Compartir
Publicidad

'The White Queen', los colores de la rosa

'The White Queen', los colores de la rosa
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

'The White Queen' ha sido uno de los estrenos de la temporada veraniega. Ya estamos viéndola gracias a que es un coproducción de la BBC, mientras que el canal Starz, el segundo implicado en esta serie histórica, no la estrenará hasta el 10 de agosto. Se trata de una adaptación de las novelas de Philippa Gregory que se engloban bajo el título 'The cousins' war' y tiene como protagonista a Elizabeth Woodville, la reina de Eduardo IV de Inglaterra.

Bajo el marco (ahora tan renombrado, tras 'Juego de Tronos') de la Guerra de las Rosas, la serie arranca cuando Elizabeth, noble viuda y madre de dos hijos, acude al encuentro de Eduardo de York, el nuevo rey, para pedirle que le devuelvan las tierras que le han sido arrebatadas en la guerra (toda su familia pertenece al bando del rey perdedor, el de los Lancaster). Pero lo que sucede es que Eduardo y Elizabeth se enamoran, se casan en secreto y él la presenta como su reina, truncando los planes de su "consejero" Lord Warwick, el hacedor de reyes, un hombre adinerado que ha impulsado la causa de Eduardo hasta el trono y que espera poder dirigirle en la sombra. Warwick tiene planes de casar a Eduardo con una princesa de Francia y la presencia de Elizabeth, pues claro, los desbarata.

He de decir que el piloto no me gustó demasiado. Se centra en el encuentro amoroso entre Elizabeth y Eduardo, en cómo se conocieron, las dudas de ella, la oposición del entorno, el reconocimiento de él... porque ellos sienten amor verdadero el uno por el otro y contra eso, no se puede luchar. A mí esto precisamente es lo que me deja un poco fría, el poder del amor por encima de todo no me resulta verosímil pero está claro que aquí sirve para construir una pareja fuerte y unida, que se sobrepone a todas las circunstancias.

Eso sí, después de este primer capítulo, mi impresión es que la trama ha tomado más velocidad y los hechos se suceden frenéticamente. Esto es historia, claro, y una muy interesante, de ésas que parece que se cuentan solas, así que juega con esa baza. A la hora de construir el punto de vista que se nos ofrece, no podemos obviar el hecho de que las verdaderas protagonistas de la serie son las mujeres y eso da otra perspectiva de lo que era una guerra y sus consecuencias. Elementos invisibles que sólo han de resultar gráciles, las mujeres han jugado un papel fundamental en la historia y los personajes de esta serie lo demuestran.

white queen

Así como la historia de Elizabeth es la principal, no podemos dejar de lado la de las hermanas Warwick, a las que su padre busca maridos a su conveniencia, ni el papel de Margaret Beaufort, la madre de Enrique Tudor, una mujer consumida por su fervor religioso. También el personaje de Jacquetta, la madre de Elizabeth, es muy interesante, es "bruja" y enseña esa magia a su hija, dando lugar a momentos más místicos. En general, la serie está enfocada para potenciar los personajes femeninos y su interés.

Algunos personajes, en cambio, se ven irremediablemente perjudicados. La figura de Eduardo, por ejemplo, no creo que se muestre como alguien demasiado interesante. Es valiente, sí, y está muy enamorado (el amor que supuestamente todo lo redime) pero en ocasiones parece actuar más bien como una veleta en manos de Warwick o de la familia de Elizabeth (la serie no puede centrarse en eso, claro, pero históricamente se sabe que los Woodville aprovecharon de maravilla su nueva posición y acapararon todo el poder del que fueron capaces, algo que no quedaría como muy bonito en relación con una protagonista que está bastante idealizada)

En fin, que si sois fans de las intrigas palaciegas, de las traiciones a media voz y de las conspiraciones, es de esperar que la serie os guste. Además, el que remita a hechos históricos es un punto a favor. Ahora bien, no esperéis grandes momentos de acción, escenas de lucha a muerte o enfrentamientos trepidantes (al menos, por el momento). 'The White Queen' es una serie correcta, pero sin exagerar. Se puede ver tranquilamente, es entretenida y rápida, pero le falta algo para que enganche, no tiene esa emoción que te empuja a ver el siguiente capítulo.

En ¡Vaya Tele! | Verano 2013: Nuevas series americanas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio