Compartir
Publicidad
'Scorpion', el sinsentido de la temporada
Series de ficción

'Scorpion', el sinsentido de la temporada

Publicidad
Publicidad

Una de las nuevas series que tenía bastantes ganas de ver, sobre todo porque siempre me interesa aquellas obras basadas en personajes reales, era 'Scorpion'. Aunque habría que matizar el tema de «personaje real» ya que hay mucha controversia alrededor de este supuesto genio en el mundo real. El caso es que CBS estrenó esta serie el pasado lunes... y la verdad es que son cuarenta minutos que me gustaría que me devolvieran.

'Scorpion' gira en torno a Walter O'Brien (Elyes Gabel), un genio con cociente intelectual de 197 -dato imposible de olvidar debido a todas las veces que lo repiten- que reúne a un equipo de supergenios -completado por Eddie Kaye Thomas, Jadyn Wong y Ari Stidham- para su propia compañía. De repente llegará el Agente Cabe Gallo (Robert Patrick) que les ofrecerá una misión: el nuevo software de control del aeropuerto de Los Angeles está corrupto y hay que arreglarlo para que puedan aterrizar los aviones y no chocarse unos con otros.

De forma reticente aceptarán el empleo y lo que sucede desde entonces es un festín de acción, intensidad y ritmo inabarcable. Nick Santora firma el piloto y se nota que el encargo le va grande, sin saber cómo manejar a los cuatro protagonistas y ni siquiera se preocupa por ellos. Lo cual hace presagiar desde el primer minuto el desastre con el que finalmente nos encontramos en el primer episodio.

Y es desastre a varios niveles. A nivel interpretativo porque la mejor actuación es la del dueño de la cafetería... y esta dura dos o tres minutos. Nos encontramos con una actuación mediocre tirando a pésima. A nivel de personajes porque si obviamos el hecho de que con el molde de estos personajes es difícil empatizar, uno termina el piloto pensando que todos pueden ser perfectamente reemplazables. Y a nivel de guion porque no puede ser tan horrendo fracasando tanto con la trama de acción como planteando las relaciones interpersonales.

'Scorpion' y su acción desproporcionada

Scorpion

Como amante de la buena ficción, no sólo eso sino del género de acción, puedo aceptar y gozar de la acción desmedida, desenfrenada y situaciones exageradas. Es más, una serie como esta lo pide. Puedo entender que en pos del espectáculo se sacrifique verosimilitud. La acción tiene casi siempre un toque fantasioso destinado a ofrecer un festín para el espectador a la vez que mantener en vilo y con los ojos pegados a la pantalla.

Lo que me cuesta más es cuando las situaciones descritas no tienen ni pies ni cabeza incluso ateniéndonos a las premisas con las que nos movemos. Lo que ocurre en el piloto de 'Scorpion' no es ya sólo falta de coherencia interna, sino de sentido común. Y al tema del avión y el aeródromo me refiero. Ese acto final del episodio es un atentado contra la lógica y las normas puestas en el episodio.

Quiero decir, al principio del episodio se establece que no pueden hacer bajar a los aviones porque irían a ciegas y correrían el riesgo de estrellarse. Y deciden correr el riesgo con un avión, lo cual me parece correcto. Las razones por las cuales deciden que el avión no aterrice sino que vuele a ras del suelo con un cable USB conectado a un superdeportivo se me escapan.

Scorpion

¿No estamos en una serie sobre un equipo de superinteligentes? Ponedles un reto intelectual. Está bien mezclarlo con acción... pero no debemos olvidar que los protagonistas no son precisamente héroes de acción, y estas situaciones para lucir presupuesto y realización de Justin 'Fast and Furious' Lin como que no encajan del todo.

No sé si es porque cuenta con Alex Kurtzman y Roberto Orci como productores ejecutivos, pero me esperaba más de Nick Santora, creador de la serie y al que hemos podido disfrutar en 'Breakout Kings' y en 'Prison Break'. Lo que nos ofrece 'Scorpion' es algo directamente para el olvido. Una serie que quiere presumir de lo intensa que es pero que resulta agotadoramente torpe.

En ¡Vaya Tele! | Estrenos Otoño 2014

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio