Compartir
Publicidad

'Marco Polo' se recrea en las complicaciones de la corte mongola

'Marco Polo' se recrea en las complicaciones de la corte mongola
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad
Aviso: Cuidado con los spoilers. Hablamos de los cuatro primeros capítulos de la temporada

Por fin, Netflix ha estrenado la segunda temporada de una de sus series más ambiciosas. 'Marco Polo' nos cuenta las vicisitudes del joven explorador Polo en la corte de Kublai Kahn (el nieto de Gengis). En la primera temporada, su padre le deja casi como "prenda" mientras él recorre la ruta de la seda. En esta segunda temporada, Marco ya es uno más en la corte de Kublai.

Algunos corrieron a decir que esta serie era la 'Juego de Tronos' de Netflix. Un título que le viene grande (a ésta y a todas las pobres producciones que tienen la mala suerte de ser así coronadas). Sí es verdad que comparte tramas palaciegas en las que la traición y la ambición son potentes. Hay personajes para todos los gustos y complicaciones enrevesadas, pero sigue su propio camino, alejado del que marca HBO.

Kublai y los suyos

Yo creo que, para los occidentales, tan acostumbrados a mirar nuestros ombligos llenos de pelusa, es bastante satisfactorio poder acercarse a obras como 'Marco Polo' que te muestran las costumbres y el día a día de una civilización que nos queda lejos. Eso sí, buscar rigor histórico se vuelve muy complicado algunas veces, y es uno de los problemas de la trama: no puede dejar de fundamentarse en ciertos hechos reales, pero ha de jugar con un elemento romántico y de aventura que no cuadra con esa verosimilitud.

Después de que Kublai conquistara China, los problemas no parecen sino empezar (como pasa en las buenas series). Las vicisitudes para dominar un imperio que algunos quieren nómada trae las complicaciones naturales que significan la evolución humana. En el capítulo cuarto estamos a las puertas del kurultai que ha de elegir al kahn, pero también se nos presenta un interesante conflicto con la iglesia católica, un jugador que no ha estado muy afortunado en esto de la historia, qué le vamos a hacer.

Con los primeros capítulos hemos podido "disfrutar" también de esa dualidad que marca a los personajes poderosos. Nos gusta Kublai, su empatía y comprensión hacia todo. Pero su posición le ha hecho tener que tomar decisiones difíciles, como la muerte del pequeño heredero Song, que parecía que no iba a hacerse efectiva hasta el último momento en que ese abrazo de oso lo invade todo.

'Marco Polo' ha crecido como serie y eso nota en dos fichajes de excepción para esta segunda entrega. Ver la elegancia marcial de Michelle Yeoh es todo un placer, así como disfrutar de Gabriel Byrne en cualquier registro. Sólo una pega a los personajes. Creo que el malo, Ahmad, es demasiado malo, sobre todo, porque yo no acabo de entender muy bien qué tiene contra Kublai. En fin, veremos cómo evoluciona todo.

En ¡Vaya Tele! | Kublai Kahn protagoniza el tráiler de la esperadísima segunda temporada de 'Marco Polo'

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio