Jack es Jack, Daniel está perdido y la francesa dudo que nunca jamás protagonice una escena realmente interesante. Por suerte, las demás zorras y Nolan compensan con creces.

En ¡Vaya Tele! | Arcadia vuelve a su sobrenatural normalidad en 'Resurrection'

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir