Por qué 'El juego del calamar' es mucho mejor que 'Alice in Borderland'
Series de ficción

Por qué 'El juego del calamar' es mucho mejor que 'Alice in Borderland'

El enorme éxito de 'El juego del calamar' va a tener muchas repercusiones y está claro que todavía apenas hemos empezado a verlas. Una de las más evidentes es que ha resucitado el interés del público hacia 'Alice in Borderland', otra serie original de Netflix con una temática similar que llevaba varios meses en el olvido.

Está claro que 'Alice in Borderland' no compite en la misma liga que 'El juego del calamar' en términos de popularidad, pero siempre queda la duda de si una serie mejor no ha quedado eclipsada por otra que simplemente no llegó en el momento adecuado. Personalmente no creo que sea el caso y a continuación voy a repasar los motivos para ello.

A continuación encontraréis SPOILERS de ambas series

Una cuestión de enfoque

Hwang Dong-hyuk, creador de 'El juego del calamar', comentó en su momento que uno de los principales rasgos distintivos de la serie es que era "la historia de perdedores", algo que se extiende a su ADN hasta el punto de convertirla en un acercamiento único a los juegos de supervivencia, añadiendo un toque de amargura que va mucho más allá de quién viva o muera.

Eso lleva a que el lado humano tenga una importancia capital en la serie, de ahí que el impacto emocional del sexto episodio funciona tan bien o que la revelación sobre quién estaba detrás de todo vaya más allá de una buena sorpresa por parte del guion. Ese acierto es un enfoque al conseguir elevar el interés de la serie más allá de su capacidad para disparar la adrenalina del espectador cuando toca ponerse con algunos de los juegos.

Siendo justos, 'Alice in Borderland' también intenta algo parecido, pero dedicándole mucho menos esfuerzo. El gran ejemplo de ello lo tenemos en el tercer episodio, donde el impacto dramático se dispara, provocando una especie de reinicio para la serie a partir de ahí.

Alice In Borderland Escena

También entonces se incide un poco en hasta qué punto podemos estar dispuestos a llegar para sobrevivir, pero hay una sensación de premura que limita su alcance emocional, ya que parece más una resolución definitiva que la estación de paso que acaba siendo. Y además, se llega a ello con demasiada rapidez, por lo que la pérdida de los amigos del protagonista se siente más como una jugada narrativa que como algo que la serie realmente se haya ganado.

Me diréis que eso añade un toque de imprevisibilidad a la historia, pero lo cierto es que según pasan los episodios, más queda claro que no era más que una introducción alargada para nuestro protagonista. Y lo peor de todo es que eso también se puede aplicar a toda su primera temporada con ese desenlace que no es más una vuelta a empezar sin realmente haber acabado nada.

Sí, 'El juego del calamar' también deja la puerta muy abierta a una segunda temporada que raro será que no lleguemos a ver por mucho que a su creador no parezca seducirle demasiado la idea. Sin embargo, allí era más la certeza que la injusticia detrás de que algo así tuviera lugar sigue ahí, mientras que en 'Alice in Borderland' es otra cosa.

Más detalles para decantar la balanza

El Juego Del Calamar Escena

Tampoco me olvido de los personajes, mejor definidos en 'El juego del calamar' en aquellos con peso real en la historia. Es cierto que en algunos se tendía a ciertas exageraciones para resaltar su rol en la serie, pero había un equilibrio bien definido a partir del cual se construía todo lo demás.

En 'Alice in Borderland' apenas hay un par de personajes trabajados desde el guion y el exceso parece ser la tónica a seguir en muchos casos, sobre todo a partir de la llegada a la isla. Ahí tengo que concederle que así al menos logró evitar caer en la repetición antes de tiempo, algo con lo que ya estaba coqueteando tras apenas un puñado de episodios, pero eso no impidió un bajón de interés claro que se intenta compensar llevando la sensación de peligro siempre al límite.

Este punto es algo por lo que 'Alice in Borderland' ya apostaba desde su primer episodio, como queriendo compensar desde la adrenalina el hecho de ir arrojando poca luz sobre lo que está sucediendo. Y es que aquí los jugadores participan obligados ante la amenaza de la muerte, mientras que en 'El juego del calamar' se les da la opción de marcharse.

Alice In Borderland Isla

En ambos casos se juega con el shock, sobre cómo una situación de normalidad se sale de madre de forma totalmente inesperada. La cuestión es que en 'El juego del calamar' se mantiene esa sencillez ofreciendo una relectura perversa de los juegos infantiles. No era algo completamente nuevo y hasta hubo acusaciones de plagio, pero se sentía mucho más fresco que la solución de 'Alice in Borderland' de apostar por retos sádicos al estilo de 'Saw'.

Otro aspecto clave es la fluidez, un elemento muy conseguido en 'El juego del calamar' y que deja ciertas dudas en 'Alice in Bordeland'. Y es que no es la primera vez que la adaptación de un manga se empeña en replicar ciertos momentos icónicos del mismo -o seguirlo de la forma más fiel posible-, lastrando así la narrativa de la adaptación en mayor o menor medida. No es algo especialmente grave en el caso que nos ocupa, pero sí hay momentos y diseños que dejan la sensación de estar ahí porque saben que molan y no tanto porque encajen bien.

Conclusiones

El Juego Del Calamar Canicas

Al final tengo claro que todo es una cuestión de preferencias personales y que los parecidos entre 'El juego del calamar' y 'Alice in Borderland' son más reducidos que sus puntos en común, pero la primera es mas diferente y, sobre todo, consistente. Ya he desarrollado por qué creo que así sea y ahora os paso el testigo a vosotros.

Temas
Inicio