Publicidad

'Supernatural' y la temporada que no debería haber existido

'Supernatural' y la temporada que no debería haber existido
67 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Soy fan de ‘Supernatural‘ bueno, lo era. Sus primeras temporadas me conquistaron con la relación de los hermanos Winchester y esa especie de procedimental sobrenatural que al final se acababa convirtiendo en algo más, me convencieron con la historia de la madre y el demonio de los ojos amarillos y me enamoraron con la historia del Apocalipsis con ángeles y demonios incluídos. Como veis estoy hablando en pasado, porque esta sexta temporada no debería haber existido.

Soy consciente de que las series de televisión están encargadas por cadenas que necesitan ganar dinero, que las mantienen en antena todo lo que pueden y por eso las alargan al máximo pero, aunque quizás estoy pecando de duro, la decisión de The CW de continuar ‘Supernatural’ una temporada más sin su showrunner y después de haber dejado que evitaran el Apocalipsis me pareció uno de los mayores errores de los últimos años en televisión. Y el desarrollo de esta sexta temporada me confirmó esta afirmación.

Almas, amnesias y Eva

Supernatural

Después de un final como el de la quinta temporada era enormemente difícil continuar la serie sin que pareciera algo sin sentido y lo cierto es que aunque consiguieron darle algo de lógica, la vuelta de un Sam sin alma de la cárcel demoníaca donde estaba confinado estuvo chirriando toda la temporada, así como también lo hizo la aparición de familiares y cazadores de los que nunca habíamos oído hablar. A mí sinceramente estas decisiones me parecieron simples parches para conseguir dar algo de ritmo a la temporada, algo que no consiguieron hasta bien entrada la temporada, justo cuando los guionistas decidieron deshacer todo lo que habían hecho y darle un giro a la trama aún más absurdo que la decisión de traer a Sam de vuelta de esa manera.

¿Y qué decir del enemigo de la temporada? Nos vendieron durante más de tres cuartos de la temporada a un ser superior con una maldad inmensa que iba a superar al mismísimo Apocalipsis. Los guionistas decidieron llamarle Eva y convertirla en la madre de todos los seres sobrenaturales dándole poder para juntarlos a todos y trazar su plan para combatir la matanza que estaban haciendo con sus “hijos”. Lo interesante que podía parecer este nuevo enemigo se quedó ahí, ya que por alguna razón decidieron en un episodio, donde se enfrentaban cara a cara los hermanos con Eva, finiquitar este hilo argumental como el que se quita una tirita, rápido y sin dolor ¿cual fue la razón? Pues que tenían que dar paso a el “giro”.

El “giro” de la conspiración

Castiel Supernatural

Y lo llamo el “giro” por no llamarlo timo, pamplina o burla, y es que lo que hicieron con la parte final de la temporada no merece más que calificativos negativos. Es cierto que muchas series suelen jugar al despiste la mayor parte de su temporada para dar un final que impresione, enganche y convenza a la cadena para continuar con la serie, pero lo que han hecho con esta sexta temporada de ‘Supernatural’ para mí no tiene nombre. Y digo que no tiene nombre porque sacarse de la manga que Crowley en realidad no estaba muerto (estaba de parranda) y que alguien tan fiel y noble como Castiel traiciona a sus amigos por un supuesto bien mayor se sale de toda lógica.

No me creo este arco argumental, no me convence. Y no lo hace porque durante las últimas temporadas hemos conocido a un Castiel bueno, noble, que no sabe comprender los sentimientos humanos y que sólo quiere ayudar a los hermanos Winchester, por lo que convertirlo en el nuevo enemigo por buscar el bien mayor creo que es un completo error y que traiciona por completo lo que fue la serie antes de esta sexta temporada. Si querían que los hermanos sufrieran una traición, podían haber introducido un personaje nuevo a comienzo de temporada o quizás darle más protagonismo a Miguel que era un personaje bastante desaprovechado y que podía dar juego.

Los chorrisodios siguen dando el nivel

Supernatural

Aún así no todo va a ser negativo en esta temporada. Los chorrisodios, nombre creado por Adriii y que ya aceptamos todos los que vemos la serie, han seguido siendo muy buenos. El de la realidad alternativa donde los hermanos cambian de coche y personajes antiguos vuelven a la vida me pareció bastante divertido, sobre todo por el momento que comienzas a ver cambios en las escenas y no sabes qué ha ocurrido.

Aún así, de esta temporada hay que destacar el que es para mí uno de los mejores chorrisodios que hemos visto, The French Mistake, donde los guionistas se atrevieron a tirar la cuarta, la quinta y la sexta pared, llevando a los personajes a una realidad paralela que era en realidad nuestra realidad donde existía una serie llamada ‘Supernatural’ y ellos eran los actores que interpretaban a los hermanos. El episodio fue todo un enrome guiño (el enésimo) a los fans, sobre todo viendo a un Misha Collins extrovertido y feliz (al contrario que su personaje) y a un supuesto showrunner siendo acribillado a balazos por el sicario que los perseguía.

Supernatural, una tele
Pese a este gran nivel de los chorrisodios, la temporada no se salva. Para mí ha sido una especie de temporada de relleno, sin sentido alguno y que me ha hecho sentir como que perdía el tiempo viéndola. ‘Supernatural’ debía haber acabado en la quinta temporada y ha sido un gran error grabar la sexta. Ahora habrá que ver qué hacen en la séptima pero mucho me temo que la mayoría de nosotros (entre los que me incluyo) vamos a tener pocas o ninguna ganas de ver esta serie que se llama ‘Supernatural’ pero que no se parece ni por asomo a lo que habíamos visto temporadas atrás.

En ¡Vaya Tele! | ‘Supernatural’ va cuesta abajo y sin frenos

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir