Compartir
Publicidad

'La tribu' desaparece por la puerta de atrás

'La tribu' desaparece por la puerta de atrás
18 Comentarios
Publicidad


Justa decisión la que han tomado Sardá y Telecinco de acabar con ‘La tribu’ a pesar de su último repunte de audiencia en el late night. Pese a que el argumento que comparten ambas partes es que no se han cumplido las expectativas puestas en el programa y pese a que se asegura que Sardá ya está trabajando en nuevo proyecto, yo no puedo evitar intuir ciertas tiranteces en el desarrollo del proceso.

Supongo que a Sardá no le han dejado hacer lo que fuera que tenía en mente y que se habrá defendido como gato panza arriba de las injerencias de la cadena que se traslucen en los invitados del último programa, casi todos salidos de ‘Supervivientes’, la nueva fuente de ingresos de la Telecinco. Un tira y afloja que no daba la razón a ninguna de las partes puesto que, visto lo visto, su objetivo era arrasar en audiencias, algo que no han conseguido.

La cancelación supone un fracaso sin paliativos para un proyecto que desde el principio se vendió como anárquico y unipersonal, como si la sola mención de Javier Sardá sirviese para congregar a las masas. El primer programa delató los fallos de un programa totalmente falto de estructura y el abandono del proyecto de Mercedes Milá dejó a ‘La tribu’ herida de muerte, sin el apoyo de una de sus principales valedoras.

Si algo se puede aprender de este episodio es que para que un programa de televisión funcione hay que hacer televisión (perogrullada al canto), y en ‘La tribu’ se han echado a faltar aspectos básicos como coherencia de contenidos, cohesión, ritmo y una verdadera dirección que fuese más allá de los impulsos voluntarios de un capitán que ha conducido el barco de cabeza al iceberg.

Siempre que termina un programa pienso en los trabajadores que se van de patitas a la calle mientras que el principal artífice del desastre salva el cuello. Según lo que he podido ver y leer, el máximo responsable del desastre ha sido el propio Sardá, que ha sobrevalorado sus posibilidades y que se ha mantenido aferrado a una idea sin tener en cuenta las consecuencias. Espero que en su próximo proyecto se acuerde de esta lección de humildad y se dedique a hacer televisión como la hacía en otro tiempo, con rigor y compromiso.

Vía | Tutele
En ¡Vaya Tele! | Mercedes Milá podría abandonar ‘La tribu’

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio