Las ventajas de la versión original

Las ventajas de la versión original
33 comentarios

Imaginad por un momento una situación hipotética como ésta. Una televisión francesa empieza a emitir, por ejemplo, Aída, doblada al francés. ¿Pensáis que el Luisma tendrá la misma gracia con una voz que no es la suya y en un idioma que no es el suyo, perdiendo en la traducción sus peculiares expresiones? Pues algo similar ocurre con las series extranjeras dobladas al español. Al estar pensadas, escritas, rodadas e interpretadas en un idioma diferente, con la traducción y el doblaje a nuestro idioma es inevitable que se pierdan cosas, a veces, definitorias de esas series.

Después de habernos adentrado previamente en los entresijos del doblaje, vamos a dedicar un momento a las ventajas que ofrece ver las series en el idioma original en el que fueron concebidas (con sus correspondientes subtítulos si no somos muy duchos en otras lenguas que no sean el español).

Hay una razón principal, y yo diría que casi definitiva, para optar por la versión original, y es la interpretación de los actores. En ella juega un papel muy importante la voz, la manera en la que se dicen ciertas frases, la inflexión que se le da a determinadas palabras, incluso el tono. Barney Stinson es el mejor personaje de Cómo conocí a vuestra madre más que por las cosas que dice, por la manera en la que Neil Patrick Harris las dice. Puede ser a la vez arrogante, irónico, mordaz, darse aires de suficiencia y, en el siguiente segundo, mostrarse derrotado y humillado, y todo a lo mejor sólo con un "Please". Es difícil que, por muy bueno que sea, el doblaje pueda reflejar todos esos matices.

Algo similar ocurre con Kyra Sedgwick y su interpretación de Brenda Johnson en The Closer, llena de matices y en la que, además, su acento es una característica definitoria del personaje, que condiciona la manera en la que el resto de los personajes la percibe. La sutileza con la que Elizabeth Mitchell interpreta a Juliet en Perdidos y la sensación de poder y peligro que transmite Michael Emerson como Ben están muchas veces sugeridas con la voz, con las inflexiones especiales con las que se pronuncian ciertas frases que, dichas de otra manera, serían totalmente anodinas.

De todas las series recientes estadounidenses que se han emitido (de aquella manera) en España, quedémonos con Verónica Mars como un ejemplo de cómo el doblaje puede alterar una serie entera. Sí, Verónica tiene 17 años y es una adolescente un poco particular, pero si destaca por algo es porque no tiene voz de niña, sino de persona adulta, y esa voz transmite su ironía, su arrogancia, su madurez y su falta de tacto gracias a la forma en que Kristen Bell la utiliza. En el doblaje al español, la voz de Verónica muchas veces es la de una niña repipi, algo que ella no es nunca.

Es cierto que hay más razones para preferir la versión original (quienes vean Battlestar Galactica doblada se pierden, entre otras muchas cosas, ese "frak" marca de la casa y todas sus combinaciones interminables), pero la principal es, sin duda, que el doblaje, por muy acertado y fiel que sea, adultera algo crucial y totalmente inseparable del resultado final de una serie como es la interpretación de los actores.

En ¡Vaya Tele! | El doblaje II: Actores y dobladores

Temas
Comentarios cerrados
Inicio