Compartir
Publicidad
'Shameless' nos lleva, como siempre, por un camino de autodestrucción
Series de ficción

'Shameless' nos lleva, como siempre, por un camino de autodestrucción

Publicidad
Publicidad

Siempre es un placer ver a esa no demasiado entrañable familia de los bajos fondos (me encanta la expresión) de Chicago. Una vez más Showtime vuelve a inaugurar su año televisivo con una nueva temporada de 'Shameless', la sexta y de momento penúltima (la semana pasada fue renovada por una séptima) entrega.

Atención: Si no has visto los dos primeros episodios de la sexta temporada de 'Shameless', lo mismo no te interesa continuar

Volvemos así, una vez más a las vidas de los Gallagher con bastantes frentes abiertos: Debbie (Emma Kenney) está embarazada, lo cual ya de por sí traerá quebraderos de cabeza a Fiona (Emmy Rossum); Carl (Ethan Cutkovsky) vuelve de la cárcel con un amigo imponente con el que será socio de "negocio"; Frank (William H. Macy) está de duelo por la muerte de su último amor; Lip (Jeremy Allen White) lidia con sus estudios en la facultad e Ian (Cameron Monaghan) con su bipolaridad.

Por otro lado el gran punto cómico de 'Shameless' lo siguen proporcionando Kev (Stevey Howey) y Veronica (Shanola Hampton), que tienen que lidiar con las guerras entre vecinos y, además, con la nueva clientela del bar, llena de millenials y hipsters dispuestos a pagar precios desorbitados y a recibir el pintoresco trato de Svetlana (Isidora Goreshter).

La muerte, la vida, y sus cambios

Shamelesss06

Desde hace unas cuantas temporadas (juraría que desde la cuarta se ha hecho más patente) hemos podido comprobar como Fiona se está convirtiendo poco a poco en la más Gallagher de toda la familia. Sí que todavía con algo de cabeza, pero en el fondo no deja de ser interesante que lo único que le diferencie de Frank es un cierto sentido de la responsabilidad.

En esta sexta temporada parece que las cosas van en el mismo sentido, de la Fiona que navega entre el sentido de sacar las cosas adelante y la autodestrucción característica de la familia. Y, claro, si falla el ancla lo más probable es que el resto no lo haga mucho mejor. En esta temporada volvemos a ver la dificultades de la familia, de lo difícil que es salir del lugar de origen. El tema constante de 'Shameless', la marea que ahoga y aboca a la tragedia.

Así estos episodios inaugurales de 'Shameless' nos han vuelto a dar buenos momentos, preocupaciones y la sensación de que se va a montar una buena. Eso sí, veo bastante tranquilos a los guionistas, en una situación cómoda pero de ir apretando y colocando las piezas. Un buen regreso que hace que durante una hora a la semana estemos pendientes de esta familia.

En ¡Vaya Tele! | Shameless tendrá séptima temporada

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos