"No quiero hacer ninguna más". Daniel Craig rememora el final de 'Sin tiempo para morir' y afirma que su James Bond "fue el más feliz que ha habido nunca"

"No quiero hacer ninguna más". Daniel Craig rememora el final de 'Sin tiempo para morir' y afirma que su James Bond "fue el más feliz que ha habido nunca"
16 comentarios

La magnífica pentalogía de 007 encabezada por Daniel Craig desde que en  2006 pusiera la primera piedra con la no menos fantástica 'Casino Royale' es, probablemente, la etapa más controvertida del personaje de Ian Fleming; algo que, además de por las quejas de ciertos sectores por la humanización de Bond y su distanciamiento del arquetipo de "macho alfa" apolillado, estuvo estrechamente relacionado con su drástico final.

Pues sí que hubo tiempo...

Aunque el quinto y último largometraje que contó con Craig encarnando al espía de Ian Fleming se titule 'Sin tiempo para morir', su tercer acto acabó sin contemplaciones con la vida de su protagonista; una decisión que no tuvo nada que ver con conspiraciones "woke" ni, mucho menos, con ocurrencias de última hora por parte del equipo creativo.

Según ha contado en una entrevista con The Sunday Times, fue el propio actor el que propuso la idea a la productora Barbara Broccoli después de la premiere de 'Casino Royale'.

"Le dije a Barbara, '¿Cuántas más? ¿Tres? ¿Cuatro?'. Ella dijo, '¡Cuatro!'. Yo dije, 'OK. ¿Después puedo matarle?'. Ella contestó, 'Sí'".

Además, Craig profundizó en el sacrificio de Bond de la quinta entrega, tras la que tuvo claro que no repetiría, afirmando "Ya está. No quiero hacer ninguna más". Así explicó sus connotaciones emocionales, la razón por la que funciona y la poco entusiasta reacción de MGM ante la idea.

"La tragedia real sucede cuando no tienes alternativa. Tuvimos que encontrar el modo de hacer que su muerte no tuviese salida. Fue el Bond más feliz que ha habido nunca porque encontró exactamente lo que estaba buscando. Como todo el mundo en la Tierra, sólo estaba buscando amor.
Si matamos a Bond, podemos empezar de nuevo. Creo que Barbara también pensó lo mismo. Pero, benditos sean, el estudio, MGM, estaba en plan, '¿De qué estáis hablando? ¿Os habéis vuelto locos?'. Hubo reticencia, así que tuvimos que hacerlo en secreto".

En lo que a mí respecta, sólo puedo quitarme el sombrero ante la valentía de la decisión y ante la enorme calidad de este broche de oro dirigido por Cary Joji Fukunaga.

Temas
Inicio